domingo, noviembre 19, 2017

Quien no arriesga, no pierde

Kakegurui

Un primer vistazo a Kakegurui es desagradable. Es una serie que flirtea con un extraño pseudoporno facial que en Japón responde al nombre de ahegao. Uno ve los primeros minutos de la serie y ve -junto a algún ocasional varón- unos diseños de chicas... turgentes, chicas que estudian en ese clásico instituto japonés al que solo van millonarios y e hijos de personas importantes, la clásica academia que el anime nos ha enseñado que rige el gobierno del mundo desde la sombra. Y es una academia que se rige por la habilidad de sus estudiantes para apostar. Hasta ahí la cosa no pinta bien. Pero luego, comienzan las apuestas, unas apuestas loquísimas y extremas... y las chicas -y algún chico ocasionalmente- se desgañitan por la emoción del placer y sus rostros se deforman hasta lo grotesco en todo un abanico de orgasmos faciales mientras cruzan sus piernas para contener un orgasmo real nada disimulado.

Esta cosa tan extraña es "Kakegurui", y un anime que lo tendría todo para ser desagradable, para ser insultante y repulsivo, se convierte en una extraña experiencia hipnótica, una de esos casos a los que aplicar el término de "placer culpable". "Kakegurui" vive en la exageración, en la hipérbole más imposible, y en ella el espectador encuentra un extraño confort preguntándose hasta que grado de locura y degeneración mental llegaran las dementes protagonistas de esta serie. Las chicas -y los ocasionales varones- de esta serie viven al extremo, en el clásico escenario de élites que lo tienen todo y que sólo se sienten vivos cuando se arriesgan a perder algo, y cuanto mayor sea la apuesta y el riesgo mayor placer encuentran. Y como espectador, uno quiere ver hasta donde llega el grado de locura, de degeneración, de estos personajes; es aquí donde vemos esas expresiones ahegao, que muestran el verdadero rostro de los protagonistas, cayendo sus bellas máscaras físicas para mostrar seres absolutamente degenerados en su psique. No se trata solo de suerte, las apuestas son un batallas de inteligencia y duelos psicológicos; cada apostadora -u ocasional apostador- intentará intentará hacer trampas y derrotar moralmente a su oponente.
En la exagerada locura en la que vive, "Kakegurui" funciona como thriller, con partidas muy locas, con apuestas exageradas donde trampas y faroles se alternan bajo la mirada de personajes desquiciados y enloquecidos. Es todo absurdamente extremo, y los protagonistas no están exentos de perder, con lo que la emoción en los enfrentamientos es relativamente real.
A nivel técnico poco se puede objetar a la serie, MAPPA es un estudio bastante consistente en su animación y con unos diseñadores que alejan sus series de los estilos visuales más característicos. En esta serie la animación es siempre sólida y consistente, estando sólo empañada por algún que otro momento en el que se sirven del ordenador. Los diseños de los personajes no son especialmente originales, pero se salen de la corriente imperante en la mayoría de las series, y sobre todo adquieren un elemento diferenciador por las grotescas y desagradables deformaciones faciales continuas y el claro brillo de locura que transmiten los ojos de las chicas -y aquí ya no hay ningún varón ocasionalmente-.  El trabajo de las seiyuus -y algún ocasional seiyuu- es notable, capturando a la perfección la locura de los personajes, y ello se suma una banda sonora que tirá de elementos de jazz y que acopla como un guante a la serie.
Es una serie extrema que puede desagradar a muchos, siendo adictiva para otros por exactamente los mismos motivos por los que es repulsiva para los primeros. Así que yo al menos recomendaría echarle un ojo a sus dos primeros capítulos, no es una serie que deje indiferente.

jueves, noviembre 16, 2017

OPDM - 022 - Mundodisco (Novelas independientes), Senran Kagura, Fate Extella, Castlevania: Symphony of the night

Nueva entrega del podcast, cuarta de la serie de programas con Mundodisco como tema principal, abordando en esta ocasión las novelas individuales. Completamos con dos videojuegos otakus de PS4 (Senran Kagura Peach Beach Splash y Fate Extella) y con el clásico de la PSX original Castlevania Symphony of the night. 
En nuestra enciclopedia friki toca la T, también centrada en videojuegos con los Toad de Super Mario y las Tierras prohibidas del team Ico.



Los tiempos del programa son los siguientes:

00:01 - Mundodisco (novelas independientes)
            Pirómides
            Imágenes en acción
            Dioses menores
            La verdad
            El asombroso Mauricio
            Regimiento monstruoso
            Atlético invisible
00:52 - Atlas: Tierra prohibida (Shadow of the colossus)
01:04 - Senran Kagura Peach Beach Splash
01:30 - Fate Extella
01:55 - Bestiario: Toads (Super Mario)
02:04 - Castlevania Symphony of the night

Como siempre, gracias por escucharnos, y más gracias aún a aquellos que nos deis likes o retweets que ayuden a dar visibilidad al programa; igualmente gracias a aquellos que nos comentéis aquí o en ivoox, ya sea sobre este programa o sobre el podcast en general.

lunes, noviembre 13, 2017

Montaje en cadena

El cine de superheroes ha comenzado a aburrirme, cortado la mayoría de las veces por los mismos patrones y supeditando siempre el guión a una media hora final de explosiones, ha dejado de llamarme lo suficiente la atención como para ir en muchas ocasiones al cine a verlo. Así pues, habiendo esperado a su irrupción en el formato doméstico, aprovecho para reunir varias de las películas más importantes del género sobre tres superheroes que apenas conocía en una reseña que advierto irá plagada de spoilers.

Doctor Extraño

Esta no es una mala película de por si, el problema es que ya la hemos visto como veinte veces en la última década. Es una película de presentación de personaje de la Marvel, y eso se traduce en que es harto previsible... hasta el punto de ser relativamente inconsecuente con el personaje o la historia. Esta no es una película de un nuevo personaje, es una película de un Tony Stark mago. 
Cumberbatch es un buen actor, y dota a sus personajes de una gran presencia... pero tiene que comer y quiere su franquicia que pague sus caprichos y permita a sus hijos presumir de padre en el Eton (aunque creo que Cumberbatch fue a otro colegió aún más elitista). El actor cumple con su papel, da carisma al personaje y sobrevive como puede a las pantallas verdes. El problema es que su papel de genio soberbio que encuentra un nuevo mundo en el plano astral-mágico y se redime es tópico a más no poder, y ya sea por el cómic original o por exigencias de la Disney el hecho de que le metan la clásica novia con fines de ancla moral no ayuda, como tampoco ayuda que Mordo sea amiguito y luego tengan que retorcer toda la trama y al personaje del Anciano para que sienta que se han traicionado sus creencias y al final volverlo malo porque es el adversario clásico y se le requiere para la segunda parte... porque un enemigo que quiera matar al prota mientras este quiere redimirlo siempre queda bien (no es que la película en si sea previsible, es que hasta la condenada secuela lo es). Mordo será una gran amenaza en la secuela, pero aquí no hace nada; como también se desaprovecha a ese actor con tanta presencia que es Mads Mikkelsen, que parece un karateka falto de sueño engañado por cuatro chorradas dichas por un Dormammu que supuestamente es un ente superpoderoso y al que aquí gana un hechicero novato con un truco de "Juego de guerra". Todo está supeditado a intentar ensalzar la figura de Stephen Strange -la obsesión de mantener los nombres da incluso lugar a una secuencia bastante ridícula de juego de palabras en la que me apiado de los pobre traductores- que hace poco más que volar con su capa y usar el ojo de Agamoto... tenemos a muchos hechiceros con años de entrenamiento y experiencia, y el novato occidental resulta ser el mejor de todos con dos días de curso. Entiendo que tiene que ser así para no destrozar el ritmo de la película, y cuando era un niño podía creerme que Luke aprendiera los caminos de la fuerza en una bobina, pero ya me cuesta mucho ser tan cómplice con las películas... y creo que en una película de tantos millones de presupuesto que se supone será un pilar del universo Marvel podían trabajarse un poco más el guión. El recurso de la memoria eidética siempre queda muy bien en la ficción, pero no vale para explicarlo todo... y en ningún caso justificará esa chorrada de los tres o cuatro lugares de poder tan importantes como tan mal protegidos.
La película cumple si no se tienen unas expectativas muy altas. Tiene su comedia y tiene su carisma, tiene sus batallas de artes marciales -que en verdad no sirven para nada- y tiene una imaginería visual bastante potente, con muchos juegos ópticos sacados de "Origen" y muchos colorines. Como entretenimiento cumple, y soy consciente que no deja de ser la adaptación de un comic para adolescentes... a esta película no se le puede pedir complejidad o la profundidad argumental, no es su objetivo.
Pero, sencillamente, me ha aburrido. Ha llegado un momento que la blanda fórmula Marvel me ha saturado ya. Los personajes siguen siendo carismáticos, y se ven cosas interesantes... pero se nota que todo está tan estudiado y diseñado por los agentes de marketing, se nota tanto que quieren contentar a tantos públicos y -sobre todo- no ofender a nadie. La película es predecible hasta decir basta. Quizás en la segunda película, más allá de la trama de Mordo, encuentren algo interesante que narrar... pero esta película inicial me parece tan floja como casi todas las de este universo.

Guardianes de la galaxia vol.2

La original fue una película bastante sorprendente que -al amparo de un Universo que no pedía excesiva continuidad ni interconexión con el resto de películas- se salía de la fórmula Marvel y nos planteaba una "space opera" muy simpática y disfrutable. Esta segunda película no es mala, pero ya no sorprende, y ante la falta de la novedad se le van más costuras de producto blando y sencillo al tener que repartir mucho su tiempo entre su extenso casting y tener que combinar un humor supuestamente macarra con una calificación por edades bastante amplia. 

La idea de la película, esa de que existe otra familia más allá de la de la sangre, es bonita, y verdaderamente uno ve esa sensación de compañerismo y amistad dentro del grupo, donde más allá de las relaciones "de prota" del prota con la chica y el mentor, vemos que existe verdadero amor fraternal entre todos los personajes merced a unas aventuras que han forjado grandes lazos entre ellos. Y aquí la idea presenta a un par de villanos como Nebula y Ego con roles muy distintos a lo largo del metraje, así como tenemos a un Yondu que eclipsa descaradamente a todo el resto del reparto. La idea de la película no me parece mala, el problema es que su ejecución es algo errática. La película tiene demasiados personajes y eso se traduce en un ritmo algo extraño, ya que se nota que quiere darles a todos más o menos un reparto similar de minutos y la trama se queda corta en ocasiones (Gamora tiene un rol meramente testimonial en la película, Drax se limita a repetir chistes infantiles y pueriles sin demasiada gracia... y particularmente a Baby Groot nunca le he visto la gracia). Tenemos una historia principal basada en la familia, y algunas buenas tramas secundarias que reafirman este mensaje, pero otras no son tan buenas... y en general la película cae en un pequeño bache narrativo en su mitad, y el final peca un poco de fuegos de artificio excesivos, aunque hay que decir que el toque desenfadado del grupo protagonista siempre ayuda a que la película sea más llevadera.

