lunes, septiembre 18, 2017

Lo peor de ambos mundos

DUELO XXVI
(la batalla de la autoinmolación)
Alien Covenant 
vs
Terminator Genesis

Los duelos vuelven al blog con un enfrentamiento espectacular para reseñar conjuntamente dos bodrios cuyo nivel de degeneración argumental es tan grande que resulta dificil afirmar cual de ambas es peor y donde advierto que habrá detalles de la trama, porque si no las críticas destructivas son muy aburridas...

Como película en sí...

Creo que como película en sí, "Terminator Génesis" ganaría este duelo. Ambas son dos basuras considerables, pero Covenant tiene algo parecido a un argumento. Uno más o menos entiende que hay más o menos una historia con David intentando criar aliens por su complejo de criatura de Frankenstein que ahora quiere crear vida, y por medio pues pilla a los clásicos colonos de turno... ahora bien, la continuidad con Prometheus es muy discutible al liquidar a la protagonista de aquella película fuera de cámara, uno no sabe que demonios pasa con los "ingenieros" de ese planeta, y luego la tripulación no le importa a nadie... Scott repite el error de meter demasiados personajes humanos y uno no llega a aprenderse el nombre de ninguno de ellos (además, la película es extraña, y te presenta X personajes que parece que van a ser protagonistas y que mueren a las primeras de cambio). El guión fuerza muchas cosas y hay personajes cuyas acciones no tienen directamente sentido (dejando a un lado la manía de salir a explorar planetas sin trajes espaciales, eso de seguir haciéndole caso a un robot que claramente es homicida es ridículo), y luego todo se remata con un "cambio" de androides que se huele a la legua. 
Con todo, esto es mejor que Génesis, donde sencillamente las cosas no tienen sentido. Teóricamente esta iba a ser la primera de una trilogía, con dos películas que se han quedado en el limbo por el fracaso de esta. El problema es que estas películas iban a responder a preguntas que ahora se quedan como interrogantes demasiado grandes como para ser ignorados. La película pretende ser un reinicio de la franquicia con muchos giros de guión y muchas cosas molonas, y si todo eso gira en torno a viajes en el tiempo... pues al final tenemos personajes que nunca sabemos porque están en un lado u otro, acción descerebrada y muchas tonterías. Alien no termina de funcionar como película de terror porque toda la tripulación son chaquetas rojas y se merecen morir, uno no empatiza con ellos... pero en Terminator tenemos a 3 o 4 personajes, con nombres muy icónicos, y sencillamente uno no se cree sus aventuras, todo es tan exagerado e intenso desde el principio que uno no cree que vayan a morir, no existe esa sensación de máquina asesina de la que es imposible huir... es una película de acción sin tensión ni emoción de ningún tipo.


Como entretenimiento...

Aquí ganaría Covenant... sencillamente es mucho más aburrida. Tiene alguna composición visual interesante, tiene alguna escena que está bien, y mola ver a unos aliens con tanta movilidad por mucho que la mitad de ellos no tengan sentido dentro del universo de estas criaturas, pero la película es un extraño monstruo donde se nota mucho que Scott quería hacer una película metafísica pero le obligaban a meter bichitos. Un debate sobre teología con xenomorfos como catalizador es, sencillamente, muy raro. Y si el terror no funciona, porque los personajes son irrelevantes o tan tontos que uno quiera que mueran (¡vamos a descender aunque las máquinas digan que no aguantarán!), hay cosas sin sentido (la fragilidad de las puertas de compartimentos estancos) o la película recurre a tópicos insultantemente manidos (¡un polvo en la ducha en una película de terror! por favor Ridley...), la película lo tendría jodido. Pero lo peor son las pretensiones de la película, que va de artística y recurre a trucos tan pomposos como ponerse a citar a Shelley (o al autor que sea, odio a toda ese generación gracias a Dan Simmons y su obsesión por Keats en Hyperion) porque ahora el poema de Ozzymandias es conocido por Watchmen y Breaking Bad. No es que la película sea pedante en ese momento, no es que sea aburrida en el momento del concierto de flauta o ridícula cuando el alien emerge del Doctor Manhattan en plan bailarin, es que la película es sencillamente aburrida.
Genesis es una basura que no transmite emoción, pero al menos es consciente de su propia inmundicia y pretende ser entretenida aunque sea a costa de ella misma y de referenciar las escenas y frases míticas de la franquicia cambiandolas algo. Es excesiva y sus escenas parecen escritas por un grupillo de fans de 15 años que sencillamente piensan en lo que molaría ver a Arnold upgradeado no se sabe muy bien porque al grado de T-1000, y el nuevo ¿T-3000? al principio es muy lento y al final directamente es ese Terminator gaseoso que parecería la evolución natural de la saga, y uno no sabe porque actúa, o si se puede acabar con él, o si es capaz de convertir a la gente como si fuera un Borg o qué, y uno no sabe que pasó con el T-1000 que mató a los padres de Daenerys, y mejor no se pone a pensar en la explicaciones de nexos fijos en el tiempo y cosas así. Todo es una sucesión de chorradas sin sentido donde las leyes de la física parecen existir de una forma muy flexible... pero bueno es ¡Daenerys de la tormenta contra el Undécimo con J Jonah Jameson de por medio! La película sabe que es una chorrada intrascendente, una fumada espectacular que no intenta otra cosa que vivir en una constante huida hacia delante argumental.


Como parte de la franquicia...

Aquí también gana Covenant. Génesis es una sucesión de disparates sin sentido, pero... tenemos viajes en el tiempo, y más o menos la película intenta cerrar un círculo... elíptico que este sea. Tiene sentido que si el Terminator del 84 fracasase, Skynet no enviara uno unos cuantos años después para que matara a una Sarah Connor ya sobre aviso, tiene sentido que enviase uno antes... y tiene sentido entonces que toda la línea temporal se hubiera ido a la mierda... otra cosa es que si Kyle Reese viaja al pasado debería viajar al pasado de su linea temporal y no al de la nueva que se ha generado... pero bueno, eso ya pasaba en Regreso al futuro II cuando Tannen regresaba al 2015 correcto en lugar de al que había creado, y bueno luego ya lo de John Connor y su versión robótica... en fin... wibbly wobbly... time-y wimey... stuff.
Pero en defensa de Génesis juega su irrelevancia, pero Covenant... no tiene sentido. El líquido negro de Prometheus podía entenderse hasta cierto punto si se obviaba el pulpo gigante... pero ¿por qué ahora los aliens se transmiten por "polen"? ¿Para que demonios necesitas el huevo y todo eso si ya vía polen salen unos bichos bastante chungos? ¿Donde han quedado las reinas? ¿Como consigue Daniel los huevos? ¿Por que los Aliens ahora son como patos y parecen recordar la primera cara que ven? ¿Qué mierda de civilización tenían los Ingenieros? ¿La fase del atrapacaras ahora solo dura un par de minutos y este no se retira al final? ¿Quién es el lumbreras de Hollywood al que se le ocurrió que una serie de cortos promocionales online fueran obligatorios para comprender o entender mejor una película?
Genesis es una sucesión de chorradas, pero la película es tan "pulp" que uno no piensa que alteren la franquicia, sería algo así como el Alien-Predator... pero con esta nueva trilogía Scott parece tener un ataque de "autoritis" y querer renegar de todas las películas de Aliens hasta la fecha para que sólo su visión cuente, pero no es ya que sea absurdo renegar de la excelente "Aliens" de Cameron, es que esta película contradice la propia Alien original de la que es una burda y extraña copia.

Así pues, al final, en este duelo negativo gana "Alien Covenant" absolutamente incongruente con su saga y, por su pretenciosidad, mucho más aburrida que esa sucesión de explosiones chorras y chascarrillos que es Terminator Génesis.

viernes, septiembre 15, 2017

Un corsé de 18 páginas

One Piece 878 - Capitán de la guardia de la tribu Mink, Pedro

Considero a Oda un maestro del formato semanal del manga; es un mangaka que sabe medir muy bien el tiempo de sus obras y que consigue que normalmente cada capítulo acabe con una gran viñeta que incita al lector a querer ver como continua, y sabe hacerlo sin reducir las páginas anteriores a la insustancialidad en favor de ese último golpe de efecto. Sin embargo, el formato de la Jump, de los mangas en general, no deja de ser muy tiránico, y en esta saga lo estamos viendo como pocas veces. Oda puede ser un maestro, pero hay escenarios que sencillamente son muy difíciles de manejar. No creo que One Piece fuera mejor si fuera una serie mensual -porque creo que de hecho Oda se iría demasiado por las ramas-, pero si que creo que algunos capítulos serían mejores en este caso... y estos últimos son unos de ellos.
El ritmo en Totland esta siendo... extraño. Me pareció muy extraño que el momento del "si, quiero" no fuera final de capítulo cuando eral clímax natural de la saga (ver reseña), más cuando antes habíamos tenido un par de capítulos de inicio de la Tea Party. Ahora pasa algo parecido, el final de esta saga se está alargando mucho, y es comprensible en parte porque hay que dar tiempo a Sanji y cía para que hagan el pastel... pero todo eso lo hacemos a costa del ritmo de la serie, que se resiente mucho ante estos acontecimientos y una huida de Big Mom que se esta eternizando. Ahora ese testigo pasará a la lucha de Luffy contra Katakuri... lucha que me intriga bastante porque el protagonista de la serie aún no habría de tener nivel para hacer frente a semejante monstruo (y más estando tan agotado como supuestamente esta), pero debería ser también una lucha "ligera" ya que Oda no tiene tramas para desarrollar paralelamente a la veintena de capítulos que un enfrentamiento así requeriría según la narrativa habitual de la serie (cierto es que tenemos a Capone, los Vinsmoke e incluso la travesía de la banda, pero esto no parecen tramas con la suficiente entereza para mantener la serie durante un par de meses).
No obstante, la estrella del capítulo, debería ser Pedro. Digo "debería" porque creo que a Oda no le ha quedado tan bien como intentaba. El como la banda ha conseguido huir del cerco de los piratas de Big Mom me parece sobresaliente, en sí el capítulo no tiene apenas relleno y todo se nota muy sólido y lógico. Tenemos buenas reacciones de los protagonistas al sacrificio de Pedro, tenemos a Big Mom pegándole un bocado al Sunny. Tenemos a Luffy pensando y actuando con contundencia (aunque también podía haber arrojado a Katakuri al espejo y después haber roto este desde fuera). Tenemos a Jimbe actuando como un miembro más de la banda. Y tenemos el Coup de Burst como un elemento diferenciador. Todo ahí perfecto. Sin embargo, todo el flashback de Pedro se me hace raro. No me parece especialmente malo (aunque la explicación del nombre de los piratas de la noche es muy manida), pero tampoco me parece especialmente emotivo, y creo que Oda intentaba que detalles como el hecho de que él fuera quien diera a Carrot sus guantes o su encuentro con Roger fueran más emotivos. Es extraño, porque creo que el lugar de este flashback debería haber sido el capítulo anterior, terminando sus palabras con la búsqueda del momento para brillar con la explosión, ese tipo de paralelismos son muy de Oda y tengo la sensación de que sencillamente no ha podido meter las páginas en el orden que quería por los rigores del formato semanal de la Jump. Las motivaciones y el sacrificio de Pedro como tal me siguen parecido correctas, pero creo que Oda no ha encontrado las páginas para conseguir el efecto deseado con ellas... aunque creo que sencillamente Totland no era el mejor escenario para intentar introducir un nuevo secundario de este tipo en la serie habida cuenta de la existencia de la trama de Sanji, la obligación de presentar a muchísimos personajes y las restricciones narrativas que creo que el propio Oda se impuso tras el desmadre de Dressrosa (esta saga, en este sentido, me recuerda mucho a Thriller Bark, donde creo que Oda se contuvo mucho con las páginas después de que Water 7 se alargara hasta lo indecible). Naturalmente queda la duda de saber si Pedro ha muerto o no, porque aunque parece que sí (y casi sería lo mejor que podría pasarle a no ser que tenga la fruta del teletransporte) hay bastantes cosas que han quedado en el aire como si tiene fruta o alguna otra habilidad especial que hacía que Luffy no pudiera detectarle. 

miércoles, septiembre 13, 2017

Los inadaptados más poderosos de la Tierra

Misfits

Esta es una de esas series que responden a la etiqueta "de culto", comenzó su andadura en la televisión británica a finales de la década pasada y sobrevivió durante 5 convulsas temporadas en las que le paso todo lo malo que le puede pasar a una serie hasta que finalmente fue cancelada.
El argumento es bastante original y sugerente; se trata de una serie de superhéroes, pero en ella los poderes los reciben un grupo de marginados sociales que no saben muy bien que hacer con ellos y a los que estas habilidades traerán más problemas de otra cosa.
Tenemos a un grupo de 5 jóvenes condenados a realizar trabajos sociales (aunque ninguno por delitos tan graves que puedan conllevar la antipatía del espectador, no llegan a ser "malos porque el mundo los ha hecho así" pero casi). 5 jóvenes completamente distintos entre si que en otras circunstancias difícilmente acabarían juntos. En su primer día de trabajos tiene lugar una extraña tormenta y literalmente les cae un rayo encima. Esta tormenta les conferirá a cada uno de ellos un poder aparentemente asociado a su personalidad, como también se lo conferirá a decenas de ciudadanos más que conformaran el grueso de enemigos y aliados que el grupo se encontrará a lo largo de los casi 40 episodios que componen la serie.
En sus dos primeras temporadas, esta serie es muy recomendable. En sus inicios la premisa se muestra fresca y original, dando lugar a situaciones tan curiosas como absurdas. Los poderes que la tormenta ha dado a los habitantes de la ciudad no son especialmente espectaculares, más correcto sería decir que son bizarros... y en algunos casos directamente constituyen una enorme putada para sus portadores. En estas primeras temporadas la trama de la serie es continuada, y esta trama ocasiona que se forjen unos lazos de amistad bastante consistentes en el grupo (sin que los personajes renuncien a sus particulares idiosincrasias). El mundo que nos presenta la serie es también bastante consistente, con muchos secundarios y una sensación de mundo real dentro del surrealismo de la serie. El guión está repleto de buenos giros de guión y consigue mantener la tensión, mientras al mismo tiempo muestra una crítica bastante mordaz a la sociedad británica y al submundo en el que sus jóvenes han de sobrevivir y se permite un ejercicio constante de comedia oscura con algún que otro episodio entregado por completo al absurdo. Al buen guión se le suman unos buenos actores que dotan a sus personajes de presencia y carisma. 
Sin embargo la serie no estaba planificada para una larga duración. La primera temporada funciona a la perfección, y digamos que en su último episodio le meten un enlace para una trama más larga que había de desarrollarse en las siguientes. En la segunda esa planificación continua y -a pesar de que la serie pierde un poco de solidez- el trabajo de guión y producción lo palia y vemos otra magnífica tanda de episodios centrada quizás más en el crecimiento de las relaciones de los personajes. Sin embargo en la tercera temporada la serie sufrió un disparo a su línea de flotación cuando uno de sus protagonistas la abandonó, algo que se convertiría en una tónica en la serie para que en su quinta y última temporada tuviésemos un quinteto protagonista no que tenía nada que ver con el original. En esta tercera temporada el bajón en los guiones ya es evidente, sigue habiendo una trama principal, pero la consistencia en los guiones y la coherencia del mundo desaparecen casi por completo y la temporada es una sucesión de tramas más o menos acertadas hasta llegar al final. Es importante señalar que las temporadas son relativamente independientes, y este sería posiblemente el mejor momento para dejar de ver la serie al cerrarse el arco de los protagonistas iniciales.
La serie sobrevive a malas penas en su tercera temporada, pero la cuarta es un desastre a todas luces, con todos los defectos potenciados por un reparto carente de carisma y de química interna. En la quinta temporada la serie remonta algo porque ya era difícil seguir cayendo, e incluso comenzamos a creernos que pueda haber amistad entre los protagonistas... pero para entonces todo estaba ya perdido y la serie virtualmente cancelada.  
Es difícil recomendar esta serie. Sus dos primeras temporadas rayan a una gran altura, son originales y tienen ese humor oscuro y trasgresor y esa crítica social que tan agradable es en muchas series británicas. Sin embargo se nota que era una serie que planeaban temporada a temporada y, sencillamente, la fórmula se agota pronto. Los guiones sufren un perdida de calidad pasmosa (aunque hay que decir que incluso en sus peores momentos la serie tiene algunas ideas espectaculares y consigue tratar temas tan serios como las violaciones, los abortos o la transexualidad), a ello se le suma un cambio de actores nada beneficioso y una dirección bastante más irregular.
Es una serie curiosa y no exenta de calidad, pero me cuesta recomendar una serie que claramente va de más a menos. 

domingo, septiembre 10, 2017

Ejemplo de como no adaptar una historia

Shuumatsu Nani Shitemasu ka? Isogashii desu ka? Sukutte Moratte Ii desu ka?

"Suka Suka" para los amigos, es un ejemplo de como no estructurar una serie. Quizás el problema de fondo ya estuviera en las novelas originales, pero creo que el formato literario permite mejor separar los arcos y desarrollar el drama de una forma más natural y gradual. En el anime el estudio no tiene tanto tiempo, ni puede separar claramente tramas y esperar que medio año de descanso permita que los personajes y el universo se fijen en la mente del espectador. En el anime no hay apenas margen para la maniobra y la estructura de la serie y su montaje deben de estar muy medidos si se pretende adaptar un millar de páginas de novelas ligeras... y eso no pasa en esta serie.
La historia de "Suka Suka" nos transporta a un futuro algo lejano donde una especie de bestias antropomórficas viven en islas flotantes sobre un mundo dominado por bestias creadas por los extintos y malignos humanos. Un humano que casualmente no esta extinto, y que tiene 500 años y ciertas habilidades sobrenaturales va por allí y por allá y le encargan que cuide las armas de un almacén. Las armas al final resultan ser una especie de hadas que esta sociedad algo distópica usa como sacrificios contra las bestias que las atacan. 
Este es, a grandes rasgos, el argumento de la serie, un argumento en el que, como es normal, poco a poco se profundizará para resolver sus misterios. Nuestro prota está muy dopado y mola, y las hadas son todas chicas monas muy simpáticas y bonitas, y encima hay una ogra muy cachonda que bromea con comerse al prota. Hasta ahí todo estaría bien, más si le añadimos una comedia funcional, un poco de romance simpático y una acción más o menos efectiva. Cuando uno comienza a ver la serie sabe que esta viendo la enésima adaptación de una ligth novel y todo resulta predecible a la par que confiable; uno no espera que la serie le arregle la vida, pero tiene la experiencia suficiente para saber que este tipo de series pueden ser relativamente entretenidas y disfrutables, y "Suka suka" parece apuntar a ser una buena serie dentro de su género.
El problema es que esta serie no conoce la contención, y pronto salta hacia los terrenos del drama, el drama exagerado con una historia que sólo puede conducir hacia un final. Y podría no estar mal, pero la serie erra al girar demasiado rápido hacia esa dirección. Supongo que en las novelas todo conducirá también a ese final, pero entiendo que las páginas dan margen para desarrollarlo todo de forma más sutil. En el anime la sutileza no existe; practicamente todo se transforma en un drama tras el primer acto. Y es un error. Que todo sea tan triste e inevitable resta fuerza al drama, que todo sea tan exagerado y tan horrible anula la emoción. Sin emoción todo quedaría supeditado a las formas, a la narrativa, y esta no sólo es convencional si no errónea, pues la falta de minutos nos priva de minutos para familiarizarnos con los personajes (hay multitud de secundarios de los que no llegaremos a saber el nombre, y no nos importará). 
Creo que con algunos episodios más de comedia sencilla o de aventuras optimistas todo sería mucho más efectivo e impactante al final, pero la serie no dispone de esos minutos entra demasiado pronto en una espiral de drama superlativo que hace que no nos importe lo que veamos y que presenciemos el drama con una gran indiferencia.
Una serie fallida.

jueves, septiembre 07, 2017

Cuando la INMENSIDAD se queda pequeña

Xenoblade Chronicles X


A pocos meses de la salida de su segunda parte oficiosa, al fin he podido sacar tiempo para jugar la continuación espiritual de uno de los más míticos juegos de Wii (ver reseña). Y este Xenoblade X es el mejor tipo de secuela imaginable, es un juego que toma muchas de las características del juego original, que se basa en su sistema de combate y en muchas otras de las virtudes de aquella obra; pero más allá de ser una secuela continuista busca su propia identidad para bien o para mal. Hay cosas de Xenoblade que continúan en este "X", pero hay otras que no; en algunos puntos este juego es mejor que aquel, y en otros es peor. Es lo mejor que puede ser una continuación: un juego diferente.