En cuanto a efectos, son más que correctos, pero no resultan tan sorprendentes como los de la primera película por mera cuestión de diseño de producción, con algún que otro monstruo en el que se nota que canta demasiado el croma y con un planeta final que impresiona en un primer momento pero que al final se hace demasiado pequeño y artificioso. En esta película habría que mencionar también la música, y si bien se integra bien y hay un par de temas míticos, en general parece que es una banda sonora más humilde que la colección de clasicazos que componía el score del "vol.1".
En lo referente a acción tenemos algunas buenas secuencias, pero en su final la película sufre mucho para reflejar los poderes de villano y hacer creíble tanto sus habilidades como el hecho de que pueda ser derrotado. En este sentido me parece que hay que ser demasiado cómplice y que cualquier espectador que no sea un niño puede facilmente salirse de la película si por un momento se para a pensar lo que esta viendo. El humor también sería muy infantil, con un Drax absurdamente relegado al papel de soltar groserías blandas tipo "culo-peo-pis" y una comedieta en general muy supeditada a Peter Quill.
La película es entretenida y se ve bien, y tiene momentos muy divertidos, como tiene también algunos momentos visuales muy refrescantes y potentes.... sin embargo ha perdido parte de su chispa y es, aunque digna, una secuela bastante continuista.

Wonder Woman

Iba con pocas expectativas con esta película. Había visto gente muy entusiasta con ella, pero también todo parecía indicar que era la enésima película de orígenes de un superheroe, bien hecha, pero no especialmente original. Dicha opción no me parecía mal, una película puede estar cortada por un molde, pero si está bien hecha puede ser entretenida de ver. Una vez vista diré que es genérica, pero que no me parece especialmente recomendable. Sí, tiene cosas buenas, pero en mi opinión pesan más los defectos que las virtudes de la película.
Gal Gadot esta muy bien, le da al personaje un aire de pureza brutal y también transmite poderío en batalla. Esta actriz y su interpretación del personaje me han sorprendido muy para bien. También está bien Chris Pine, y hay química entre ambos; el romance queda natural y se desarrolla bien a lo largo de toda la película sin requerir minutos extras. El grupillo de secundarios que va con los héroes está también bastante bien, y el guión les da una escena en torno a una fogata que en mi opinión es la mejor -de lejos- de toda la película. Los malos, eso si, son horribles... y el malo final es un error de casting brutal. Comentar aquí también que, al menos en español, el doblaje es atroz y destroza la intensidad de algunas interpretaciones.
En lo referente a la acción, un punto muy importante en las películas de este género, he de decir que es... extraña. Echo en falta sangre e intensidad, la escala inicial de las peleas es muy pequeña -las balas parecen ir siempre al escudo o los brazales de la amazona incluso cuando salen de la boca de una ametralladora-, para luego saltar casi de improviso a un duelo de ámbito divino en una horrible batalla contra un Ares que más parece un guerrero berseker vikingo que un Dios griego de la guerra. Supongo que será algo arrastrado de los comics, pero la mitología de esta película no me ha gustado, con unas amazonas que son masacradas por unos cabeza cuadradas random y un dios de segunda como Ares masacrando a todo el Olimpo.
El desarrollo y la trama de la película no me parecen mal, muy de manual, pero es lo que parecía lógico para el desarrollo del personaje... no obstante se desinfla demasiado en su tercer acto. Toda la parte final, con sus explosiones y sus carreras me parece floja y sencillamente aburrida. Todo el giro final del argumento me resulta demasiado previsible y autocomplaciente para que haya una batalla final con explosiones contra un villano personificado... me habría gustado que no hubiera Ares, que quedara más patente que el mal está en el corazón de los hombres, un mensaje que se ve en la película pero con el que no se atreven a ir hasta el final (supongo que no podemos olvidar que estamos ante una película de superheroes... pero es una pena).
A nivel de producción  muy bien en cuanto a diseño de las amazonas, Themyscira esta muy bien, bella e impresionante... pero en general la guerra es rara, demasiado limpia... como también es demasiado elegante el Londres de finales de la Gran Guerra. A las batallas les falta algo de crudeza, la ausencia de sangre llega a ser ridícula llegado un momento. Las féminas no están sexualizadas y eso, además de del guión y de la dirección, es mérito de un magnífico vestuario. A nivel sonoro, me parece que no destaca especialmente para bien o para mal, aunque me habría gustado que el carismático tema de Wonder Woman hubiera sido versionado con instrumentos de cada época.
Me parece digna, pero también me parece muy mejorable y para nada una película tan buena como se ha dicho.

viernes, noviembre 10, 2017

New Game+

New Game!!

La original "New Game!" fue una de las más agradables sorpresas del anime del 2016 (ver reseña); esperaba su secuela porque el grupillo de protagonistas originales se hacía querer y uno quería regresar a ese universo de comedia ligera, aunque también temía que pasado el efecto sorpresa los defectos de la serie se acentuaran. Afortunadamente esta segunda parte tiene todo lo bueno de la primera, e incluso elimina bastante de ese yuri ligero y extraño que los japoneses suelen meter a sus productos más moe (aunque no lo elimina del todo, y de hecho tengo problemas con un par de momentos puntuales de la serie donde la serie tira el anzuelo descaradamente para los amantes de este tipo de productos o los de un echii muy inocentón). 
La serie continua justo donde lo dejó la anterior, tras el lanzamiento de "Fairies Story 3" la compañía de Aoba comienza de inmediato a trabajar en un nuevo juego. Seremos testigos de algunos de los pasos de la génesis del juego, así como este nuevo desarrollo ocasionará cambios en la plantilla, y además de nuevas incorporaciones veremos promociones y cambios de rol de algunos de los personajes originales que incluso conducen la serie hacia un desarrollo bastante dramático en su recta final. Naturalmente, todo lo veremos bajo un prisma muy colorido y bonito, con la felicidad y el humor amable que ha caracterizado a esta franquicia siempre (el anime no deja de ser la adaptación de un 4-koma); esta serie no es el SHIROBAKO (ver reseñas) de los videojuegos y no pretende dar una visión realista o semi-documental del proceso de gestación de estos, sin embargo la serie quiere avanzar en el desarrollo de sus personajes, y en ese sentido vemos como hay rivalidad y competitividad entre las diversas chicas, y como en ocasiones tienen pequeños fracasos que las obligan a superarse a si mismas bajo la tutela de sus mentoras. En su primera temporada veíamos algún que otro coletazo de drama y en esta temporada continua esa tendencia. Pero la serie, claro, no deja de ser un slice of life de chicas monas programando cosas monas bajo la mirada de una directora con criterios muy particulares para contratar empleadas, y aunque alguna que otra vez salga un bug y tengan que echar muchas horas, no dejamos de ver sus pequeñas mesas de café con galletitas, la peculiar malicia de Aoba, la timidez de Hifumi o la encantadora torpeza de Nenechi.
Técnicamente continua mostrando un buen nivel. Los diseños de los personajes y la paleta de colores son muy agradables, repletos de contrastes y de colores suaves. Los recursos cómicos están bien integrados y no se hacen repetitivos o forzados, y la animación en general continua a un nivel más que aceptable, sin grandes alardes pero también sin bajones de calidad alarmantes. El ritmo de la serie es bastante elevado cubriendo un año de la vida de las chicas y avanzando el desarrollo del juego bastante rápido, aunque quizás en algún evento de vida diaria de las protagonistas se ralentice todo un poco (aunque no deja de ser una concesión natural para desarrollar a estas). A nivel sonoro el score sigue siendo amable y el trabajo de las dobladoras correcto, como es normal en una producción de cierto nivel.
Incorporando un par de personajes nuevos y algunos cambios en el trabajo, la serie consigue sobrevivir a la perdida del factor novedad y continuar enganchando, siendo un producto que no se hace repetitivo y que se ve con una facilidad pasmosa. No es una serie que pasará a la historia, pero es una serie sencilla y agradable de ver, muy recomendable como entretenimiento ligero. 

miércoles, noviembre 08, 2017

El legado presidencial...

Veep (sexta temporada)

Con la séptima temporada anunciada ya como la última de la serie, Veep continua su andadura con su innegable valentía que hace que lejos de acomodarse la serie se mueva constantemente hacia nuevos horizontes. En esta ocasión somos testigos de algo tan extraño e inusual de ver como es el "el día después", con Selina ya fuera de la Casa Blanca esta temporada se centra en una ex-presidenta que no sabe que hacer y se niega a aceptar la realidad... un mezquino enfrentamiento con sus circunstancias muy propio de ese gran personaje que es Selina Meyer.
Me ha parecido que esta temporada ha bajado algo nivel, pero era algo hasta cierto punto inevitable si teníamos en cuenta el punto superlativo que la serie había alcanzado durante sus últimas temporadas (ver reseña), donde todo había funcionado a la perfección y a unos guiones tremendamente trabajados se sumaban algunas ideas narrativas que habían funcionado a la perfección. En esta temporada tenemos grandes episodios como ese que repasa toda la carrera política de la protagonista, y en general los guiones siguen estando tan inspirados como siempre y consiguen llevar a cabo la proeza de narrar a toda velocidad las locas pero coherentes peripecias de Selina y la decena de secundarios que la acompañan... pero la serie da algunos síntomas de agotamiento, quizás por lo repartidos que tiene a algunos personajes, quizás porque sencillamente el argumento de expresidenta no da tanto juego como el de presidenta.
Naturalmente tendríamos el tema de los insultos y el humor negro, y en ese sentido la serie no decepciona, metiéndose con todos los colectivos y sensibilidades imaginables, haciendo algo tan bestia en EEUU como es bromas entre políticos y árabes con el 11S.
Técnicamente poco se puede decir, la HBO sabe que esta es una de sus series insignias y el presupuesto no repara en exteriores y decorados. El guión funciona a las mil maravillas y los actores se muestran tan sólidos como siempre.
Es una pena que esta serie no parezca tener mucho éxito fuera de los Estados Unidos, porque aún en una temporada "normal" sigue estando muy por encima de las blandas comedias normales, enarbolando además un humor satírico tan inteligente como implacable.

lunes, noviembre 06, 2017

De asesinos y armaduras

Waylander (Ciclo Drenai 1)