La base jugable de este juego es similar a la de las aventuras de Shulk; básicamente tenemos un mundo gigantesco -absurda y desproporcionadamente grande en este caso- y hemos de recorrerlo con nuestro grupo de hasta cuatro héroes, enfrentándonos a toda una legión de enemigos y fauna autóctona a nuestro paso, enfrentamientos en tiempo real en los que vamos luchando cuasi automáticamente en función a las estadísticas de nuestro personaje y donde podemos usar unas determinadas artes que nos otorgaran ventajas o harán las veces de ataques especiales. Ha cambiado un poco el sistema de ataques combinados, tenemos infinidad de artes a nuestra disposición en base a las armas que portemos y a un nuevo sistema de clases (la cantidad de habilidades pasivas y activas a nuestra disposición, ya sea por el personaje o por el equipamiento son incluso demasiado grandes, llegando a saturar el juego por lo exagerado de las opciones que permite), y tenemos además a nuestra disposición un "pequeño" power-up en forma de un mecha de más de 10 metros de altura. Hay cambios, pero el esquema jugable en batallas es parecido al del primer juego.
El gran cambio es que este no es un juego orientado hacia la historia, o al menos no está enfocado claramente hacia ella como si es habitual en muchos otros RPG nipones. Hay un trama, y es sumamente interesante y me parece mucho mejor que la clásica trama de un adolescente que ha de salvar el mundo gracias al poder de la amistad y los clichés (de hecho el jugador controla un avatar y, con la excepción de Elma y Lin el resto de personajes a controlar son casi completamente opcionales). La trama de este Xenoblade X, para aquel que la busque por medio de sus misiones secundarias, se muestra tremendamente sólida e interesante, no siendo para nada la batalla de los humanos contra los Ganglion o la búsqueda del Arca de la Vida; la historia de este Xenoblade es la de la integración de muchas culturas, el mensaje es el de la tolerancia hacia las costumbres y formas de vida distintas a la nuestra, el intentar comprender actos que pueden parecernos extraños o absurdos. El como "Nueva Los Angeles" se llena de vida, vida de todo tipo que aprende a ayudarse entre ella no sin dificultades es la verdadera historia de este juego, y en esta historia encontramos pinceladas de una ciencia-ficción bastante potable que muestra escenas de todo tipo y no tiene reparos en ser en ocasiones incluso cruel con el jugador a pesar de que el tono general del juego es ligero.
Pero este juego, por muy carismática que sea Elma, por mucho que las tramas de secundarios estén incluidas en la versión europea, se centra en la exploración. Mira es un mundo sencillamente inmenso, y tras casí 200 horas de juego sé que todavía me han quedado algunas zonas que explorar... pero es tan grande que no recuerdo donde estaban. Y ese mundo tan increíblemente grande esta abierto desde un primer momento al jugador; cierto que algunas zonas no son accesibles por estar flotando en el aire (la creatividad visual de este juego es tan prodigiosa como fascinante), cierto que hay grandes muros y enemigos demasiado poderosos que en ocasiones nos impiden el avance... pero siempre podemos rodear los enemigos o buscar nadando alguno de los accesos a las 5 gigantescas regiones del juego. Desde el principio podemos ir a cualquier punto del juego, otra cosa es que no tengamos nivel jugable para ello y que aproximarnos a ciertas zonas o enemigos sea poco menos que un suicidio, pero la libertad está ahí y uno puede dedicarse desde el principio a explorar, a descubrir zonas y sembrar el mundo de sondas de exploración, a recolectar mil y un objetos que luego usaremos en las misiones secundarias. Como he comentado previamente, la historia principal es relativamente sencilla, y podemos acceder fácilmente a ella desde el barracon BLADE en el que vive nuestro protagonista (el cuerpo militar al que pertenecemos), pero serán los habitantes de "Nueva Los Angeles" los que nos pedirán mil y una misiones que nos harán explorar la ciudad y que a su vez desarrollaran la citada trama de convivencia.
Y esta exploración es, sencillamente, todo un placer para los ojos. WiiU puede ser una consola limitada, pero Monolith ya creo un mundo inmenso en el primer Xenoblade y en esta ocasión multiplican por mucho el tamaño de aquel mundo. Mira es inmenso, pero sobre todo esta plagado de mil y un detalles. El diseño artístico del juego es sencillamente sublime; cada rincón del juego es una nueva sorpresa, un despliegue de creatividad e imaginación continuo en escenarios y criaturas que, no obstante se muestra bastante sólido y consistente, lógico y natural a su fantástica manera. El juego exprime la consola al límite y vemos un popping constante bastante molesto (si nos encontramos en una habitación pueden pasar varios segundos hasta que se cargue un personaje que este dentro de ella, siendo este un defecto bastante extraño y molesto), y la carga de texturas también puede resultar bastante molesta si no se ha instalado el juego... pero jugando no hay carga alguna por mucho que viajemos de una esquina del mundo a otra (sí, si nos teletransportamos, pero no es un tiempo excesivamente grande). Visualmente es, sin lugar a dudas, el juego más espectacular de la consola.
La comparativa con Zelda (ver reseña) sería inevitable, ya que el propio estudio Monolith colaboró en la última de Link, sin embargo, si bien Mira es mucho más espectacular y esta mucho más llena que Hyrule, las célebres físicas de aquel juego son aún más impresionantes si se comparan con las cuasi inexistentes de este... y en los cálculos de la CPU de la consola habría también que tener en cuenta una inteligencia artificial que era increíble en aquel juego y que aquí brilla bastante por su ausencia tanto en el caso de enemigos como en el de los propios aliados (los compañeros de la party son bastante estúpidos incluso cuando les asignamos algún tipo de estrategia en concreto que seguir).
Si hablamos del juego visualmente también hemos de comentar su sonido. En cuanto a efectos poco habría que decir, y si bien habría preferido que el juego incluyese el doblaje original en japonés tampoco tengo nada contra las voces en inglés. En cuanto a la música si tendría alguna pega, si bien los temas principales de las diversas regiones son bastante potentes (aunque la "urbanidad" del tema de NLA es horrible para compensarlo) si hay que decir que se hacen poco variados al ser un juego tan libre y apenas poder ser usada la historia como hilo conductor en este sentido.
Técnicamente el último punto a mencionar sería el control, que calificaría como funcional. Las opciones en batalla no son demasiadas y el control cumple, y el manejo de los skells es sobresaliente, pero por contra la navegación por algunos menús puede ser confusa, aunque esto se debería principalmente a la inmensa cantidad de opciones que tiene el juego y a lo amplio de su diseño.
En cuando a dificultad y duración, el juego se adapta al jugador. El mundo es inmenso, y verdaderamente uno puede pasar en él las horas que quiera. La historia principal es corta y el juego podría acabarse en unas pocas decenas de horas; pero la cantidad de misiones secundarias es poco menos que inabarcable, y además en estas uno encontraría los verdaderos retos del juego. Hay también un importante componente online que permite realizar unas extrañas misiones conjuntas donde varios jugadores intentan conseguir logros conjunta aunque no simultáneamente, y donde también podemos prestar nuestro avatar o reclutar al de otros jugadores; pero no soy un gran jugador de onlines y este pseudo-mmo no me parece especialmente brillante en este sentido, amen de encontrarse algo de capa caída por muerte prematura de la consola.
Sobra decir que, para cualquiera que este familiarizado con los rpgs, este un título muy recomendable, un auténtico imprescindible de la consola que se pelea con Zelda y otras joyas como Bayonetta (ver reseña) por el calificativo de mejor juego de la consola. Es un juego particular, con defectos y con virtudes, un juego tan inmenso que es imposible hacerse una idea de su extensión sin jugarlo durante unas horas y darse cuenta tras ellas de que a pesar de habernos perdido en las llanuras de Primordia no hemos hecho si no arañar la superficie de su mundo.

martes, septiembre 05, 2017

OPDM - 019 - Temporada Anime Verano 2007

Nueva edición del podcast... que supuestamente iba a conseguir bajar de las dos horas. Baccano, School Days, Zetsubou-sensei, Mononoke y alguna que otra serie más salvan una temporada regida por las secuelas y las continuaciones de series más largas.
En nuestra enciclopedia friki llegamos a la complicada "Q", que llevará a los Qunari de Dragon Age a la Espacio Profundo 9, concretamente al bar Quark´s.
Y para rematar, en nuestra sección libre, Godzilla por partida doble.
 
Los tiempos del programa son los siguientes:

Anime Verano 2007 (Primera parte) - 00:00
Doujin Work
Devil May Cry
Code-E
Shigurui
Baccano!
Wangan Midnight
Mushi-Uta
Potemayo
Kenkou Zenra-kei Suiei-bu Umishou
Sayonara Zetsubou Sensei
Mononoke
School Days

Altas friki: Quark´s (Star Trek Deep Space Nine) - 00:51

Anime Verano 2007 (Segunda parte) - 01:01
Stranger Mukou: Hadan
Zero no Tsukaima: Futatsuki no Kishi
Higurashi no Naku Koro ni Kai
Bokusatsu Tenshi Dokuro-chan 2
Evangelion: 1.0 You Are (Not) Alone
Aria The OVA: Arietta

Bestiario friki: Qunari (Dragon Age)- 01:33

Shin Godzilla - 01:39
Godzilla (PS4) - 01:52

Como siempre, gracias a todos los que nos escuchéis, y más gracias aún a aquellos que nos dais likes, nos comentáis (ya sea en Ivoox o aquí) o nos hacéis llegar vuestra opinión por twitter. 

pd: fe de erratas. En el programa equiparo un par de veces a los Qunari de Dragon Age con los Centauri de Babylon 5; es un error, la raza a la que me recuerdan son los Mimbari... siempre confundo sus nombres.

domingo, septiembre 03, 2017

Algún día me tocará leer a Dashiell Hammett

La dama del lago

Tras el buen sabor de boca que me dejó "La ventana alta" (ver reseña) tenía bastantes ganas de volver a leer una novela protagonizada por Philip Marlowe, sin embargo la sensación que me ha dejado esta obra de Raymond Chandler ha sido un poco agridulce. Creo que como novela de detectives es superior a mi anterior lectura de este personaje, sin embargo me parece también que es menos disfrutable.

En esta ocasión al detective Chandler le contratan para detectar el paradero de una mujer desaparecida, naturalmente a cada paso que dé Marlowe encontrará un cadáver y poco a poco la trama se irá complicando. Nuevamente vemos el lado más oscuro de la hipócrita sociedad americana de los 40, aunque en esta ocasión creo que el autor se permite menos concesiones y no carga tanto contra las altas clases; los burgueses son el objeto de su crítica, y tenemos policías corruptos y una conspiración cuyas ramificaciones se antoja que pueden llegar muy lejos, pero en esta ocasión los pobres no se encuentran tan idealizados como en otros relatos, son pobres diablos también cargados de defectos. Con la excepción de unos pocos secundarios, todos los personajes que se arrastran por las páginas de esta novela buscan el escapismo fácil de la dura vida de trabajo, supongo que aquí estaría la crítica de Chandler.
Chandler no era el mejor escritor del mundo en lo que se refería a tramas, pero en esta ocasión tengo que decir que no me esperaba el desenlace... y además me ha importado (algo que en otras ocasiones no pasa al ser todo el escenario un mero vehículo para el lucimiento del caustico detective). Sin ser nada del otro mundo, la historia de la novela no está mal... y por supuesto el ligero estilo de Chandler hace que la lectura sea sencilla y amena. Aquí estaría quizás una de mis quejas, en este libro vemos a un Marlowe bastante desencantado, pero falto de algo de fuerza; supongo Chandler comenzaba a cansarse del personaje y faltan más reflexiones del detective, más de esas líneas memorables que eran marca de la casa y dotaron a la saga de un gran carisma.
No me parece ver en esta novela un Marlowe memorable y, siendo una novela de detectives bastante normalita, verdaderamente no puedo recomendar este libro, ni siquiera para iniciarse en el personaje. Un libro para seguidores de la saga.

jueves, agosto 31, 2017

No tan mágica como uno querría

Little Witch Academia

Conocida merced a una Ova de hace algunos años, creo que eramos muchos los que esperábamos que Trigger se animara a realizar una serie de esta franquicia. La gran Trigger de Kill la Kill (ver reseña) tenía en este universo de brujas y colegialas la oportunidad perfecta para dar rienda suelta a toda su imagenieria visual y a todas sus locas escenas de acción. Es escenario parecía poco menos que inmejorable. El resultado final, si bien satisfactorio, si bien carismático y divertido, si bien entretenido y espectacular... ha sido en mi opinión decepcionante. Verdaderamente no se puede decir que sea una mala serie, y en verdad no creo que tenga siquiera un episodio que podamos catalogar como malo; todo el nivel de la serie es en líneas generales muy digno... el problema es que la serie no termina de ofrecer ese plus que muchos esperábamos.

La serie nos narra las peripecias de Akko, una chica entusiasta, impulsiva y muy perseverante, en su objetivo de ser una bruja como su idolatrada Silver Shiny Chariot. Para ello entra en la academía Luna Nova... el problema es que es una bruja tremendamente negada que no logra siquiera levantar el vuelo de su escoba. El argumento poco a poco se complicará y en compañía de sus nuevas amigas Akko irá profundizando en ese sorprendente mundo que subsiste frente a una humanidad que se mueve hacia un futuro en el que la magia ya no parece tener lugar.

La serie es alegre y optimista, y además de los obvios mensajes de compañerismo, esfuerzo e integración que tienen este tipo de series de instituto, añade una reflexión sobre la humanidad, la alienación de la sociedad y los peligros de las sociedades actuales, anteponiendo ante ellos el encanto de la magia, las tradiciones y la artesanía... aunque quizás pueda interpretarse todo más fácilmente como el clásico contraste entre el pragmatismo desencantado de los adultos y la esperanzadora capacidad de soñar de los niños.
Akko tiene mucho carisma, y funciona tanto como baluarte de la acción como de la comedia, y junto a ella hay una buena batería de secundarios como la divertida Sucy, la entrañable Lotte, la perfectísima Diana o la adorable profesora Ursula. El mundo que mágico creado es bastante sólido y da la sensación de tener infinitas sorpresas aún por descubrir, recogiendo la serie elementos mágicos de muchas culturas. El mundo de los humanos reales es sorprendentemente importante, y aquí la serie también plantea algunas ideas interesantes. Visualmente sobra decir que la serie es una pequeña maravilla, con unos diseños coloridos y muy atractivos, con una animación que siempre es muy agresiva ya sea mediante el uso de técnicas simples de una forma muy exagerada y espectacular, o mediante el uso de ordenador y las técnicas más tradicionales por medio de una ejecución impecable. Trigger puede ser un estudio irregular, puede ser un estudio que con la excusa de la experimentación a veces nos da productos muy discutibles... pero cuando Trigger se pone serio sus productos tienen una fuerza visual sencillamente increíble. Todo lo que vemos en pantalla, ya sea en sus secuencias de comedia o de drama, o en esas alocadas secuencias de acción que pueden albergar tanto risas como lágrimas, tiene el sello característico del estudio y una apariencia inconfundible de anime con una estética imposible de imitar a pesar de que parezca lo contrario.
Little Witch Academia serie un imprescindible, una serie absolutamente recomendable, de no ser por un gran defecto: su ritmo. La serie tiene un desarrollo extraño. Como he comentado antes, no hay un episodio malo, no hay un capítulo que parezca que sobre descaradamente. El problema es que, siendo una serie de 25 capítulos, durante su primera mitad tenemos la sensación de que no pase nada especialmente importante, son en su mayoría capítulos de presentación de mundo y de personajes... no son capítulos que estén mal, y algunos son muy llamativos, pero tampoco son unos episodios memorables. En su primera mitad la serie parece correcta, simpática, pero falta de una chispa que amenazaba con tener. Y en su segunda mitad descubrimos una gran trama principal, pero esta se desarrolla quizás demasiado rápidamente, y siendo teóricamente una gran gesta no sentimos que las protagonistas estén en verdad haciendo algo tan grande como la serie quiere hacernos creer. Además, hay algunos fallos extraños, como personajes que se quedan sin un episodio que la serie parecía deberles y trampas de guión ejecutadas con una extraña torpeza. Son detalles extraños, no especialmente denunciables pero si molestos. La planificación de la serie es errática, con una primera mitad demasiado relajada que da como consecuencia una segunda mitad acelerada y con algún que otro capítulo sacrificado como precio.

lunes, agosto 28, 2017

Defenders assemble!

Tras el gran éxito de Daredevil (ver reseña), Netflix ha continuado con la producción de series de superhéroes urbanos en su afán de construir una especie de versión reducida de los Vengadores. Son series que han seguido la estela del diablo de la Cocina del Infierno, con temporadas siempre de 13 episodios -en lo que sin duda es el mayor error de concepción de este proyecto- en los que se desarrolla una trama continuada. Son todas ellas series "iniciales", primeras temporadas en las cuales se presenta a los personajes y sus universos particulares. Son también todas ellas series que pretenden sentirse distintas e independientes, donde Jessica Jones apuesta por un estilo detectivesco casi "negro", mientras que Luke Cage apuesta por el cine negro de la blaxploitation y Puño de Hierro por una influencia más del cine "de chinos". Son también series relativamente independientes, unidas por pequeñas referencias y un par de personajes (con la excepción de Luke Cage, que es presentado como personaje en Jessica Jones y tiene un importante rol de secundario en dicha serie).

Jessica Jones

Completamente distinta al resto de series, "Jessica Jones" sería la menos superheroica de todas, porque la propia Jessica no podía tener menos interés en el prójimo. Se trata de un personaje completamente roto por acontecimientos de su pasado, convencido de que trae la desgracia a todos aquellos que le rodean y que por tanto opta por mantener una clara distancia de seguridad con todos mientras ve el mundo a través de una óptica cínica y pesimista. Esto proporciona a la serie un enfoque muy original, Jessica es una suerte de investigadora privada y el personaje se siente como una versión actualizada de los antihéroes de Kipling, Hammett o Chandler (teniendo en cuenta claro que estamos hablando de una mujer en un mundo de superhéroes dominado por la información). 
La serie intenta emular algunas características del cine negro clásico, algo bastante original y refrescante de primeras. Se sale de lo hábitual del género de las mallas en prácticamente cualquier sentido al tener un desarrollo casi de procedimental, mostrar un villano -terriblemente carismático aunque sólo sea por la elección de Tennant como actor para encarnarlo- con muchos matices de terror psicológico y tener una heroína muy poco heroica, e incluso visualmente apuesta por una fotografía dominada por una paleta de colores bastante rompedora. Jessica Jones es una serie muy distinta a lo que uno normalmente encuentra en el género y por ello, y por su excelente factura técnica y su trabajado guión sería muy recomendable.
El problema es que la serie tiene una serie de defectos bastante graves que empañan sus más que notables virtudes. El defecto más importante y notable es su extensión, claramente la trama no da para 13 episodios y eso se traduce en un par de escenas donde claramente la trama principal se alarga de una forma artificial debido a alguna acción claramente estúpida por parte de algún personaje, así mismo también hay alguna trama estirada como la de un villano secundario o algún que otro flashback. La serie funciona a grandes rasgos bastante bien durante todo su metraje, por eso mismo estos horribles momentos forzados de la trama son muy llamativos para mal. Esta es una serie que claramente daría para 8 o 9 capítulos, y serían unos episodios entonces bastante sólidos con una buena trama y un excelente desarrollo de personajes... pero la inclusión de esas 3 o 4 horas suplementarias empaña de sobremanera el resultado final consiguiendo incluso que se le tome algo de manía a sus personajes por sus repentinos ataques de estupidez.
Al margen de este defecto, el único otro que se me ocurriría sería el hecho de que la acción está terriblemente rodada (algo sorprendente teniendo en cuenta que Netflix venía de Daredevil y que en si este es uno de los aspectos más importantes en el género de los superhéroes). Es curioso, teniendo en cuenta los más que notables valores de producción de la serie y lo cuidada que esta en casi todos los aspectos que este punto sea tan flojo.

Luke Cage

No diría que Luke Cage es una mala serie, pero desde luego esta muy lejos de ser una buena serie. Tiene unos más que notables valores de producción que se reflejan sobre todo en sus exteriores y su amplísimo elenco de canciones. Entre los actores hay alguno normalito, pero en líneas generales cumplen más que de sobra y consiguen paliar con su carisma o su buen hacer un guión bastante endeble. Y la serie pretende capturar la esencia de Harlem, el cine blaxplotation o la simple cultura afroamericana, y creo que lo consigue. Otra cosa es cuando la serie intenta convertir a Luke en un héroe urbano y normalizar su situación... aquí, sencillamente, se adentra en un territorio muy raro de una forma bastante vergonzosa.
Pero la fórmula Netflix está ya muy agotada en esta serie, y en ella además se parece más que nunca a la fórmula genérica de primera película de un superheroe, con presentación de personaje, origen de poderes y algún elemento de su pasado como detonante de los problemas actuales para permitirle emprender un camino de redención. Todo eso pasa en Luke Cage, y esta serie no está entre las pocas ficciones que logran manejar bien tan manidos argumentos. Luke Cage aburre por tópica y por innecesaria, puede que hubiera que introducir al personaje para todos aquellos que no hubieran visto Jessica Jones, pero es un personaje simple que encuentra en su simplicidad gran parte de su carisma, y en verdad tras las pocas escenas iniciales de la barbería y alguna más el personaje ya se encuentra bien definido; todo lo que viene después no es más una repetición de ideas y conceptos, nada originales y no mucho más entretenidos. 
Esta serie peca como ninguna otra de Netflix de alargar la historia hasta los trece capítulos, cuando el argumento se agota antes siquiera de alcanzar la mitad de ellos. Ello se traduce en situaciones sin sentido con unos villanos empeñados en estrategias que ya se han mostrado carentes de sentido ante las habilidades de Luke, en un guión que intenta ser "social" pero que no se atreve con los temas más puntillosos y que recurre entonces al simbolismos para evitar ser menos comercial. En su primera mitad la serie consigue más o menos sorprender por la simplicidad de su acción y el carisma de su protagonista y su villano, sin embargo en su segunda mitad gira hacia una especie de drama más íntimo donde fracasa estrepitosamente gracias a un nuevo villano absolutamente ridículo que da más risa que otra cosa. Tristemente, esta no es una serie que se pueda recomendar más allá del interés que pueda suscitar su protagonista.

Puño de Hierro

"Puño de hierro" no es tan mala como Luke Cage, pero desde luego tampoco es "Daredevil". La serie sigue el esquema más o menos típico de estas series e intenta narrar el viaje del héroe, desde su indecisión inicial hasta un final en el que ya acepta su destino y todo eso. Pero tiene el problema de que su protagonista ya es el Puño de Hierro cuando comienza la serie, y supuestamente para ello ha tenido que superar un gran entretenamiento... lo que hace muy extraño que luego psicologicamente sea un adolescente dominado por las dudas en todo lo que hace. En un principio el personaje de Danny Rand es entrañable por su optimismo e idealismo, hay algo refrescante en la pureza que parece portar... pero conforme avanza la serie esa bondad infinita se transforma básicamente en una estupidez bastante superlativa que juega en contra de la serie.
"Puño de Hierro" intenta vivir en el mundo del Zen y el misticismo, e intenta hacerlo justificando que el centro de una comunidad asiática sea un caucásico rubio de ojos azules, y consigue sobrevivir a ello y hacerlo de una forma relativamente digna. La acción está más o menos bien rodada, aunque algunas coreografías se repiten y el uso del puño es absurdamente escaso, algún combate me parece mejorable y extraño pero también entiendo que es algo que la serie busca al vivir del recuerdo del cine de artes marciales. La serie se nota alargada y en sus guerras contra los chinos inserta algunas subtramas que están ahí para justificar a algún secundario y preparar a alguna historia futura, pero estas partes de la historia son francamente mediocres y su principal impacto sobre la serie es el dinamitar el ritmo de la serie. Curiosamente, una trama que parecería de relleno o tangencial como es la de empresarial se siente la más absorbente de todas por el buen hacer de los actores o unos giros de guión tramposos pero previsibles que la hacen bastante disfrutable. Es también justo reseñar que, igual que "Luke Cage" es continuación en cierta forma de "Jessica Jones", esta "Puño de Hierro" retoma algunos puntos de la trama de la segunda temporada de "Daredevil", siendo la conexión entre ambas series bastante evidente.
El nivel actoral me ha parecido algo más irregular que en otras series, con unos actores que claramente eclipsan al resto. Como he comentado la acción no está mal, aunque se echa en falta algo más de espectacularidad en torno al Puño de Hierro, cuyo efecto es bastante cutre y pequeño si tenemos en cuenta que no deja de ser el elemento distintivo de este superhéroe. El guión es una extraña mezcla de varias tramas secundarias, con una historia principal de redención que se forma en torno a estas y una villana principal que parece no tener otra aspiración que limitarse a ver como crece el héroe. En la dirección vemos un interés por los planos abiertos y una diversidad del color bastante dependiente de cada escenario, con alguna que otra concesión al simbolismo.
Es una serie entretenida que se puede ver sin demasiadas complicaciones; no obstante, no es especialmente notable, y el patrón de todas estas series se ya demasiado repetitivo con ella.