David Gemmell es un autor bastante prolífico y el "ciclo Drenai" se compone de bastantes novelas, siendo esta la primera de una trilogía protagonizada por un asesino llamado Waylander, y también la primera publicada en España (aunque después se publicaron bastantes más). Me pareció un buen punto de partida para concer a este autor y este mundo.
No es mi mundo. La suya es una fantasía heroica estoica, con un protagonista relativamente solitario y duro, que sólo confía en el filo de sus armas y lo adusto de su carácter para sobrevivir. Un protagonista que acaba siendo un héroe a la fuerza pero que en ningún momento lo pretende; es particularmente la idea que tengo de las novelas de autores más clásicos como Moorcock o Howard. Hay magia y hay monstruos, pero estos son elementos relativamente minoritarios y al final tenemos a un héroe con su espada luchando contra el mal.
En Waylander tenemos a un asesino, alguien con un pasado terrible y que se cree fuera de cualquier posibilidad de redención, un descreído que sólo quiere sobrevivir y poco más, y que se ve en vuelto sin pretenderlo en una búsqueda mística en mitad de una guerra. Hay magia y hay criaturas fantásticas, pero la presencia de estas es bastante escasa y los magos se suelen pelear entre ellos, quedando para el resto de personajes batallas más tradicionales, con tanto escaramuzas como batallas de grandes ejércitos. Hay bastante de política y de intrigas palaciegas, con estrategias bastante sólidas que hacen mucho hincapié en factores logísticos y morales. La trama principal en torno a la que se articula la novela me ha gustado bastante, y el universo en si creado por Gemmell se nota bastante sólido, con muchas posibilidades. El problema lo he encontrado en los personajes, quizás la novela maneja más de los que debería, quizás son todos demasiado parecidos entre si o quizás el ritmo de la novela es tan alto que no te deja conectar con uno de ellos antes de pasar a otro; el caso es que no son especialmente carismáticos, demasiado grises, demasiado duros en apariencia y soñadores en el fondo (el esquema de personaje aparentemente malo que se vuelve heroido en un momento para casi morir a continuación se repite con una frecuencia absurda).
La narrativa es quizás demasiado ágil y frenética, tenemos la presentación y el desarrollo de una decena de personajes, y un mundo, y una guerra, en apenas 300 páginas. Pasan muchas cosas y pasan muy rápido, sobretodo a partir de la mitad del libro, y se entiende que es un mudo duro y amoral, y los personajes son creíbles y uno sabe que están al límite... pero no deja de ser exagerado cuando la chica pasa de odíar al protagonista a amarlo, o cuando el cura pasa de ser un santo a una especie de guerrero místico que asesina a legiones. La novela es una sucesión de diálogos concisos y escenas de acción intensas; tras unas primeras páginas en las que si hay tiempo para asimilarlo todo, llega un momento en el que todo sucede demasiado rápido.
No es una mala novela, pero no es mi tipo de fantasía favorita y no creo que siga leyendo más de la saga.

viernes, noviembre 03, 2017

Una espada demasiado larga y un corredor demasiado lento

Blade Runner 2049

La Blade Runner original es, sin duda, una gran película, pero no soy un fan incondicional de ella (ver reseña), es densa y quizás demasiado simbólica, y hay veces que sencillamente se me hace pesada. Pero Blade Runner son palabras muy grandes en la historia del cine, y la película que se atreviera a ser su secuela tenía que ser muy valiente.
Y esta secuela es una buena película, es una obra digna que no desmerece la carga argumental y simbólica de la primera. Llegando casi 40 años después como una muestra más de la total ausencia de ideas de Hollywood, hay que reconocer que no es una película que haya prostituido la marca para convertirla en una franquicia de explosiones con hoscos detectives persiguiendo atléticos humanos perfectos creados en máquinas de clonar, y tampoco es un reboot encubierto donde de nuevo veamos una caza de seres atormentados por su propia búsqueda de la inmortalidad. Esta Blade Runner tiene sus propias ideas, y son buenas ideas. Tenemos como era de esperar el tema de la esclavitud, la búsqueda de la humanidad por parte de los replicantes, la incertidumbre de no saber si sueños o recuerdos son reales y la ambición humana por convertirse en dioses; pero al margen de ello tenemos a las Inteligencias Artificiales como un nuevo eje de ese mundo, tenemos un futuro que se antoja apocalíptico donde ya no ha vestigios de la naturaleza, tenemos la completa supeditación del individuo a la sociedad y tenemos también ciertos componentes religiosos. La película tiene algunas buenas ideas, y se atreve con ellas.
El problema de esta película es que, si bien no es ni una mala película ni un insulto al clásico que continua, tampoco creo que pueda considerarse una buena película. Le veo dos grandes problemas. Uno de ellos es que la película no es una continuación de Blade Runner... sí, hay replicantes y la trama enlaza con la película anterior, pero si esta película se llamase "Deux Ex Machina" o fuera una adaptación del ciclo de Baley-Daneel de Asimov no habría diferencia argumental... y nos ahorraríamos esa inclusión forzada de Ford en la trama (ya no hablemos del cameo insustancial de James Olmos). La película tiene la necesidad de unir su trama a la de la película original, y aquella tenía un ámbito muy pequeño e íntimo mientras esta película apuesta por escenarios mucho más grandilocuentes. La música y la fotografía de Blade Runner eran míticas, y esta película intenta replicarlas... pero lo hace con ordenador, con un estilo que parece muy frío y aséptico cuando en la original todo parecía más sucio y superpoblado. Curiosamente, cuando la novela se mueve fuera de escenarios icónicos de la película de Scott es cuando encuentra sus mejores composiciones visuales y sus pequeñas aportaciones a este mundo. Sin embargo el mayor problema de esta película es que exageradamente leeeenta. Todo se sucede con un ritmo muy pausado, con largas escenas con diálogos más o menos acertados a los que siempre suceden largos planos de los protagonistas intentando reflejar su sufrimiento existencial y tras ello veremos un par de planos de viajes de los vehículos. En la película original nada era tan obvio, las líneas de diálogo eran relativamente sencillas y toda la profundidad argumental se encontraba en segundo plano para aquel que quisiera buscarla. Ahora todo se explica -varias veces si hace falta- y todo ello se intercala con planos de supuesto dramatismo. La película tiene una trama sencilla y previsible que podría haberse contado en hora y media, pero la película es víctima de un muy mejorable montaje donde todas las escenas son intencionadamente lentas en busca de un tipo de cine que me parece demasiado pretencioso, donde además parece que las tramas no pueden mezclarse y donde nada puede mostrarse en segundo plano o con sutileza, todo es obvio y la película no hace que te plantees excesivas preguntas. Verdaderamente, si se repasa mentalmente la película, uno no encuentra demasiadas escenas que sobren, de hecho personajes como el de Jared Leto o el de Robin Wrigth que carecen por completo de desarrollo y uno no entiende que rol juegan en la historia o porque se les da tanto protagonismo. Sin embargo, los fallos argumentales no dejan de ser una extensión del simple y llano horror narrativo en el que se convirtió en el que se convierte esta película, un ejercicio puro y duro de estilo con planos interminables que reutilizan el estilo visual de la original y muchas explicaciones para el espectador menos avispado.
La película tiene algunas ideas de ciencia-ficción interesantes, pero el desarrollo es tan lento como simple y predecible. La película repite demasiados algunos de sus conceptos y, pasados los primeros minutos es imposible que muchas de las ideas que la película repite una y otra vez no se hagan repetitivas y este tedio se extienda al resto de la película.

martes, octubre 31, 2017

Lecciones aprendidas

Boku no hero academia 2

Superados sus horribles primeros dos tercios, la primera temporada de esta serie (ver reseña) mostró una serie de batallas bastante dinámicas y entretenidas merced a un casting tan extenso como simpático. La serie no inventa especialmente nada, pero coge una ambientación de comic de superhéroes americano y le da un toque formal y narrativo de manga que resulta muy disfrutable. Un buen shonnen en sus inicios, con sagas que aún no se eternizan y el humor como uno de sus motores principales. Aunque es dura en un principio por la sosería inicial de su prota y la estupidez enervante del rival, la primera temporada de esta serie mostraba un gran potencial.

En esta segunda temporada he visto justificada la popularidad del manga. Puede que en un futuro la serie degenere mucho, y no se que tal se mantendrá cuando se meta en combates pretendidamente épicos y quiera que niños se enfrenten a grandes villanos, y que lo hagan además sin muertes... pero en esta segunda temporada la serie ha sabido esquivar esa bala. Ha habido un villano como Stain, pero ha sido un villano que ha actuado en solitario y que además era muy particular... la derrota de manos de la unión de varios protagonistas no ha quedado demasiado forzada por ser la primera ocasión en la que se ha producido, e incluso el rollo "emo" al que ha sometido a un amigo del prota no se ha notado excesivamente sobredramático. Pero Stain apenas ha ocupado una quinta parte de la serie; casi todo el minutaje se ha ido en un festival escolar, unas prácticas y unos exámenes... por supuesto todo al final se reducía a peleas y combates, y creo que la serie ha perdido la ocasión de utilizar más el recurso de las pruebas de habilidad, pero los combates solían ser ligeros y dinámicos, extendiéndose la mayoría de ellos no más de unos pocos minutos si no involucraban al protagonista. De momento, en sus batallas, la serie se muestra ágil y rápida, sorprendente en en el uso y los efectos de las habilidades de los contendientes. La serie, de momento, no ha olvidado el humor y el no centrarse en la acción más pura le da un gran ritmo.

El desarrollo de los personajes no es especialmente destacable. El prota ha mejorado algo, pero lo contrario sería imposible, y entre los secundarios se nota algún que otro avance. El mundo en si sigue siendo bastante inconsistente por lo absurdo de la premisa de la serie, aunque se agradecen los intentos del autor por darle consistencia (aunque el reparto de alumnos entre las clases o los movimientos de los villanos son bastante incomprensibles).
A nivel de animación tenemos a Bones dándolo todo, y la serie nos regala algunos combates y escenas de acción sencillamente espectaculares, así como algún que otro momento muy bueno de comedia. Se agradece que este tipo de series ya no se adapten en forma de series eternas y baratas con relleno, aquí la animación suele rayar a gran nivel, y ello junto a los diseños coloridos y desenfadados hace la serie muy bonita de ver.
Seguramente empeorará conforme avancen las temporadas, pero de momento la serie muestra algunas de las grandes virtudes del género shonnen y es un producto sumamente entretenido y recomendable.

domingo, octubre 29, 2017

Grandes líderes de la historia

One Piece 883 - Merienda

Surak: Un gran líder siempre ha de parecer perfecto e invencible
Spock: Es... lógico
Zhuge Liang: Un gran estratega ha de ocultar sus puntos débiles a sus enemigos, y más aún a sus aliados
Liu Bei: Y ha de cuidar su honor ante todo.