Y finalmente, como he tardado tanto en publicar esta entrada, me ha dado tiempo a incluir en ella a...

Los defensores

La serie "evento" con la que Marvel y Netflix pretendían replicar la fórmula de los Vengadores a pequeña escala fue anunciada casi desde el principio, tan pronto como Daredevil tuvo éxito. Naturalmente está pensada para funcionar como serie individual, pero verla sin haber visto sus predecesoras -especialmente Daredevil y Iron Fist- no es muy recomendables, pero habiéndose visto todas las series padre este producto debería ser un pequeño regalo para los fans, y lo cierto es que no me ha decepcionado y me ha parecido una serie bastante entretenida... dentro de sus aspiraciones, pero también es cierto que arrastra algunos de los defectos vistos en Luke Cage y Iron Fist y, si bien es superior a estas, no está a la altura de las aventuras del Diablo de la Cocina del Infierno y termina de confirmar el evidente declive de este multiproyecto.
Lo primero que habría de decir, y más teniendo en cuenta lo que he comentado como puntos en contra de las series previas, es su extensión: 8 capítulos. Al no llegar a los 13 capítulos imperantes en las series anteriores, este producto no tiene tiempo para irse por las ramas y cuenta la historia que tiene que contar sin recurrir al relleno. En algún momento puede que vaya más rápida de lo esperable, como en algún otro puede hacerse algo lenta, y algún personaje se puede quedar con pocos minutos... pero en general da la sensación de que el tiempo está bien medido en la serie (hasta el punto de que la unión de los distintos héroes tarda bastante en producirse). Hablando del ritmo supongo que podría mencionar una acción no demasiado original, con unas coreografías que creo que no son tan espectaculares o variadas como uno desearía y algunos intentos de plano secuencia que no pasan de ser curiosos. A nivel dramático los actores están más o menos al nivel esperable, aunque alguna actriz como la de Elektra se queda corta como siempre... mientras que Sigourney Weaver me parece bastante desaprovechada (no era un gran fan de los arcos de "La Mano" en las series originales y sigo sin serlo en esta, quizás incluso me gusten aún menos como enemigos). La dirección de la serie es relativamente tradicional y la serie no intenta encuadrarse en un subgénero particular como si hacían algunas de sus predecesoras. Esta serie no pretende ser otra cosa que un festival de fanservice, hostias y puyas constantes entre los cuatro protagonistas surgidas de sus personalidades radicalmente opuestas.
Y si bien como serie de acción no me parece especialmente destacable (porque además, salvo en unos momentos muy concretos, es muy blanda y limpia en su acción), como "crossover" me parece una pequeña maravilla. La química entre los actores es grande, tanto entre los protagonistas como entre los secundarios, y el guión consigue más o menos integrarlos a todos bien (incluso a Jessica Jones). La comedia surgida del choque de personalidades funciona bastante bien, pero al margen de la parte cómica uno también entiende que se respeten entre ellos y fraguen algo parecido a una amistad. Pero, dejando a un lado la interacción entre los cuatro protagonistas y sus respectivos secundarios, lo que más me ha gustado es como la serie se ha planteado como una continuación directa de las cuatro series individuales; cada héroe parte de donde acabó su serie y vemos como avanza a lo largo de la serie, como el conflicto principal y su contacto con otros superhéroes les sirve para superar sus particulares crisis y continuar caminando hacia delante. La historia de la serie es sencilla, y en verdad este tipo de productos suelen tener la mitad de su metraje casi solventado con la tarea de unir a sus protagonistas y el humor que ello puede proporcionar, pero esta serie me ha sorprendido en ese sentido por lo bien que ha sabido plantearse como una secuela conjunta de todas sus series originales.

viernes, agosto 25, 2017

Bat out of hell

Billy Bat

Sobra decir que Naoki Urasawa es uno de los mangakas más importantes de nuestro tiempo, igual que sobra decir que muchas veces los finales de sus mangas son algo decepcionantes. Con este autor lo que importa es el viaje, y en este importan más las formas que el contenido, que de fondo siempre suele ser algo bastante abstracto. Esta "Billy Bat" sería esa teoría elevada a la enésima potencia.
La historia de este manga, de la que advierto desde ya que haré vagos spoilers, sería tan rara como la existencia de una criatura con forma de murciélago que de cierta forma habría ido guiando a la humanidad a lo largo de su historia. El murciélago tendría dos partes, una supuestamente buena y otra maligna, y a lo largo de los años habría ido influyendo a determinadas personas, a las que al mismo tiempo les concedería habilidades especiales como la capacidad de ver o comunicarse a través del tiempo. El argumento es raro, y verdaderamente conforme avanza la historia en ocasiones Urasawa se desdice y vemos muchas trampas de guión y momentos muy raros que parecen contradecir páginas pasadas... hasta que un nuevo flashback expande esa parte de la trama. El estilo de Urasawa es el abuso de la retroescritura, sabiendo el lector que cualquier escena del tomo 3 puede ser completamente reinterpretada en el tomo 18. Los guiones de Urasawa (y su antiguo editor y cogionista Takashi Nagasaki) son tremendamente elaborados, pero también a su extraña manera resultan muy sólidos; son muy tramposos, sí, pero las trampas están planificadas desde el principio... aunque un lector habitual de Urasawa ya conocerá demasiado su trampa de la página omitida y sabrá que sin cadáver no habrá muerto (en este manga se repite hasta la saciedad ese vicio ya claro de fingir matar a sus protagonistas para que luego reaparezcan como viejos molones).
En Billy Bat los dos guionistas, que ya han hecho más que de sobra por el medio, deciden darse un festival. Billy Bat, basicamente, es una historia que recoge todas las teorías de la conspiración y las une bajo una misma y alocada historia en cuyo centro se colocan varios dibujantes de comics. Y lo grande de esta serie es lo trabajada que este, el como toma todos los elementos famosos de la historia que están sujetos a duda y como, respetando siempre la versión oficial, encaja al murciélago entre las sombras. Todo lo que rodea al asesinado de Kennedy es memorable, y me atrevo a decir que el mismo nivel de erudición se encontrará toda la trama de los ferrocariles japoneses; incluso en historias inventadas encontramos una gran recreación de épocas y eventos como todo lo que sería el capítulo de "en el calor de la noche", aunque otras como las de los ninjas son más flojas y se nota demasiado que están al servicio de otras.
Sin embargo la obra es irregular y es deudora de un ritmo raro, en el que se nota que algunas épocas han sido muy favorecidas en detrimento de otras. Todas las historias de los años 40 y 60 están tremendamente trabajadas y resultan muy sólidas, son las que más páginas se llevan y las que presentan a los primeros protagonistas. Después, cuando la historia salta hacia adelante, la losa de todos los personajes anteriores es demasiado grande y sus relevos no están a la altura, los propios autores parecen darse cuenta de ello y estas tramas se notan demasiado aceleradas, las historias de los secundarios carecen de fuerza y los motores dramáticos preparados no resultan demasiado interesantes (todo el arco del japonés "malo" y su viaje a la luna es un ejemplo de ello, siendo una historia potente en sus flashback pero no especialmente emotiva en su presente).
Esta irregularidad, propiciada por la ambición descontrolada de sus dos autores, es el mayor problema de este manga. "Billy Bat" es un gran viaje, con páginas memorables y giros de guión increíbles con cada capítulo, pero funciona mejor en su primera mitad que en su desenlace, cuando todo se nota demasiado acelerado y cuando la obsesión de los autores por meter todas las conspiraciones posibles pasa de ser simpática a ser un lastre para la obra con momentos muy discutibles como ese Hitler y Einstein hablando.
El dibujo de Urasawa en esta obra es digno de mención. La propia historia genera mucho metalenguaje, con la historia narrada simultaneamente por el manga y por un comic ficticio dentro de este, y en estas páginas -muchas veces a color- el manga brilla homenajeando estilos que no son el suyo. Pero dentro del propio estilo de Urasawa encontramos una gran representación del movimiento y unos fondos muy trabajados, algo que podíamos dar por seguro en este manga de antemano pero a lo que además se suma un gran diseño de personajes de todas las razas y edades, donde las caras clásicas del autor no son tan frecuentes y donde en el caso de los personajes históricos en ocasiones se logra un notable parecido con respecto al original.
Tristemente, soy consciente de que me ha quedado una reseña más negativa que positiva. Habrá pasado un mes desde que leí esta obra, una lectura marathoniana que me enganchó durante una semana hasta que alcancé el final, eso es muy significativo... como también es significativo que ahora casi recuerde más los puntos negativos que los positivos. Es un manga recomendable y muy disfrutable, pero la falta de contención lo aleja de la etiqueta de imprescindible. Las virtudes de Billy Bat están en sus personajes y sus grandes momentos, que no querría destripar en esta reseña; sus defectos, por desgracia están en su ritmo y en algunas decisiones que creo demasiado aventuradas por parte de sus autores. Es una obra que va de más a menos, con una primera mitad maravillosa, pero con una segunda mitad en la que se nota que la historia es demasiado complicada de cerrar y donde además el acercamiento en tiempo a nuestra época no juega en su favor, en esta segunda mitad el nivel baja y el cierre de las historias de los personajes no está a la altura de lo que las historias anteriores nos habían hecho esperar.

miércoles, agosto 23, 2017

Una interesante música lastrada por su letra...

Macross

Esta serie de mechas y idols es una de las más icónicas del mundillo del anime clásico, una de las series más importantes e influyentes de los 80. "Frontier", mi primer contacto con la franquicia, no me maravilló especialmente (ver reseña), pero había pasado ya el tiempo suficiente como para que superara el horror de Ranka Lee y tenía ganas de quitarme la espinita que era esta serie. Y me he encontrado algo muy raro. Es una serie que al mismo tiempo me ha horrorizado y me ha gustado.
La serie ha envejecido fatal, eso es lo primero que hay que decir. No visualmente, donde tiene una acción bastante potente y espectacular (nuevamente si tenemos en cuenta que esta serie se emitió a principios de los 80). Los diseños de los personajes, si quitamos la moda ochentera están bien, y los mechas también resultan bastante resultones. La música... es J-Pop ochentero, podía ser bastante mejor, y uno acaba muy harto de la puta "Mi novio es un piloto...". Pero en su narrativa y en algunos aspectos sociales sencillamente la serie duele hoy en día. El protagonista con su estupidez suprema queda en pañales ante Minmay, y si en el triángulo amoroso que mueve la serie dos vértices son horribles... el tercero al final acaba contagiándose de esa idiotez (y Misa mola, pero bueno, por comparación, la pobre tampoco tenía que ser un gran personaje para destacar). El romance, el tratamiento de la juventud y de las mujeres son poco menos que insultantes, y luego la serie tira hacia un maniqueismo horrible con el bien y el mal y la guerra con toda la tontería de la Protocultura y la vergüenza ajena que da ver a alienígenas volverse locos al ver un beso. Todo esto, sencillamente, es muy lamentable. 
La pena es que en la serie hay muy buenos momentos, y se nota que incluso cuando los guionistas tienen que centrarse en el triángulo amoroso y poner chorradas kawaii-moe rollo años ochenta... tienen buenas ideas. Casi todo lo de la Protocultura da pena verlo, por su ejecución, porque la idea de la cultura como arma y medio de manipulación es de todo menos mala y resulta de hecho muy sugerente. Y dentro de su belicismo alegre, en las pocas ocasiones que trata la muerte lo hace bien, y la serie en si intenta ser un canto hacia la integración de culturas, al anteponer los pensamientos y el arte antes de los objetivos mundanos que se valen de la guerra. Incluso la serie al final se atreve a algo tan valiente como mostrarnos un último tercio de serie "en paz", donde los protagonistas tienen que sobrevivir a la post-guerra y a los problemas que en esta surge. Son estas ideas muy potables. El guión de la serie tiene cosas muy buenas y se nota que esta trabajado... aunque luego los productores de turno llegasen y quisieran tantas explosiones y tantas canciones en cada episodio.
Hay muchas cosas horribles en esta serie, y particularmente no puedo recomendarla a alguién. Pero... no es tan mala como puede llegar a parecer de primeras, bajo varias capas de comercialidad y tópicos deleznables se oculta una serie que querría que su fama fuera digna.

domingo, agosto 20, 2017

En el amor y en las novelas visuales todo vale

Saenai Heroine no Sodatekata ♭

La primera temporada de "Saekano" ya fue una agradable sorpresa hace algunos años (ver reseña), esta segunda temporada tenía el problema de no tener la baza de poder presentar a los personajes, con lo que tenía que vivir con su desarrollo durante todos sus episodios... y eran personajes bastante desarrollados ya (el prota y las tres chicas principales, las otras dos chicas no eran importantes en la serie original y siguen sin serlo en esta). Había algo de miedo, Saekano tenía un guión que funcionaba muy bien, pero lo hacía en base a una arriesgada combinación de inteligencia y excesiva autoparodia (y esta autoparodia llevaba de la mano unos niveles de fanservice astronómicos por muy disfrazados de parodia de fanservice que estuvieran). Era complicado mantener el nivel de la serie, pero la misión ha sido completada con éxito.
"Saekano 2" no se limita a repetir lo que funcionó en su predecesora cambiando el episodio de baños termales por uno de playa y el de Navidad por uno de San Valentin, hace lo que hacen las buenas secuelas: avanzar. La serie continua la historia, y lo hace en una dirección no especialmente deseable por el seguidor, pero si en una muy gratificante. Esta segunda temporada tiene un toque amargo, ese juego de romance que existía en la primera temporada desaparece en cierta forma... las chicas quieren seguir siendo amigas, pero al mismo tiempo se ven como rivales y saben que la situación es insostenible, comenzando a sufrir por un desenlace que saben que no será favorable a ellas. Todas intentan mover ficha y forzar la situación para bien o para mal. Y el desarrollo no se limita a la trama romántica, la trama de "Blessing soft" también avanza y todos los personajes se ven obligados a elegir que camino seguir. Es una serie protagonizada por adolescentes que tienen que dejar atrás la seguridad de esa edad para comenzar a tomar sus primeras decisiones de adultos y llevar a cabo acciones que saben que ya no podrán deshacer. 
La serie sigue teniendo un fanservice que desafía cualquier lógica de lo que una narrativa normal toleraría, y la franquicia continua disfrutando con la comedia autoreferencial y los unas roturas de cuarta pared con una facilidad todavía pasmosa, si no que sigue haciendo gala de un trabajo de guión y de construcción de personajes excelente. Si uno consiguió sobrevivir a ese primer episodio de la primera temporada que era un especial de fanservice -esquema que en esta temporada se repite-, encontrara una serie protagonizada por cuatro excelentes personajes que no dejan de evolucionar a lo largo de todo el metraje.
A nivel técnico, poco que decir, continua el correcto trabajo de la primera temporada. La animación tiene un buen nivel y no hay bajones alarmantes; tenemos deformaciones cómicas y algún que otro juego con la paleta de colores que se suman a unos usos de la cámara exageradamente rebuscados en favor del fanservice más y menos soez simultaneamente. El trabajo de las dobladoras es magnífico, estando remarcado por una planificación muy arriesgada y espectacular que nos regala episodios casi integros para algunas de ellas que se convierten en auténticos "tour de force" dramáticos.
Por sus formas, esta no es una franquicia para todo los públicos, pero tras su apariencia de harem echii del montón se encuentran unas excelentes series, tan divertidas y entretenidas, como inteligentes y bien desarrolladas. Absolutamente recomendables. 

viernes, agosto 18, 2017

Un capítulo que se lleva escribiendo 10 años...

One Piece 875 - El honor de una mujer

Tengo una reseña de One Piece fechada el 18 de Agosto de 2007, se trata del capítulo 467, el desenlace del enfrentamiento entre Zoro y Ryuma, el primer anticipo de esa saga aún por llegar que transcurrirá en Wano. Hace 10 años de esa reseña (leer). Unas cuantas semanas después aparecía el capítulo 476, en aquel capítulo nacía Luffy de pesadilla, y lo hacía por medio de Lola... una pirata que se presentaba en ese capítulo y que servía como herramienta para ese power-up temporal de Luffy, pirata a la que ya teníamos simpatía por la amistad de Nami con su versión jabalí (a la que ya había vengado después de muchas idas y venidas con Absalom). Lola entonces era un recurso narrativo, el clásico superviviente que subsiste bajo un tirano, personaje con el que Luffy traba amistad y que le da una motivación extra además de alguna que otra información crucial sobre el malo de turno. Lola tenía la tontería de las proposiciones de matrimonio, que no me gustaba demasiado... pero lo compensó cuando se colocó junto a Zoro, Sanji y Robin para ver el combate de Luffy contra el Shichibukai bajo la amenaza del alba.
En esta saga hemos visto sus verdaderas motivaciones y el romanticismo que la regía, y lo hemos hecho por medio especialmente de su padre y su hermana gemela; personajes que sabíamos que iban a dar más de sí. Y ha llegado ese momento. Oda cuida los secundarios. Puede ser exasperarte en ocasiones, cuando quieres ver el desenlace de una saga y Oda prolonga el combate final mientras dedica páginas y páginas para cerrar la historia de un personaje que sabemos que es muy probable que apenas volvamos a ver una vez la banda abandone la isla. Pero esa pasión enfermiza por los detalles, ese amor innegable por su obra, es lo que hace a Eiichiro Oda un gran mangaka. La casualidad, y los parones obligatorios cada 3-4 semanas, han hecho que casi hayan pasado 10 años desde que Lola apareció en el manga, y Oda sigue utilizándola. Por mucho que aquella vivre card que dio a la banda fuera una bandera obvia como pocas (aunque en ese momento el objetivo no era otro que explicar el "papel" de Ace, que sería vital en la saga venidera... así como el proporcionar un medio para la reunión de la banda tras el desastre que sucedería de manos de Kuma), por mucho que se teorizara sobre su posible relación con Big Mom, no creo que nadie imaginara que pudiera llegar a ser tan determinante en esta saga, o serlo de un forma tan activa. Y ahí tenemos a los hommies y aquella batalla en el bosque susurrante o todo el poder extra de Nami en esta saga, ahí tenemos la figura de Loki para fundamentar la locura de Big Mom y poner los cimientos de la saga de Elbaf, pero sobre todo tenemos a Chiffon y el terrible sufrimiento que ha sufrido... y ahora tenemos su redención.
Porque no soy un fan de Capone, y Chiffon, aunque estaba bien, parecía un personaje satélite de este, una excusa para que este y Luffy tuvieran algún lazo en común, una excusa como lo parecía la misma Lola para que Luffy pudiera doparse con 100 sombras en Thriller Bark. Y no. En este capítulo, Chiffon abandona a su marido y a su hijo por simple honor y dignidad, por simple gratitud, porque tiene que ayudar a quienes ayudaron a su hermana aunque eso le cueste la vida. Y lo hace marcándose además una de las que, desde ya, es una de mis frases favoritas de la serie.
No quiero siquiera pensar como Chopper y ese esqueleto en estado de gracia en esta isla que se llama Brook pueden hacer frente a Prospero y Katakuri. No quiero pensar demasiado en lo exagerado que resulta todo el desarrollo de Nami y Zeus (aunque creo que Oda ha enmendado algo lo forzado de este escenario). No quiero pensar en esa bipolaridad digna de Cavendish que muestra Pudding. No quiero pensar en lo que hará Bartolomeo si se encuentra a Shanks y Yassop. Este es un capítulo de transición y creo que cumple bien con esa labor profundizando en los poderes de Big Mom y ubicando a muchos personajes... pero sobre todo es uno de esos capítulos en los que Oda sabe distraer la atención del reloj de los acontecimientos centrando la atención en un personaje secundario.

martes, agosto 15, 2017

OPDM - 018 - Mundodisco (MUERTE), Wild Arms 3 y Xenoblade Chronicles X

Primer programa tras el aniversario, en un podcast que no va por temporadas al tener ya de por si una periodicidad bastante relajada. En este programa volvemos al Mundodisco, siendo la protagonista en esta tercera edición el personaje más recurrente de la franquicia: LA MUERTE.

Expandimos la sección libre a un minutaje mayor para hablar de dos videojuegos tremendamente recomendables: el clásico Wild Arms 3 de Playstation 2 y el excelso Xenoblade Chronicles X de WiiU.

En nuestra enciclopedia friki abodamos la P, que nos traerá a los Prinny de Disgaea y nos llevará a Pawnee, de Parks and recreations.



Los tiempos del programa son: 

00:01 Mundodisco - MUERTE
00:48 Atlas friki: Pawnee (Parks and recreations)
00:59 Wild Arms 3
01:31 Bestiario friki: Prinny (Disgaea)
01:38 Xenoblade Chronicles X

Como siempre, gracias por escucharnos, y más gracias todavía si nos regaláis likes y comentarios, ya sea en Ivoox o aquí, o también en nuestras respectivas cuentas de twitter. Intentaremos responder a todos ellos.

domingo, agosto 13, 2017

Boring Bed & Breakfast

La señora Lirriper

Llegado un momento Dickens se transformó en editor y publicó sus propias revistas: Household Words y All the year round. En estas revistas, además de algunas de sus propias obras, publicó obras de amigos y de escritores que le llamaban la atención. Esta "Señora Lirriper" sería un poco una colección de relatos de sus amigos a los que el dio un contexto; en concreto tenemos una anciana bonachona que tiene una pensión y que vive en la compañía de un militar retirado que es su más antiguo huesped, Dickens nos cuenta con su maestría habitual la vida de esta extraña pareja y del nieto adoptivo que ambos tienen... un nieto repelente para el que recopilarán las historias del resto de los huespedes de la posada. Son estas historias las que componen el grueso de la novela, y son estas las historias que cuentan los compañeros de Dickens.