Oda Nobunaga (Fate waifu version): Y no ha de dudar en matar a sus subordinados si es necesario

Napoleón: Un gran mariscal ha de dominar el tiempo y el ritmo de la batalla, es importante saber esperar
Oscar de Jarjayes: ¡Y ha de vestir como más apropiado sea para la batalla!

Aquí estábamos todos, disfrutando de un enemigo que parecía memorable. Frío, metódico, calculador, serio, memorable. Y va Oda y...

Katakuri: Hmmm.... donuts


Yang Wenli: Bueno, un gran general también ha de saber cuando tomarse un descanso,
y ha de cuidar bien su nutrición
Y nos transforma a Katakuri en un personaje 100% One Piece... y lo mejor de todo es que ese brutal cambio de personalidad ha quedado completamente natural. Uno pensaba que veríamos una gran victoria moral de Luffy haciendo que el segundo de Big Mom tocase el suelo ante él, pero en un capítulo en el que unos pobres cheffs han hecho las veces de lector y han visto visto un haki de observación sobre rosquillas y la confirmación del espectacular power-up que ha supuesto digestivamente esta saga para Luffy, vemos que ya el propio Katakuri tenía por oscuro secreto una pasión por tumbarse a comer dulces en secreto. El giro de guión es tan absurdo como espectacular.

miércoles, octubre 25, 2017

OPDM - 021 - Temporada de Anime Otoño 2017

Nueva entrega del podcast para reseñar la temporada de anime de Otoño de 2017. Una temporada con algunas series muy esperadas, sorpresas dignas de mención y horrores de los que huir.
Previamente a esta nueva temporada, repasamos también ligeramente la temporada de Verano con una valoración final, en nuestra enciclopedia friki viajaremos a la Sunnydale de Buffy en compañía de los Stands de Jojo, y como extra tendremos las reseñas de Bojack Horseman y World of Final Fantasy.

Los tiempos del programa son los siguientes

Repaso anime verano 2017 - 00:01
Bestiario: Stands (Jojo´s bizarre adventure) 00:22
Anime otoño 2017 - 00:32
Atlas: Sunnydale (Buffy cazavampiros) - 02:54
Bojack Horseman - 03:03
World of Final Fantasy - 03:15



El listado de las series que tratamos es:

Two Car 
Konohana Kitan 
Ou-sama Game The Animation 
Code:Realize ~Sousei no Himegimi~ 
Dies Irae 
Kujira no Kora wa Sajou ni Utau 
Pingu in the City 
URAHARA 
EVIL OR LIVE 
Houseki no Kuni 
Juuni Taisen 
Omiai Aite wa Oshiego, Tsuyoki na, Mondaiji 
Animegataris 
Blend S 
Shoujo Shuumatsu Ryokou 
Osake wa Fuufu ni Natte Kara 
Just Because! 
Netojuu no Susume 
Boku no Kanojo ga Majime Sugiru Shobitch na Ken 
Inuyashiki 
Mahoutsukai no Yome 
Gintama 
Ballroom e Youkoso 
3-gatsu no Lion 2nd Season 
Shokugeki no Souma: San no Sara 
Mahoujin Guru Guru (2017) 
THE IDOLM@STER SideM 
Cinderella Girls Gekijou 2nd Season 
Love Live! Sunshine!! Season 2 
Kekkai Sensen & BEYOND 
UQ HOLDER! ~Mahou Sensei Negima! 2 
Hoozuki no Reitetsu 2nd Season 
Fate/Apocrypha 
Kino no Tabi -the Beautiful World- the Animated Series 
Himouto! Umaru-chan R 

Como siempre, gracias a aquellos que nos escuchais. Y más gracias aún a aquellos que nos comentáis aquí o en Ivoox. Gracias también a todos los likes o retweets que nos dan algo de visibilidad.

pd: Errata 1: Creo que, a pesar de lo comentado, en la serie Bojack no aparecen animales propiamente dichos, aunque la serie aborda este tema en algún episodio.
pd2: En Shoujo Shuumatsu Ryokou si aparecen más personajes además de las 2 chicas protagonistas.

domingo, octubre 22, 2017

La diferencia entre antagonista y enemigo

One Piece 882 - Más allá de las expectativas de una Emperadora

El ritmo de esta saga es extraño, nuevamente se expande como un muelle y tras ese clímax que parecía la boda todo se ha relajado y volvemos a una tensa "calma" que nos conducirá a la isla del Cacao. Calma entre comillas, aún tiene mucho que pasar mientras Sanji y las hermanas hornean el mejor pastel de la historia... Nami y compañía tienen que seguir escondidos, Capone continuará su viaje sin que nadie parezca atacarle, y los Vinsmoke prepararan su contraataque después de haber tenido que enfrentarse únicamente a un "hijo menor" de Big Mom. Resulta un poco extraño que habiendo ido todo un Katakuri contra Luffy y cía -y habiéndole sumado después una Big Mom y un Prospero (aunque esto es casi accidental ya que Prospero está librando la batalla más imposible de toda la saga conteniendo el apocalipsis andante que es su madre)-, contra el resto de artífices del intento de asesinato de la Emperadora apenas se hayan movilizado fuerzas de renombre. Se entiende Daifuku quizás se haya perdido siguiendo una pista falsa, y desde luego nadie confiaba en que Smoothie o Compote fueran a hacer algo a raíz del clásico machismo narrativo de Oda... pero no deja de ser un poco forzado que el bando de los protagonistas se haya tenido que enfrentar a poco menos que varios niveles del infierno de Dante y el resto de enemigos de la saga hayan tenido que lidiar con poco más que masillas con forma de piezas de ajedrez.
Sin embargo, aún con estas casualidades de guión, aún con capítulos que se nota que son de transición, no puedo decir nada si el guión es bueno. Y el guión es bueno, muy bueno. El capítulo de esta semana es una pequeña joya de la narrativa. El capítulo vuelve a ponernos en el mapa a los Firetank y los Vinsmoke, refuerzos que serán básicos en el final de la saga (aunque sólo sea para que Chiffon -y quizás Caesar- huyan). El capítulo también reivindica al personaje de Brulee como un activo enorme de la banda de Big Mom al mostrar algo tan lógico como es el hecho de que controla lo que pasa a través de sus espejos, y ello nos sirve para emplazar todas las fuerzas en la entrega del pastel... mientras Big Mom destroza su propio imperio. Vemos también a Mont-d´or ejercer de comandante, o de estratega, dirigiendo las acciones de todo un ejército... con el escenario en segundo plano de unas comunicaciones marinas que han dejado de funcionar y nadie sabe porque -aunque el lector supondrá que los piratas del Sol pueden tener algo que ver-, con un Pekoms llorando la muerte de un amigo y un Conde Niwatari lamentando la perdida de un enemigo y comenzando a ver demasiado tarde esa amenaza que son los Sombrero de Paja como desencadenantes del caos y el cambio. 
Pero para mi lo mejor del capítulo es Katakuri. Es posible que Oda lo estropee después convirtiéndolo en un asesino como hizo con Lucci, pero de momento me encanta la simple apatía y profesionalidad que envuelve a este personaje. Es el miembro más fuerte de la banda tras su madre, y hace ese rol que imaginamos que tiene Ben Beckman en los piratas del pelirrojo o que vemos en el propio Zoro; está en segundo plano, siempre serio y siempre preparado para cubrir las espaldas de su capitán, para apoyarle incluso cuando este no es consciente de las amenazas. Katakuri no parece tener nada contra Luffy, incluso creo que se podría decir que siente curiosidad ante él, pero no parece enfrentarse a él de una forma pasional o emotiva, sencillamente ha encontrado una amenaza para su banda y su familia y está actuando para eliminarla. Lo de que nunca haya hincado la rodilla, lo de que ya hasta naciera sentado es una chorrada épicamente divertida muy propia de la serie (una chorrada que incluso haría que Luffy pudiera conseguir una victoria parcial y moral sobre él a pesar de que obviamente se está viendo superado en todos los aspectos por él), pero casi lo que más me gusta de ese momento es que mientras Brulee no deja de ensalzar a su hermano a este no le importa e incluso le dice que se calle. Katakuri no parece especialmente orgulloso o maligno, no es un Jack, y el hecho de que su recompensa sea incluso más alta cuando parece más centrado en defender a sus hermanos que en acabar con sus enemigos dice mucho de él. Tenemos un logia despertado con la capacidad de ver el futuro; la cuarta marcha pudo con Cracker gracias a muchísimas trampas de guión y un desarrollo cómico imposible en este escenario... a ver como Oda saca a Luffy de este escenario porque incluso derrotando a Katakuri no dejaría de estar a completa merced de sus enemigos, y aún quedan bastantes horas para la entrega del pastel. 

viernes, octubre 20, 2017

Clases acomodadas

Youkoso Jitsuryoku Shijou Shugi no Kyoushitsu e

¡Ja ja ja, Protagonista¡ ¿Pensabas que eras el prota de la enésima comedia harem de instituto con chicas con tres cabezas? ¡Pues no, protagonista! Esto es una serie de ingeniería social... con una escuela donde van las élites de la sociedad y donde las clases han de batallar entre sí para mejorar su estatus. Y encima, protagonista, eres el clásico superdotado enigmático y asocial. Protagonista, ¡afila tu lengua irónica y prepárate para una mezcla de Baka test (ver reseña) y Yahari (ver reseña)! Protagonista, ¡prepárate para una serie con un potencial muy grande...!
Si estuviera bien hecha. 

Pero, protagonista, no es el caso.


"Classroom of the elite" no sorprende especialmente, más o menos la trampa del final del primer episodio se ve desde el principio. Tenemos un instituto ultra-guay y poderoso de esos que por alguna razón les gusta tanto construir en Japón, y ahí vemos que tenemos unos alumnos que se nos dice que tienen el futuro asegurado... pero que vemos que son bastante disfuncionales. Naturalmente, el verdadero objetivo de la escuela es formar social y psicológicamente a las próximas generaciones de líderes de Japón. Y ahí tenemos al prota, al que parece darle todo igual, y a una tía muy fría, y a otra muy amigable... y pronto vemos que cada personaje tiene muchos secretos y que nada es lo que parece y todo eso.
La serie no es especialmente original, este tipo de argumentos están ya algo vistos. No obstante, este tipo de series, con un guión decente, suelen ser muy sugerentes. Y en la serie se ve algo de potencial. Por desgracia, nunca se explotan esas posibilidades. Los protagonistas de este tipo de series han de ser algo pasivos... pero el de esta da la sensación de ser un poco pasivo de más. La chica protagonista no llega a resultar nunca especialmente carismática y se hace cargante. La otra chica protagonista se tira la serie esperando unos momentos de lucimiento que supongo que llegaran en una hipotética y nada segura segunda temporada. Luego además se nos presenta toda una legión de secundarios, pero no están especialmente bien dibujados, y el ritmo de la serie es tan malo que no sabemos porque pasan a ser amigos o enemigos de los protagonistas (por ejemplo, en la imagen superior se ve a un tipo rubio que tiene bastante tiempo en las presentaciones de cada subarco de la serie... a pesar de luego no tener el más mínimo papel en ellos, y sin embargo no vemos al estereotipo de gamberro que centraliza absurdamente varias tramas y que mágicamente se convierte de idiota pendenciero a idiota amigo del prota).
El ritmo de la serie es malo, hay episodios en los que no parece pasar nada, y otros en los que se resuelve todo; se abusa tanto de ese recurso de dejar que parezca que los buenos han perdido para que al final el protagonista rebele su plan genial que en segundo plano le ha dado la vuelta a todo, eso hace la serie previsible y hace también que los dos primeros tercios de cada arco argumental sean bastante aburridos. Según he leído también parece que la adaptación ha hecho un poco de destrozo con el material original, cambiando el rol de algunos personajes, suprimiendo el protagonismo de algunos secundarios para favorecer el del trío establecido... con lo que la serie además estaría condicionando una hipotética secuela. 
A este desarrollo errático se le suma un diseño de personajes francamente horrible, con unas exageraciones físicas que pretenden ser atractivas y que están más cerca de lo grotesco que otra cosa. El nivel de la animación también es bastante bajo, aunque ocasionalmente la serie sorprende con alguna buena escena de acción.
Es una serie que tenía bastante potencial, pero que me parece que sencillamente está mal hecha... mal escrita, mal montada, mal dirigida y mal dibujada. Hay series parecidas bastante recomendables, pero esta serie me parece tristemente olvidable.

miércoles, octubre 18, 2017

Alejándome de los secretitos de Los Angeles

Sangre en la Luna

Primera novela de James Ellroy que leo, y probablemente última en mucho tiempo. Tenía algo de curiosidad por este autor, uno de los grandes de la novela negra de nuestros días, pero esta novela me ha parecido bastante flojita. Es una de sus primeras novelas, así que puede entenderse que su estilo no estuviera pulido del todo y que luego mejorase tanto la construcción de sus personajes como la profundidad de sus tramas (y además la edición que he leído tiene una traducción muy deficiente, con algo tan surreal como traducir "coroner" como "coronel"), pero aún a sabiendas de que las críticas ponen muy bien a este autor y es probable que haya escogido una obra menor de su carrera... esta obra no me incita a darle más oportunidades, no al menos antes que muchos otros libros que tengo pensado leer.
La novela esta protagonizada por Lloyd Hopkins, un rudo sargento de Los Ángeles que -a pesar de lo caótico de su vida- tiene una mente privilegiada para perseguir asesinos. Mientras su vida personal se desmorona, las pistas pondrán a Lloyd tras las huellas de un asesino en serie con el que comparte muchas similitudes. El problema de esta novela es que es... demasiado fácil. El trabajo policíaco me parece flojo; Lloyd supuestamente es un genio, pero no da esa sensación durante la novela; su investigación resulta sorprendentemente fácil y en ningún momento encuentra pistas falsas, y cuando se encuentra atrancado por avatares del destino su camino y el del asesino se cruzan. La novela nos presenta a un policía y un asesino obsesionados con proteger la pureza de las mujeres, con muchos puntos en común en el pasado y traumas parecidos... todo ello no tendría porque estar mal, pero el problema radica en que todo acaba siendo demasiado conveniente para el desarrollo de la trama, da la sensación de que al policía le caen las pistas del cielo, y también al asesino cuando comienza un extraño juego siniestro entre ellos.
Los casos de las novelas de Chandler no eran ninguna maravilla, como tampoco parecen serlo los de Hammett... pero en aquellas novelas lo que primaba era dibujar un retrato de la sociedad y todos sus trapos sucios de manos de un hombre tan duro como incorruptible. Ellroy retrata algunas cosas interesantes de su sociedad, con el feminismo, la homosexualidad y el racismo como ejes de muchas de sus tramas, con la prostitución, las drogas y la corrupción como motores de la sociedad... pero se obsesiona con su protagonista, al que quiere hacer mucho más profundo de lo que en verdad es. El autor le regala al protagonista traumas y obsesiones, lo hace un personaje atormentado por su pasado, por sus traumas del pasado, por su obsesión por las mujeres. Pretende ser un personaje con muchos matices y sombras, pero que a la vez es el mejor detective del mundo. Y no termina de funcionar. Es un capullo, alguien que se piensa que sufre mucho más que el resto y que luego no duda en poner en peligro a amigos y amantes, alguien que no valora todo lo que se hace por él a pesar de que tiene un jefe que es un admirador suyo y que le cubre cuando se salta las normas... porque como buen poli duro que es se las tiene que saltar cuando él cree que tiene que hacerlo.
La novela es bastante previsible, tirando de argumentos y formas ya bastante manidos. No es especialmente original, y si bastante pretenciosa. En su recta final es entretenida, y esta escrita de una forma bastante ágil, pero no es una novela pueda recomendar especialmente.

domingo, octubre 15, 2017

Golpe ganador

Baby Steps

Este anime tiene ya un par de años, pero había escuchado siempre buenas críticas de él y tenía ganas de verlo. Y tras su visionado no puedo hacer otra cosa que sumarme a las filas de sus seguidores. "Baby steps" es un magnífico spokon, una serie que tiene gran parte de las virtudes de las series deportivas pero muy pocos de sus defectos. Es una serie "seria" que, al margen de una habilidad exagerada para memorizar y escribir por parte de protagonista, no presenta ningún elemento excesivamente fantasioso y muestra siempre un gran respeto por el deporte. No es un anime de instituto, es un anime de jóvenes. Jóvenes que practican un deporte y sueñan con ser deportistas profesionales, con todos los sacrificios y riesgos que ello supone, jóvenes que crecen juntos a raíz del deporte, deporte que al mismo tiempo los obliga a ser rivales y hace que el éxito de unos sea el fracaso de otros. 
Y la serie tiene algún defecto, como la excesiva capacidad de memoria del protagonista y su demencial sentido de la mecánica y la rutina, y habría también algún que otro secundario que podría resultar excesivo en algún punto, y habría puntos donde podría mejorar como son el tratamiento del tenis femenino o su nula representación de las competiciones de dobles... pero al margen de estos puntos menores nos encontramos ante un spokon modélico, con muchísimas virtudes y poquísimos defectos. Cada torneo y cada partido es un mundo, y los puntos no se hacen eternos -lo cual hace que el ritmo de la serie sea bastante bueno- ni hay técnicas mágicas imbatibles; el amor del autor por el deporte es innegable y eso se traduce en una representación bastante fidedigna del deporte y de las dinámicas de este, con sus golpes ganadores, sus pifias, sus estrategias, sus cambios de ritmo y su importantísimo componente psicólogico. Y el protagonista mejora y gana partidos, pero también lo hacen sus adversarios, y al no ser esto una serie de instituto no hay unos "nacionales" como objetivo hasta los que uno sabe que el protagonista no va a perder. En esta serie vemos tantas o más derrotas como victorias, y eso se traduce en que uno nunca sabe como va a acabar el partido, y eso es emoción de verdad, porque además aquí no se juegan campeonatos escolares si no carreras profesionales y el trabajo de muchos años. Tenemos un protagonista y -por simple narrativa- sabemos que está algo blindado, pero en general el retrato que se ofrece del mundo del deporte en su vertiente pre-profesional me parece bastante creíble.
Dejando a un lado el aspecto más puramente deportivo, nos encontramos con un protagonista que cae más o menos bien, y un grupillo de adversarios que pronto se hace querer al existir entre todos ellos una deportividad relativamente sana y ser el espectador testigo de que todos se están esforzando tanto o más como el protagonista. Las personalidades de todos ellos suelen ser distintas y compenetrarse un poco entre ellas para darnos un poco de comedia, no especialmente inspirada u original, pero si efectiva. Algún secundario puede ser mejorable, y en algún caso puede cantar mucho que alguno está ahí para que el entrenador de turno explique una regla del deporte... pero en líneas generales los personajes funcionan, tienen su carisma y funcionan tanto dentro como fuera de la pista. Y la serie además tiene su pequeña vena romántica, lo que suele ser muy inusual en este tipo de series, y esta parte de la serie funciona tan bien que es una pena que la serie no la explote más.
Como he mencionado antes, me parece que la serie tiene un buen ritmo, con partidos y campeonatos que no se hacen demasiado largos y que son usados además para desarrollar los personajes al tiempo que se van explicando algunas particularidades del deporte. A nivel de animación estudio Pierrot mantiene un nivel relativamente digno. La animación de los protagonistas y el sentido espacial del deporte me parecen bien representados, sin embargo en los fondos vemos diseños estáticos realizados por ordenador bastante pobres. El diseño de los personajes no me parece especialmente llamativo, pero este es un defecto heredado del manga. Los dobladores están tan bien como cabe esperar de un anime medio, y aunque a nivel sonoro la serie no destaque especialmente si tengo que decir que me encanta su opening... y la serie hace algo tan inusual como acertado como es el hecho de mantenerlo durante sus dos temporadas.
"Baby steps" no es la mejor serie deportiva que he visto (Ippo, Slam dunk y Chihayafuru reinan en la cima), pero si es una de esas series que colocaría un escalón por debajo de las imprescindibles... una serie entretenida en su desarrollo que además refleja su deporte con relativo realismo. Sumamente recomendable.