De las cuatrocientas páginas de esta novela no llegan a un centenar las escritas por el mítico autor británico, el resto pertenecen a otros autores: Elizabeth Gaskell, Andrew Halliday, Edmund Yates, Amelia Edwards, Charles Collins, Rosa Mulholland, Henry Spice y Hesba Stretton (ninguno muy conocido con la excepción de Elizabeth Gaskell). Es un libro extraño en ese sentido, pues la multitud de narradores se traduce en muchos estilos tanto de historias como de escritura. Hay algunos relatos muy buenos, como por ejemplo era de esperar del de Elizabeth Gaskell... pero luego hay otros también bastante raros y de una calidad muy discutible (aunque las tramas suelen ser principalmente románticas, hay alguna que otra historia de terror, con fantasmas o elementos muy oscuros que desorienta bastante, y así mismo hay alguna que versa sobre el honor o que pretende ser mayoritariamente cómica que ha envejecido muy mal por lo simplemente anacrónicos que nos parecen muchos de los conceptos de aquella sociedad).

En líneas generales es un compendio de relatos algo irregular, con dos o tres relatos buenos o muy buenos, pero con muchos otros que parecen relatos meramente alimenticios o experimentales por sus contenidos. El "boring" del título es excesivo y esta puesto para hacer la broma con con los clásicos "B & B" ingleses, pero no la considero una obra especialmente recomendable y me parece un exponente menor de la producción literaria de Dickens.

jueves, agosto 10, 2017

De inmortales y pingüinos

Renai Boukun

Las promos de esta serie no ayudan a su visionado, es una serie hecha con cuatro duros y se nota visualmente, donde tiene unos diseños que no destacan especialmente, donde la animación es la más baratilla que se puede conseguir y donde todo apunta hacia una comedia romántica genérica del montón. Es una de esas series de las que uno huiría en un primer momento, pero heme aquí que dije de ver el primer episodio no sé muy bien porque... y lo cierto es que me divertí mucho, y con el segundo la cosa pareció flojear y entrar en una dinámica aburrida, pero luego llegaba la escena del atraco y era imposible no rendirse a la serie... y luego aparecía una cupido gal retirada, un pingüino loco, un Dios divertido, un angel con formas cada vez más raras, una loca psicópata animada, un par de madres demenciales y alguna que otra cosilla... y cuando me dí cuenta había acabado la serie y me había encantado.
"Renai Boukun" está lejos de ser una serie que pasará a la historia, pero lo cierto es me ha parecido una comedia absurda muy divertida y recomendable. Pertenece a ese selecto grupo de series que son capaces de vivir en el absurdo, que no parten de él en su presentación para luego pasar a tramas más convencionales y dramas muy manidos. Esta serie comienza como una parodia chorra de "Death Note" con una "shinigami" a la que le gusta emparejar tíos con su "Kiss Note"... y ese es el momento en el que es más seria, luego todo es una huida hacia adelante con un harem extraño donde cada chica responde a un arquetipo pero interpreta este de una forma bastante libre.
Muchos episodios suelen dividirse en dos partes -normalmente independientes- que cuentan historias separadas, pero la serie consigue dibujar dos o tres arcos principales y desarrollar a sus alocados personajes dentro de ellos... y siendo sus personajes idiotas y estando el humor alocado y las parodias por encima de todo, y girando la serie en torno a un concepto idealista y chorra del amor como motor del mundo y esas cosas... lo cierto es que la serie consigue que se le coja cariño a todo su elenco y que las acciones de estos sean lógicas y consecuentes, con su pequeña porción de épica y todo.
"Renai Boukun" es una serie condenada al olvido, pero su galería de personajes y sus surreales aventuras no merecen tal fin; puede que no sea la mejor comedia absurda de la historia, pero es una digna sucesora de cosas como Seto no Hanayome, Ben-to o la primera temporada de Nyaruko. No es fácil vivir tras las fronteras de la comedia alocada y paródica y no traspasarlas para caer en el tedio y el ridículo no intencionado, y esa serie lo consigue, convirtiéndose en un entretenimiento muy recomendable.   

lunes, agosto 07, 2017

Atrápala como puedas

Angie Tribeca

Esta no es una serie especialmente recomendable. No es, desde luego, una serie que destaque por sus intrincadas tramas policiales, ni por su realista retrato de la condición humana. Esta serie es, basicamente, una inmensa chorrada.

Angie Tribeca es una detective del cuerpo de policía de Los Angeles. Es brillante, pero tiene fama de conflictiva... y ese argumento tan manido daría para el enésimo procedimental, la diferencia es que esta serie bebe de aquellas películas de Leslie Nielsen que todos recordamos con cariño. Es decir, esta serie es una sucesión de gags surreales y absurdos. Humor físico, algún que otro chiste muy salido de tono, gags visuales con frases que se interpretan literalmente en todos los sentidos posibles, parodias de muchísimas películas y referencias a otras, situaciones exageradas y ridículas, roturas de la cuarta pared con actores confesando que no saben cuales son sus motivaciones porque no han leído el guión... todo ello en episodios de 20 minutos y temporadas (hasta el momento 3) de 10 de ellos. Si a uno le gusta ese humor en el que el comisario ordena a sus detectives pescar a un criminal y en el siguiente plano se ve a estos salir de la comisaria con sus cañas de pescar... le gustará esta serie. 

Hay alguna que otra trama principal que intenta profundizar en los traumas de la protagonista, así como algunos casos abarcan varios episodios y sirven de eje conductor de una temporada... sin embargo  la propia serie se ríe de estos casos y de su continuidad en sí, esta es una comedia chorra y cualquier episodio es bueno para comenzar a verla. 
La serie es una ametralladora de gags, donde cada 20 segundos podemos ver uno, y esta premisa está por encima de cualquier otra consideración artística. Su ritmo es... inexistente, verdaderamente casos y tramas son una mera excusa para exponer chistes, con lo que no se puede evaluar en este sentido. Lo mismo puede decirse de los actores, que están bastante flojillos en sus papeles, ni siquiera la prota (una Rashida Jones a la que queremos todos los fans de "Parks and Recreations" (ver reseña)) se salva en este sentido... pero es que sus papeles son tópicos con patas (aunque aquí destacaría el sorprendente nivel de algunos de sus secundarios, claramente amiguetes del equipo de la serie que se apuntaron a algunos episodios para reírse de si mismos y del medio). A nivel técnico está bien, aunque casi todos los efectos que usa son descaradaemente cutres para provocar la sonrisa.
Es una comedia alocada, una sucesión de gags constantes deudora de las "lo que sea como puedas" "space balls", "top secret" o "hot shots". Algunos gags funcionan, otros no, algunos son originales, otros son previsibles, algunos son rebuscados, otros vulgares. No es una serie especialmente recomendable, pero para ver algún episodio puntualmente cuando no se tiene gana de hacer nada... es un entretenimiento perfecto.

sábado, agosto 05, 2017

El capítulo de esta semana tiene detallitos interesantes... que la base del estilo de Big Mom sea el de los gigantes y Luffy lo vea ancla más este personaje a ese futurible arco de Elbaf, que Zeus resulte ser tan voraz y egoista como la Emperadora es al mismo tiempo lógico e ilógico, y que Katakuri renuncie a intentar predecir a Luffy es significativo. El desarrollo de King Baum y su romance para dar tiempo a Pudding de montar una final extrema de Mastercheff no deja de ser algo 100% One Piece. Pero esta semana, en lugar de reseñar el capítulo, voy a hacer algo de lo que me quedé con ganas hace algunos años ya que siempre se ven cosas curiosas, voy a comentar...

SEXTA ENCUESTA DE POPULARIDAD DE ONE PIECE


1. Luffy: 11,737 votos. Lógico y normal.
2. Zoro: 10,442 votos. Recuperando su posición natural en un año en el que no tiene presencia en la serie.
3. Sanji: 10,215 votos. No soy el mayor fan de Sanji -creo que eso no es un secreto-; tiene un tipo de humor que no termina de gustarme siempre y creo que Oda refrena "su genialidad" en favor de la comicidad. En todo caso, es curioso que vuelva al podium, sobretodo porque este año, por mucho que sea su año, no está teniendo tan grandes momentos como uno podría imaginar, y en general desde el salto temporal da la sensación de que ha sido un personaje muy infravalorado.
4. Law: 7,997 votos. Todo lo que sube ha de bajar. No tengo nada contra Law, me gusta, pero me gusta más Kidd por ejemplo. Nunca he entendido todo el fanatismo que hay con este personaje.
5. Ace: 4,605 votos. Otro cuya popularidad nunca he entendido más allá de lo que pueda ser o dejar de ser molón. Su papel en la serie creo que no da para que esté tan arriba en los rankings.
6. Jinbe: 3,884 votos. Jimbe tiene carisma, y en esta saga además está saliendo muy beneficiado. Esta en una posición quizás demasiado alta... pero mola.
7. Chopper: 3,301 votos. Chopper ha pasado a ser una mascota mona con el devenir de las sagas a pesar de ser un personaje con muchas posibilidad, y lo triste es que seguramente eso lo ha aupado hasta esta posición.
8. Nami: 3,269 votos. Una posición más o menos lógica, el fanservice con ella es insultante y Oda le regala demasiado protagonismo como a toda la quinta del East-Blue... pero sigue dándonos grandes momentos.
9. Sabo: 2,967 votos. Si lo de Ace era exagerado, de esto ya ni hablamos.
10. Hancock: 2,452 votos. Soy muy fan de ella, y como recurso cómico es brutal... pero está una decena de puestos más alta de lo que debería (sin ir más lejos, es ridículo que este por delante de esa Robin que ahora se ha convertido en su clon).

11. Shanks: 2,010 votos. Vale, lo más que ha hecho en los últimos 10 años es recoger un sombrero del suelo, pero es uno de los grandes de la serie y tiene la voz de Char Aznable... normal que los japoneses le voten.
12. Robin: 1,952 votos. El personaje que hace a One Piece grande fuera del top 10... ¿en Japón odian a los personajes que piensan en lugar de luchar? (también es cierto que contra Diamante podía haber hecho algo más la tía)
13. Cavendish: 1,742 votos. Me mola, pero es un pelín excesivo
14. Reiju: 1,665 votos. Ni pies ni cabeza esto.
15. Usopp: 1,409 votos. Su huida en Dressrosa sentó mal... pero es uno de los mejores personajes de la serie. Está 10 posiciones más abajo de lo que creo que debería.
16. Rocinante: 1,230 votos. ¿Pero qué...? 
17. Doflamingo: 1,125 votos. Algo más arriba de lo que debería. Grandísimo villano, pero la exageración de Dressrosa acabó jugando en su contra.
18. Crocodile: 1,050 votos. Croco-boy no me cae mal, pero tampoco he entendido nunca esa legión de seguidores que tiene. Bastante más arriba de lo que debería.
19. Brook: 936 votos. Con tantos secundarios es normal que algunos miembros de la banda caigan algo, y más uno como este que apenas ha tenido momentos para lucirse... aunque no deja de ser la gran estrella de la saga actual.
20. Franky: 861 votos. Uno de mis miembros favoritos de la banda, pero Oda no ha sabido darle apenas grandes momentos como si suele hacer con otros del nucleo duro de la banda. 
20. Marco: 861 votos. Me gusta mucho el personaje, y creo que va a salirse en Wano... pero de momento hay que decir que no ha hecho nada.