jueves, octubre 12, 2017

Las frutas de la ira

The fruit of Grisaia

Hace algunos años apareció el anime de Grisaia (ver reseña), era una serie con muchos errores... pero el tipo de historias de sus heroínas me gustó mucho, y ya que aquella serie comprimía hasta el ridículo la mayoría de las rutas me quedé con curiosidad y apunté la novela visual en mi selecto grupo de juegos de este tipo que algún día quería jugar. Tenía curiosidad por conocer algo más de las historias de esas 5 extrañas y muy jodidas chicas cuya vida el -también muy jodido- protagonista debía solucionar. Y ese día ha llegado.
No se sí jugaré la continuación (también adaptada (ver reseña)), pero lo cierto es que el juego me ha gustado bastante. Creo que es importante señalar de primeras que el componente de "juego" es casi inexistente. En esta VN no hay opción real de morir o de conseguir un "bad end"; verdaderamente cuando comencemos a jugar apenas afrontaremos decisiones, al margen de 3 elecciones anecdóticas (si no se pretende completar la ruta de Sachi) únicamente tendremos una elección que nos permitirá escoger la ruta de una heroína o continuar hasta la siguiente, y luego otra pregunta posterior que decidirá si tenemos un final malo o bueno. Tenemos una primera parte del juego -algo más de dos tercios de la aventura- común para todas las rutas; esta parte se extendería aproximadamente a lo largo de unas 20 horas, y luego tendríamos una media de 6 u 8 dedicadas al desenlace de cada una de las 5 chicas protagonistas.
En su primera parte  se nota como reparte escenas entre las heroínas... y en algunos casos no funciona bien. Intenta mantener más un menos un equilibrio entre todas ellas, definiendo claramente los arquetipos que inicialmente suponen y mostrando unas pinceladas de las verdaderas personalidades que veremos en sus respectivas grupas. Con algunos personajes estos cambios no terminan de funcionar del todo bien, se me hacen excesivos con Makina y Chizuru, personajes claramente cómicos que funcionan muy bien como secundarios a tal efecto pero cuyas transiciones a protagonistas me parecen algo excesivas ya que el dramatismo las desvirtúa como personajes; así mismo, también resulta un poco forzado la inclusión del frío personaje de Sakaki en el grupo habida cuenta de su personalidad.
Al margen de estos detalles relativos a la trama, esta primera parte del juego funciona bastante bien como entretenimiento. El juego entonces es una sucesión de escenas más o menos cohesionadas que intentan dibujar tanto a las chicas como al protagonista... pero es también una larga sucesión de chorradas superlativas donde las alocadas personalidades de las chicas dan lugar a secuencias en ocasiones muy divertidas. Alguna secuencia se alarga demasiado, y alguna directamente es aburrida, pero a grandes rasgos la comedia funciona y se le coge bastante cariño al quinteto protagonista. 
El compañerismo y la amistad del grupo están muy bien llevados, el mensaje del juego no deja de ser el de la integración y el del superar los traumas del pasado merced al apoyo de los amigos, y el juego es bastante coherente en ese sentido. Más o menos parece natural tanto el enamoramiento de cualquiera de las heroínas en sus rutas (salvo Makina, pero particularmente no puedo con las lolis) así como también parece natural que el resto de las chicas se hagan a un lado y que sólo intervengan para ayudar al prota en su misión sanadora.
Los traumas de las chicas -y del prota, aunque esto queda para otro juego- de Grisaia son una auténtica burrada que incluyen muchos tabús sociales y en cuyo origen o solución no faltarán actos que difícilmente no podrían calificarse de otra forma que de delictivos. Mi favorita sigue siendo la ruta de Amane que tan bien plasmaron en el anime, pero en esta versión original es naturalmente mejor y esta culminada además por un precioso epílogo. La rutas de Sachi y Sakaki, si bien algo sencillas, me parecen bastante correctas (aunque es extraño sobre todo que Sakaki, la que parece la chica principal de la franquicia, tenga seguramente la historia más sencilla y menos exagerada de todas). La ruta de Michiru es preciosa, pero este personaje no termina de gustarme en su vertiente más dramática. Tampoco me gusta Makina como personaje serio, pero su ruta además me parece que tiene un ritmo bastante mal llevado.
Luego, naturalmente habría que hablar del componente pornográfico del juego, presente al menos en la versión sin censura que yo he jugado. Hay escenas de sexo, después de ver las de Type-Moon uno esta curado de espanto y este juego no llega a ese nivel... pero en general son bastante lamentables (afortunadamente no son muchas y se pueden pasar rápidamente). Si que hay mucha carga sexual en los diálogos, pero aquí el juego funciona muy bien porque básicamente tenemos un par de chicas tímidas, una loca en celo y dos cabronas que se dedican a lanzar unas puyas sexuales brutales; hay un humor muy bruto de índole sexual, y funciona sorprendentemente bien debido a lo exagerado de todo y la química interna que tienen las chicas entre ellas.
A nivel técnico... es una novela visual. Tenemos unos diseños de personajes muy atractivos de manos de un par de autores con cierto renombre, tenemos imágenes estáticas de las chicas que se mueven se superponen sobre los fondos con pequeños efectos y tenemos unas versiones super-deformed que aparecen ocasionalmente para aumentar el efecto de comedia. En los sonoro si encontramos un producto más cuidado con un buen score en el que se nota que Frontwing -la compañía creadora- se gastó un dinero porque este juego era el de su décimo aniversario, y sobre esa banda sonora tenemos un grupillo de seiyuus -relativamente poco conocidas- haciendo bastante bien su papel... con la excepción del algún secundario puntual el juego es impecable en este sentido.
Por lo crudo de sus historias, lo alocado de su humor y la extraña superposición de estos dos conceptos, esta es una visual novel con bastante renombre, y me parece que hace honor a esa fama. Este es un género muy particular, sobra decirlo -y más si hablamos del subgénero del eroge-, y además hay que recordar que apenas hay nada de juego y que no vamos a hacer otra cosa que leer cinco historias ya escritas sobre las que apenas tenemos poder de decisión. No es un juego para todos los públicos, y tampoco lo recomendaría especialmente para alguien que desconociera el género, pero para aquellos que ya se hayan adentrado un par de veces en él me parece bastante recomendable.

lunes, octubre 09, 2017

Aventuras burocráticas en el reino del Chupacabra

Sakura Quest

Sakura Quest es un anime de P.A.Works, y eso con el tiempo se ha convertido en sinónimo de inclasificable. Esta gente hace -con una animación exquisita- series muy raras, que parecen adaptarse inicialmente a ciertos cánones de la industria, pero donde luego en su desarrollo y en su narrativa meten cosas muy raras (y cameos de la lengua española, ya que estamos). Esta "Sakura Quest" sería la tercera parte de una trilogía de mujeres trabajadoras que comenzó con la irregular "Hanasaku Iroha" (ver reseña) y continuó con la excelsa SHIROBAKO (ver reseña). Evidentemente no llega -ni de lejos- al nivel de SHIROBAKO, y el que su diseño de personajes corra de manos del mismo autor hace inevitables las comparaciones, pero aquella serie era una de las mejores de los últimos años y la inmensa mayoría de los animes palidecen ante ella. Esta "Sakura Quest" es una bizarrada más de P.A.Works, una serie aparentemente moe sobre cinco chicas en que el costumbrismo le da la mano al surrealismo en un estilo de series extrañas a las que con el paso del tiempo ya me he ido acostumbrando. Es una serie sin complejos, que vive en una extraña frontera entre el realismo y el absurdo.


La serie tiene protagonista a Yoshiko, una chica alegre y optimista -aunque no demasiado lúcida- a la que la vida no le va todo lo bien que quería. Si saber muy bien que hacer en un Tokyo en el que no encuentra su sitio, acepta un trabajo extraño de un día como chica cartel de un pueblo... pero pronto se dara cuenta de que el contrato era para un año entero y que ha asumido el rol de "reina del reino del Chupacabra", un extraño reino ficticio inventado por el departamento de turismo de la moribunda ciudad de Manoyama para fomentar el turismo. Tras unas reticencias iniciales, Yoshiko acabará aceptando el trabajo, y en compañía de otras cuatro chicas intentará llevar a cabo varias medidas para revitalizar la ciudad.

El estudio ya nos ha dado muchas series raras, que en un primer momento parecen serias, pero luego vemos que son una sucesión de cosas raras que demuestran que sus guionistas tienen mucha libertad. Como ya he comentado, esta serie no es la excepción, y en lo que uno pensaría que sería una serie sobre chicas trabajadoras vemos como en el primer episodio ya hay una surreal escena con una espada y un viejo disfrazado de Chupacabra. La palabra "Quest" del título es más identificativa de lo que parece, y por momentos la serie parece plagiar la estructura de un juego de rol, dando al periplo de sus protagonistas cierto aire de aventura, donde han de superar ciertas pruebas o conseguir ciertos actos "heroicos", todo ello mientras se forja una amistad inquebrantable entre ellas y crecen en si como personas al descubrir los muchos matices que esconden Manoyama y sus gentes.

Se trata de una comedia alocada y simpática, pero no exenta de cierta amargura y melancolía. Se agradece que la serie no sea un canto al campo y a la vida bucólica que vemos en otras series, Manoyama tiene no pocas carencias y en verdad las protagonistas poco pueden hacer contra una lenta muerte que parece inevitable. La serie afronta del debate del cambio, del adaptarse o morir, y aquí podrían podría extrapolarse interesantes reflexiones sobre la personalidad de una sociedad o un individuo y lo difícil de mantener esta frente a esa gran apisonadora que es el mundo. La serie podía ser una crítica sobre el abandono de las costumbres o las tradiciones, sobre la muerte de las relaciones en favor de la impersonalidad de la gran ciudad... sin embargo creo que no cae en el maniqueísmo y que su optimismo -siempre teñido por un halo de comedia surreal- deja entrever una realidad triste contra la que no hay ninguna solución mágica que lo pueda arreglar todo.

Con unos personajes -y una ciudad- que se hacen querer, es una serie simpática y agradable de ver; sin embargo apenas tiene acción o grandes giros de guión, apoyándose más la serie en la comedia y el costumbrismo de un extraño slice of life. Por su argumento no es una serie especialmente recomendable, aunque si habría que decir que -como la mayoría de las series de P.A.Works- a nivel de producción es una absoluta gozada. Los diseños de personajes y escenarios están muy cuidados, teniendo además la serie un detalle tan aparentemente intrascendente como difícil de ver en otras series como es el sencillo hecho de que sus protagonistas se cambian de ropa constantemente. A nivel de animación, no obstante, si habría que decir que me parece bastante menos consistente que otras series del estudio, no hay unos bajones de calidad alarmante y la dirección artística hace que la serie siempre sea muy agradable de ver, pero si que creo que se puede decir que no vemos esas exhibiciones de animación que ocasionalmente hemos visto en otras series de este estudio. Ritmo y montaje me parecen correctos, no da la sensación de que falten minutos para ningún personaje o trama, y sobretodo en sus últimos episodios la serie consigue ir enlazando bien sus diversas tramas. A nivel de dirección y fotografía es verdaderamente meritoria, con encuadres que no sólo conllevan composiciones preciosas, si no que por mera disposición de cámara y personajes se convierten en un elemento narrativo más. Los animes de P.A.Works no sólo tienen una gran animación, si no que se salen del estilo normal de dirección para jugar con encuadres y posición y movimiento de personajes para que la acción ayude a contar el drama; el trabajo de este estudio en este sentido suele estar más cerca de la cuidada planificación de una película que de la realización genérica de una adaptación de una novela ligera. Aunque sólo sea por su calidad técnica, "Sakura Quest" es una serie digna de ser recomendada. No es una serie para todos los públicos, y no tiene muchos recursos con los que enganchar... pero su calidad me parece innegable, y creo que aquellos aficionados que se enganchen a ella disfrutaran de una pequeña gran serie, sencilla pero muy disfrutable.

viernes, octubre 06, 2017

LA ENTRADA DE DOCTOR WHO

Hay ciertas series que llegado un momento uno descubre que existen. Series largas, míticas, muy influyentes, y muy intimidantes. Star Trek sería para mi el ejemplo más claro, pero casi inmediatamente se encontraría Doctor Who. Son series tan largas que dan miedo, además para aquellos a los que nos gusta ver este tipo de productos enteros el ver una serie de los años 60 da mucho respeto por muy abiertos de miras que seamos. Uno quiere ver estas series, pero nunca se anima a empezar con ellas. 
Hace un año -más o menos- comencé al fin a ponerme a ver la serie. El practico reboot que hicieron de la serie en el 2005 (continuando estrictamente la serie que había estado en emisión durante unos 30 años, pero partiendo casi de 0 para ser accesible de cara a los nuevos espectadores) era una excelente idea. Pude por fin ponerme a ver la serie, y descubrí un universo sumamente entretenido y disfrutable.
Doctor Who no es ciencia-ficción, es una serie de aventuras puras y duras, con mucha comedia y muchas carreras. La ciencia hace las veces de magia para justificar que un tipo con una cabina y un destornillador salve constantemente mundos sin nunca empuñar un arma. No deja de ser una serie que, en sus orígenes, era un producto infantil.
Habida cuenta de que ya hay 10 temporadas de esta época moderna del Doctor, para esta reseña recupero un poco el formato de resumen por sagas... sobra decir que con este formato habrá spoilers en la reseña.


1ª temporada: El Noveno y el Lobo Malo.
Esta es... una mala temporada, eso me parece innegable. La más floja de todas las temporadas de este Doctor Who moderno, y desde luego no la mejor excusa para engancharse a la serie (y además uno de los peores episodios es el primero de todos). Sin embargo, los atenuantes son muchos: el presupuesto de la serie se notaba bastante escaso y eso se traduce en una factura técnica cutre, y la serie estaba experimentando y buscando su ritmo, tenemos un humor y unos desarrollos muy infantiles por momentos al mismo tiempo que nuestro protagonista es un alma atormentada que ha pasado por cosas muy chungas. La serie no sabía por donde tirar y se notaba tanto que quería romper bastante con la serie original para facilitar el visionado a los nuevos espectadores, como que quería contentar a los clásicos. Algo parecido pasaba con Ecclestone, no era un mal Doctor de por si, pero si era... extraño... inquietante merced a una dirección que tan pronto lo hacía ser serio como inquietantemente alegre y despreocupado. 
La serie pone los mimbres para temporadas futuras con algún que otro personaje, pero nada en esta temporada funciona especialmente bien. Rose es una acompañante horrible, su familia no ayuda, y encima toda la trama de Lobo Malo es bastante torpe y extraña. Hay detalles muy interesantes en alguna conversación y comienzan a verse las posibilidades del universo de la serie; tenemos a Jack, y tenemos un grandísimo episodio de Daleks, pero en general es una temporada muy floja.
Mejores episodios: Dalek


2ª temporada: Y se llamará Torchwood... 
Tennant asume el papel de Décimo y se hace pronto con él, transfiriendo una gran energía y carisma al personaje, que ahora parece un niño grande fascinándose ante los misterios del Universo... pero creo que el problema por el que uno no sabía si el Noveno de Ecclestone era un psicópata no se debía al actor, si no a que la dirección de la serie no estaba clara. 
En esta segunda temporada todo está ya mucho más rodado y el tono de los capítulos es bastante homogeneo; las pruebas han acabado y los guionistas saben que rumbo ha de tomar el Doctor y sus aventuras. Se suaviza un poco el humor hosco y el drama está bastante más conseguido, y el éxito de la primera temporada consigue presupuestos para tramas más ambiciosas con más tomas de exteriores y mejores efectos. La fotografía cambia y la serie ya no parece tan barata o "televisiva". Las actuaciones también son mejores (mantenemos a la horrible Rose como acompañante, pero ya incluso esta comienza a actuar).
La serie sigue recuperando y reimaginando personajes de la serie clásica con excelentes resultados (Cybermen y Sara Jane), mejora el terror gótico, sigue jugando bien con el tiempo y el misterio, se permite incluso jugar con lo sobrenatural, e incluso con la narrativa de la serie al introducir un capítulo sin casi apenas presencia del Doctor. No es el mejor nivel de la serie porque la trama central tiene la sutileza de una pedrada en la cabeza, pero Doctor Who se ha convertido en un producto muy accesible y recomendable. 
Mejores episodios: La chica en la chimenea, El planeta imposible + El pozo de Satán

3ª temporada: Saxon for president
La temporada de "Blink" (curiosamente no me parece no ya el mejor episodio de la serie, si no que en esta misma temporada la dupla "Naturaleza humana / Familia de sangre" me parece bastante superior). Esta es una temporada en la que la serie ya está completamente definida y donde además Tennant se ha adueñado por completo del papel. Tenemos además una gran compañera como Martha, terriblemente capaz y resolutiva... pero a la que la serie se empeña en castigar de una forma extrañamente cruel que hace que por momentos el Doctor se vuelva bastante antipático.
Quitando un par de horribles episodios de Daleks, el resto de la temporada esta bastante bien, con muy buenas ideas de ciencia ficción e incluso algún que otro experimento narrativo que nos regaló a unos de los villanos ya más carismáticos de las franquicia. Incluso los episodios más flojos no dejan de tener aspectos interesantes, y en su segunda mitad la serie es sencillamente brillante, mostrando el mejor nivel que es capaz de alcanzar la franquicia en esta etapa moderna. Además, para su arco final la serie recupera a otro de los grandes enemigos tradicionales del Doctor, expandiendo más la serie hacia sus orígenes e integrándolo a la maravilla con toda la nueva mitología creada.
Mejores episodios: Naturaleza humana + Familia de sangre, Parpadeo

4ª temporada: Doctor Donna 
La mejor temporada de Doctor Who de lejos. El primer y más evidente motivo tiene nombre: Donna. Sencillamente, tenemos a la mejor compañera del protagonista, y lo es porque no es una niña enamorada, es una mujer que trata de tú a tú al Doctor, que no duda en enfrentarse con él y en golpearle, convirtiéndose en una brújula moral del Doctor al mismo tiempo que mantiene un ilusión y un optimismo casi infantil hacia las aventuras. Tennant, sobra decirlo, es un gran Doctor y en esta temporada (y en esos especiales que la siguieron) vemos todo un abanico de personalidades de este personaje. A nivel de trama tenemos un buen argumento central que se desarrolla muy en segundo plano mientras otras pequeñas historias ocupan el grueso de la serie, y estos episodios normales son pequeñas joyas que van desde el humor al terror más genuino, pasando por ese puente hacia el futuro tan increíble que son los episodios de la Biblioteca en los que Moffat pone los cimientos de uno de los secundarios más importantes de la serie y uno de los pilares de su época como máximo responsable de la serie: River Song. Esta temporada es la última de Russell T Davies como showrunner y se nota, todos sus personajes y todos sus hilos argumentales se expanden hasta ella y su conclusión, siendo verdaderamente épico y satisfactorio el final conseguido.
En esta temporada tenemos buenos episodios de ciencia-ficción con mensajes muy claros y tenemos, sobre todo, un entretenimiento de primera.
A nivel visual la serie se arriesga más que sus predecesoras, con más paisajes digitales y escenarios imposibles que muestran que la serie tiene más dinero. Los actores están muy bien y la banda sonora nos regala buenos temas. Es una temporada poco menos que perfecta hacia la que se nota que la serie quería dirigirse. Todo encaja a la perfección en esta temporada.
Mejores episodios: El planeta de los Oood, Silencio en la biblioteca, El bosque de los muertos, Medianoche, Gira hacia la izquierda, La Tierra robada, El fin del viaje, Las aguas de Marte, El final del tiempo.

5ª temporada: ¡¡¡¡¡¡Moooffffaaaattttt!!!!!
El cambio de showrunner se nota, y mucho. La serie tira más hacia el suspense y el terror, con más misterios y una ciencia-ficción un poco más adulta. El humor sigue estando en la serie, pero es mucho menos infantil y simple que en la época anterior, donde ocasionalmente veíamos algo de humor de "caca-culo-pedo-pis", es un humor más oscuro y hosco, muestra de una serie que pretende ser más molona y guay, más épica y espectacular que aventurera y divertida, más adolescente que infantil. Esto también se nota con la fotografía, ahora con un tono general mucho más azulado y menos contraste de colores. Doctor Who intentaba venderse en otros mercados, ser un producto más accesible. Es un cambio bastante notable, porque además tenemos un nuevo Doctor y Tennant había hecho muy suyo el papel, mientras que Smith en sus primeros momentos es un protagonista raro debido a una despreocupación aparente que esconde un personaje bastante oscuro y manipulador. Tenemos también un cambio de compañera, y esta viene acompañada también por su pareja, lo que evita que tengamos el clásico síndrome de enamoramiento que parecía amenazar esta temporada en sus primeros episodios.
El ritmo de la serie cambia, primando más la acción que la exposición de los mundos. Hay grandes profecías y se da constantemente al Doctor un matiz cuasi religioso de criatura atemporal mística con grandes McGuffin que regiran toda la época Smith y un uso y abuso de trampas de guión como solución de ellas. El estilo de la serie choca algo con respecto al de las temporadas anteriores, pero la cuarta temporada de la serie había sido tan memorable que un cambio de estilo me parece muy acertado.
Mejores episodios: El tiempo de los ángeles, La Pandorica se abre.