22. Perona. La adoro, pero no se le ha perdido nada entre los 50 personajes más importantes de la serie.
23. Vivi. Nunca he sido uno de sus fans, pero es un personaje que ha sobrevivido bien a su paso por la banda, y que además va a tener una gran importancia en breve. Esta en un puesto comprensible.
24. Bon Clay. Bon-chan es más grande que la vida, personaje menor... pero tan carismático que uno no puede objetar nada a que esté aquí.
25. Kuzan. Importante y carismático, tanto en el pasado como el previsible futuro del manga, es de imaginar que en futuras encuestas estará todavía más arriba cuando estalle toda la trama de Barbanegra.
26. Carrot. La adoro, pero no está por encima de personajes demasiado importantes y carismáticos. No debería estar por encima del 50. Pedro ocupa una posición mucho más lógica.
27. Shirohige. Japón muérete. El gran Barbablanca debería estar en el top 10 como muy bajo, y la Toei debería haber remplazado las palabras de Roger por las suyas en el anime tras el salto temporal.
28. Pudding. Eh.... podía ser peor, podía ser lo de Reiju, pero... no, demasiado arriba por muy fan que uno fuera hace años de Ten-shin-han.
29. Bartolomeo. Al menos ha bajado del top 10, ahora el sobredimensionamiento de las bandas hermanadas pertenece a Cavendish... pero sigue estando muy arriba por muy carismático que sea.
30. Nekomamushi. Todos adoramos a los gatos, pero está demasiado arriba... prueba de ello es que Inuarashi no está en la encuesta.

31. Shirahoshi. Es simpática, y es muy importante para la trama, pero esta aquí por un par de razones que no son ni la trama de discriminación ni Poseidon.
32. Smoker. Bien, de acuerdo.
32. Tashigi. Y justo al lado de Smoker es casi poético.
34. Buggy. No soy uno de los grandes fans de este personaje, pero su importancia es innegable. Correcta posición.
35. Koala. Eh... no. Simplemente, no.
36. Eustass "Captain" Kid. Me gusta como pocos personajes de la serie y en el futuro estará más arriba, aunque ahora siendo objetivos creo que no se ha ganado este puesto todavía.
37. Rayleigh. Quizás un poco más bajo de lo que me gustaría.
38. Gol D. Roger. Será el McGuffin de la historia, pero siendo francos como si el One Piece lo hubiera encontrado Higuma.
39. Eiichiro Oda. Votar al mangaka en la mayoría de las series es como esa gente que mete lonchas de chorizo en las elecciones de verdad, tuvo gracia -y no mucha- la primera vez... después es ridículo.
40. Rebecca. ¿Por qué? Es un personaje interesante, pero su rol en Dressrosa estuvo más cerca de ser insultante que otra cosa.

41. Bepo. ¿Y por qué no el gato que va con Hawkings? ¿O el propio Hawkings ya que estamos? El oso cae bien, pero esta posición es ridícula.
42. Rob Lucci. Gran villano, nada que objetar.
43. Enel. Gran villano, nada que objetar (versión 2)
44. Ain. Japón, el país del que salen las dakimakura.
45. Katakuri. El diseño a lo Berserk mola, para que negarlo, aunque no se si tendrá tanta importancia en la trama como tiene dentro del contexto del mundo de la serie. Algo sobredimensionado en la encuesta, sobre todo si tenemos en cuenta que su madre está bastante más debajo o que Cracker no aparece.
46. Señor Pink. Sin llegar al nivel de Bon-chan, es un personaje tan carismático que creo que nadie puede quejarse porque este aquí.
47. Farafra. Qué "esto" este aquí no es sorprendente. Lo sorprendente es que en la encuesta anterior estaba ya en el 88 y ahora ha subido como 40 posiciones cuando su aportación a la serie ha sido... nula. Kozha no está en los 100 primeros ¿Quién recuerda a este personaje? ¿Qué les pasa a los japoneses? ¿Se sentirá obligado Oda a mostrarlo en alguna escena en la Reverie? 
48. Kurohige. Supongo que en Japón no gustarán los villanos "feos", pero que este grandísimo bastardo esté tan abajo dice muy poco de la interpretación de los lectores de la serie.
49. Urouge. Vale, en Japón gusta por el motivo que sea... bastante exagerado que esté tan arriba en la encuesta a tenor sus méritos.
50. Pandaman. (véase el comentario sobre la posición de Oda).

51. Bege. Como Uroge, nunca me ha gustado especialmente, y creo que sus grandes frases puntuales en esta saga no eclipsan el ridículo de sus planes. En fin, por mucho que mole Petz, este personaje se hundirá en las encuestas del futuro.
52. Fujitora. El rollo Zatoichi no me apasiona, y la serie es muy tramposa con él en Dressrosa... pero esta es una buena posición para un almirante.
53. Ceasar. Se lo ha ganado a base de sufrimiento. Por muy mezquino que sea, me encanta, aunque aún espero el retorno de un Caribou del que los japoneses ya apenas parecen acordarse.
54. Benn Beckman. Comprensible posición a tenor de que apenas ha aparecido, pero... mola demasiado, es como un Rayleigh o un Katakuri.
55. Carue. Tenía su carisma, pero viendo algunas de las cosas que hay por debajo... su posición se me antoja demasiado alta.
56. Pell. El hombrecillo cae bien, pero más allá de aspirar al puesto de Radioactivo-Man no ha hecho mucho. En fin, teniendo en cuenta lo de Farafra no se puede juzgar a ningún personaje de Arabasta en base a criterios lógicos.
57. Coby. El voto de "Quiero creer", el muchacho cae bien, pero no hay hecho nada.
57. Vinsmoke Ichiji. No sé porque el 1 está por delante de otros, de hecho no sé ni porque está entre los 100 primeros, pero tras lo de Reiju uno ya no intenta explicarse estas cosas. 
59. Going Merry. A mi nunca me gustó especialmente la cabeza de oveja... pero nada que objetar ante este puesto.
59. Carina. Japón, el país de Idolm@ster... aunque bueno, esos "Zorra" que le escupía Nami en el doblaje en castellano de la película bien valen este puesto.

61. Kalifa. Es una de mis debilidades fanserviceras de la serie, y su combate contra Nami y Sanji fue memorable... pero no pinta nada aquí.
62. Pedro. Un puesto lógico, aunque supongo que cuando sepamos su fruta y sus secretos subirá algo.
62. Gaimon. 100% One Piece.
62. Don Creek. Esto no ha pasado.
65. Gildo Tesoro. Dentro de X años la gente se acordará tanto de él como del Shiki de Strong World.
65. Vinsmoke Sora. Lo de Reiju era un disparate, y lo de sus hermanos también... pero no estábamos preparados para esto.
67. Jewelry Bonney. Vale, nada que objetar, todos intuimos que va a pasar algo muy gordo con ella.
67. Laki. Japón, donde uno no recuerda a Wiper o Aisha...
69. Big Mom. No termina de tener un carisma arrollador, pero debería estar más arriba.
69. Penguin. La molonidad de Law, arrastrando incluso a personajes a los que Oda bautizó de coña en SBS. 
69. Baby 5. Es un personaje muy divertido, y la posición es bastante baja, así que... perfecto.
69. Akainu. Demasiado abajo si tenemos en cuenta que es uno de los grandes villanos de la serie, pero supongo que habrá que dar gracias habida cuenta de que Garp, Sengoku o Tsuru directamente no aparecen.
69. Kaku. Que gran personaje fue, y que grande fue su batalla contra Zoro por mucho que fuera ridículo su control de la fruta nada más ingerirla. Una posición más o menos lógica.

74. Hawkins. Me gustaría que estuviera más arriba, pero también hay que decir que méritos no ha hecho y que todo se reduce a su diseño.
75. Hiruluk. Personaje de pasado trágico de manual de One Piece 1. Nada que objetar.
76. Kumashi.... o sea, tenemos a esta mierda y no tenemos a Kuma...
76. Kizaru. Su personalidad es algo anodina adrede... aunque siendo un almirante creo que esta algo bajo de más.
76. Bellemère. Personaje de pasado trágico de manual de One Piece 2. Nada que objetar.
76. Ivankov. Nada que objetar. Es carismático, pero poco importante, podía estar aquí o podía estar 20 puestos más arriba.
80. Izo. No tenemos a Jozu, no tenemos a Oars en ninguna de sus versiones (ni a Moria, dicho sea de paso), no tenemos a Barbablanca Jr, no tenemos a Squardo... pero tenemos a este personaje cuasi sin nombre por ir de Geish`a`trap. Japón.
80. Monet. Pues vale, tenía su encanto... pero mejor no recordarla porque las incongruencias de guión tendían a arremolinarse en torno a ella.
80. Zephyr. Gran personaje, nada que decir.
80. Rika. No tengo nada contra ella... pero... ¿por que mierda la recuerdan los japoneses? Es una niña que hace onigiris... si Helmeppo ya es por importante, que decir de esta niña.

84. Dragon. Hay injusticias en este mundo para las que uno no está preparado.
85. Spandam. Tenía su encanto como villano.
85. Makino. Todos la adoramos, y además es la madre al mismo tiempo de los hijos de Shanks, Ace, Sabo, Kuma y cualquier fantasía más de los fans... eso tiene su mérito.
85 Kung-Fu Dugongs. Arabasta. No intentemos comprenderlo.
85 Miss Valentine. Arabasta. De nuevo, no intentemos comprenderlo. Podía ser peor, podía ser Machvise... pero aún me duelen los oídos de su estridente risa en el anime.
89. Pekoms. No le veo nada especial, pero bueno, es una posición casi testimonial.
89. X Drake. Curioso el contraste con Rocinante cuando es un personaje más interesante.
89. Vinsmoke Yonji. El show de los Vinsmoke continua.
89. Zeff. Personaje de pasado trágico de manual de One Piece 3. Nada que objetar.
93. Leo. Yo era más de Wicca, pero bueno, sin Kyros, Riku o algún otro gladiador de nivel supongo que era esperable.
93.Vinsmoke Niji. El show de los Vinsmoke continua.
93. Kuina. Personaje de pasado trágico de manual de One Piece 4. Algo que objetar: al ser el primer flashback de nakamas apenas tuvo viñetas... pero siendo poco importante no debería estar por debajo de Rika.
96. Kaidou. Citando a Spock, es... lógico.
96. Shiliew. Por lo menos se han acordado de él, algo que no pueden decir Magellan o Hannyabal. 
96. Chouchou. Gran perro, aunque yo soy más de Stansen.... en fin, no es tan disparatado como lo de Zarafra y supongo que a mucha gente la marcó el perrito en su día.
99. Thousand Sunny. Me mola el barco, pero no dejo de pensar que esta un poco fuera de lugar en esta encuesta por mucho que los barcos tengan su personalidad y eso.
99. Shachi. ¿Qué lo diferencia de Pengüin? Citando a Zoro... "Nada, absolutamente nada".
99. Paulie. Adoraba a este personaje, me gusta que la gente siga acordándose de ella.
99. Laboon. Este animal aquí, por ejemplo, si que se entiende.