6ª temporada: La melodía de un estanque
En la sexta temporada teníamos ya un Matt Smith completamente asentado como un Doctor aparentemente jovial, pero también bastante más manipulador y oscuro que el de Tennant. Si bien Rory en la primera temporada estaba algo fuera de lugar, en esta está ya completamente integrado en el grupo protagonista, lo que hace que no tengamos "trama romántica" y veamos simplemente a un trío de amigos que se dedican a vagar por el espacio-tiempo pasándoselo bien. En esta temporada explota también como nunca toda la trama de River, y siendo como es una de las secundarias más potentes de la franquicia eso es mucho decir. 
No obstante, la trama principal del Astronauta imposible no termina de gustarme, la gran sorpresa de la temporada era relativamente previsible y aquí vemos como Moffatt vuelve a caer en una gran amenaza para todo el universo y todo el tiempo, y me parece que las amenazas tan grandes no funcionan bien en la serie por el simple hecho de que al final las salva un tío que va por ahí tonteando con un fez. En general me parece una temporada algo irregular, con grandísimos momentos, pero también con otros que no terminan de funcionar o que son extraños (el argumento de la "carne", por ejemplo, no me parece que diera para dos episodios). El tono sigue siendo bastante oscuro, alcanzando cotas bastante épicas en momentos (y aunque es una épica algo forzada y pretendida, funciona muy bien). El humor sigue estando presente con algunos buenos gags y momentos surreales, pero en general con Moffatt -aunque es quizás todavía más imaginativa- la serie olvida las tramas más infantiles y pulp que si tenía con Russell T Davies. 
Mejores episodios: Un hombre bueno va a la guerra, La chica que esperó



7ª temporada: 50 años  
Partida en dos, esta es en verdad una temporada doble algo rara. Por una parte tenemos una primera mitad de capítulos centrada en los Pond, que -a pesar de algunos capítulos entretenidos y una gran inclusión en la serie como es el padre de Rory- se muestran ya muy agotados como protagonistas. Los Pond acabaran su aventura en lo que supongo que debería ser un gran episodio, sin embargo su final me parece algo anticlimático pues los ángeles llorosos son unos villanos extraños que funcionan mucho mejor a pequeña escala y cuya mitología se ha ido retorciendo demasiado con el paso de los años.
La segunda mitad ya se enfocaba por completo al 50 cumpleaños de la serie y funciona mucho mejor. Smith interpreta un Doctor mucho más sobrio y adulto, y el cambio le sienta muy bien al personaje. Clara añade frescura a la serie con el misterio que la rodea. Y la recta final de la temporada es sencillamente muy espectacular, con tropocientos homenajes de la serie a sí misma y episodios de multidoctores. La temporada estaba muy bien pensada como celebración de la serie y funciona muy bien a nivel de espectaculo, transmitiendo la épica y la sensación de gran acontecimiento que pretendía logra. Alguna trama se cierra un poco de forma mágica, pero con Doctor Who al final las paradojas temporales acaban funcionando como Deux Ex Machina y en ocasiones es mejor no buscarles mucha explicación y quedarse con lo bien que funcionan en un primer momento y lo enrevesados que son los guiones en ocasiones para camuflarlas o al menos no hacerlas muy flagrantes.
Mejores episodios: El nombre del Doctor, El día del Doctor, El tiempo del Doctor

8ª temporada: Doctor m.c
Vientos de cambio, tras dos doctores que tenían mucha trama romántica -o que se vendían mucho en ese sentido-, llega un Doctor "viejo", un Capaldi con 55 años que destila carisma por todos sus poros y que además presenta a un personaje distinto. Este Doctor ha hecho ya cosas demasiado imposibles como acabar con la Guerra del Tiempo y superar su ciclo de regeneraciones, es un Doctor tan poderoso que no sabe quién es o por que reglas regirse, y es también un Doctor hastiado de intentar ser un héroe. Le vemos buscando su identidad, y su naturaleza sigue siendo la idealista de ayudar a todos pero ahora se muestra mucho más pragmático y arisco en la superficie.
Clara es un personaje extraño, su arco principal era con el Undécimo, y con este era también con el que se había establecido el vínculo afectivo; la serie intenta cambiarlo a una relación de colegueo y de aventuras -con toques de maestro y aprendiz-, y creo que lo hace bien en un primer momento y que además adquiere matices muy interesantes con un Danny que toma un rol muy distinto al de Rory al enfrentarse continuamente al Doctor.
En esta temporada Moffatt como showrunner comienza a mostrar claros síntomas de desgaste. Hay grandes episodios e ideas con Capaldi, pero en líneas generales las temporadas y las aventuras de este Doctor parecen demasiado episódicas, sin que se aprecie una clara sensación de progreso. Así mismo, la gran trama de este Doctor es mucho más íntima al centrarse en Missy, lo cual ocasiona una sensación extraña al haber girado la serie hacia desenlaces muy espectaculares en sus últimas temporadas.
Mejores episodios: Escucha

9ª temporada: The Rocktor 
El desgaste de la serie en la temporada anterior se hace aún más evidente en esta. Capaldi es un gran actor -y de hecho el poderio de su actuación convierte a "Heaven Sent" en uno de los mejores episodios de la serie- pero se nota que la serie no tiene un rumbo claro; sin un doctor joven con el que enganchar con trama romántica intentan "modernizar" al Doctor con gafas de sol y una guitarra eléctrica, y en ocasiones se nota muy forzado... sobre todo porque Capaldi ya tiene un porte "punk" que hace al suyo un Doctor moderno sin necesidad de pretenderlo. Esta incertidumbre es patente en Clara como en pocos personajes, intentan convertirla en una especie de adicta al peligro capaz de eclipsar al Doctor en ocasiones, intentando aquí también potenciar el sentido de responsabilidad y culpa del propio protagonista, la idea de por si no me parece mala y la serie ya había experimentado con ella en la temporada anterior pero creo que no terminan de hacerla funcionar... en parte porque las tramas de los episodios son bastante normalitas y en parte porque hacerla requeriría mostrar un lado muy antipático de la pareja protagonista. Recurren a muchos arcos dobles, pero ninguno de ellos es especialmente bueno y da la sensación de que son todo historias alargadas.
La temporada pretende ser muy grandilocuente y nos transporta a escenarios muy evocadores en su principio y su final, pero la amenaza del "híbrido" es demasiado oportuna; ignorando incluso las temporadas clásicas, en base sólo a las temporadas modernas, la aparición de un concepto como tal resulta demasiado forzada y poco creíble. Como apoyo de esta amenaza tendríamos al personaje de Ashildr, pero por muy interesante que sea la idea de este, a su interpretación le falta bastante contundencia.
Mejores episodios: Enviado del cielo


10ª temporada: De Doctores y Amos
La última temporada de Moffat como showrunner continua la tónica de las anteriores. El Doctor de este escritor era el Undécimo, y con este Duodécimo no termina de encontrar una línea constante a seguir. La temporada tiene algunos buenos episodios y momentos, pero en general se nota inconhexa y algo atropellada, con unos episodios cuya relación entre sí es bastante forzada y donde algunas actitudes de personajes son excesivas (la serie incluso desaprovecha una idea tan potente como el "incapacitar" al Doctor). La trama de esta temporada es algo extraña al ser bastante íntima; tenemos algunas tramas secundarias a lo largo de los episodios que no terminan de funcionar por lo apresurado de su resolución como son la invasión de los monjes o la ceguera del Doctor, sin embargo es justo decir que toda la trama argumental referente a Missy es excepcional y permite a la serie explorar tanto a este personaje como a su relación con el Doctor. Se trata de una temporada muy dramática, mientras las temporadas de Doctores anteriores acaban con amenazas cósmicas (que aquí también hay, aunque el guión las trata bastante mal), el Doctor de Capaldi se ha enfrentado a conflictos también muy desastrosos pero más íntimos. Esta temporada es el triste fin de un viaje que ha llevado a sus protagonistas hasta unos límites que no se podían haber alcanzado sin las excelentes interpretaciones de sus actores.
Señalar también que no tenemos a Clara, y por mucho que me gustase el personaje es una buena noticia pues la serie encuentra en sus sustitutos un balón de oxígeno. Bill Potts es tan carismática como entrañable, y se agradece que sea una chica normal y no un personaje de relevancia cósmica como otros anteriores. Bill hace preguntas inusuales en la serie y su actitud hace que sea muy fácil identificarse con ella. Nardole es otro gran acierto de la serie, que gana cuando en lugar un único acompañante tenemos a alguno más que permite que haya cierta dinámica entre los secundarios más allá de la dependencia estricta del Doctor. 
La temporada es algo irregular, con un par de episodios muy buenos, otros muy malos y un resto algo irregular que pueden gustar más o menos. A nivel de producción hay algún que otro escenario magnífico y en general la serie resulta bastante resultona dentro de los pequeños escenarios en los que suelen moverse los personajes. Es una temporada salvada por los actores y la excelente química que demuestran entre ellos, pero algunos de los episodios se sienten repetitivos y poco originales.
Mejores episodios: Suficiente mundo y tiempo, El Doctor cae

EXTRA

Torchwood

La premisa de este spin-off no es mala. Hay aliens... pues la humanidad tiene que prepararse para enfrentarse a ellos cuando no aparezca un loco en una cabina azul, y si al frente de ese equipo tenemos a Jack Harkness mejor que mejor. 
La serie parte de esa idea siempre potente de un equipo de agentes muy especializados que luchan contra amenazas que no podemos ni comprender. El problema es que ese equipo de agentes es un quinteto de idiotas que la mayor parte del tiempo te dan la sensación de no ser demasiado profesionales, y las amenazas suelen ser siempre unos bichos feos a los que llaman "sapos" y que no hacen gran cosa más allá de matar a cuatro desgraciados de Cardiff. 
La idea de Torchwood no es es mala, pero su ejecución es pésima. La serie intenta venderse como una especie de versión adulta de Dr.Who, con menos humor y menos "magia"... pero que los protagonistas digan tacos y se acuesten entre ellos no los hace adultos, y así mismo que tengamos un poco de sangre no hace las historias adultas. Torchwood es un producto interesante en su idea, y tiene algunos buenos capítulos y algunas buenas ideas, pero en líneas generales es una mala serie, una mala serie que apunta a horrible en muchos momentos. Los protagonistas son auténticos niñatos dominados por sus hormonas que no paran de autocompadecerse por todos los horrores que ven y -salvando algún momento puntual- no se empatiza con ellos (Gwen, la coprotagonista de esta serie, es cargante y hostiable como pocos personajes he visto). Las tramas en si son extrañas; algunas tienen buenos planteamientos, pero los desarrollos suelen ser tan pretendidamente dramáticos que le restan fuerza, y así mismo se nota que hay muchos varios guionistas en la serie y en ocasiones cada capítulo parece hijo de su padre y de su madre, provocando que la serie carezca de coherencia interna.
Las dos primeras temporadas de esta serie son, sencillamente malas. Tienen algún chispazo original, y Jack no deja de ser un personaje tan carismático que esta serie no puede arruinarlo por completo, pero en general estas temporadas son un procedimental sobrenatural fallido.
Con la tercera la cosa cambia. Todo el mundo menciona siempre la tercera temporada de esta serie como algo digno y recomendable. Son sólo 5 capítulos que componen un arco continuado, una película de más de 4 horas firmada por Russell T Davies y que está a la altura de los mejores tiempos de Doctor Who... dando él a las tramas de alienígenas el prometido enfoque adulto. La trama de esta temporada es verdaderamente dramática y tanto narrativa como actores rayan a un gran nivel.
Y luego tenemos la cuarta temporada, que pretendía seguir el estilo de la tercera, esta vez con una gran historia de 10 episodios, y con el plan de "americanizarla" para venderla en EEUU. Y la idea de la temporada es buena, pero los nuevos personajes que incorpora son horribles, y como el desarrollo es bastante simple y tópico en su primera mitad la temporada lo tiene ya todo perdido en su desenlace. Esta cuarta y última temporada resumiría la esencia en si de la serie, una buena idea... mal ejecutada.