domingo, enero 15, 2012

Hay muchos videojuegos...

Sólo uno es una leyenda.

THE LEGEND OF ZELDA: SKYWARD SWORD

5 años ha pasado este juego en el horno de Nintendo. Toda la vida práctica de Wii este juego ha estado cociéndose en las oficinas de la compañía de Kyoto, aprendiendo de juegos anteriores, exprimiendo el hardware de la consola, explorando el Wii motion plus... fraguándose despacio, templándose con paciencia, forjándose con maestría como uno de los mejores juegos de la franquicia.
No compararé este juego con Ocarina of Time, ni tampoco con Majora´s Mask. No se si este juego es mejor o peor que ellos, el tiempo y la nostalgia juegan aquí un papel casi tan importante como los gustos de cada jugador. No obstante si puedo compararlo con Wind Waker y Twilight Princess... es un juego hecho sin las prisas del primero y sin las ataduras del primero. Este juego es el Zelda Galaxy que esperabamos, un juego hecho sin prisas, con mimo... y con ideas. Un juego que mantiene el espíritu de la serie pero que aporta nuevas claves a su jugabilidad.
El juego sigue siendo el mismo de siempre; un mundo gigantesco que una historia nos exige recorrer, adentrándonos en mazmorras repletas de puzles. Pero hay cambios.
En este juego no hay una gran campiña al uso como en los juegos anteriores, ni tampoco hay más ciudades más allá de la original (algo que particularmente considero un acierto, pues la población de los anteriores Zelda parecía centrarse en una aldea de granjeros en la que vivia el protagonista, un poblado de chabolas para cada raza, la capital de Hyrule y en algunos casos Kakariko). En este juego hay 7 mazmorras, ninguna de ellas es especialmente grande pero todas tienen un diseño más que notable y algunas directamente son sobresalientes y dignas de entrar en el selecto grupo de los grandes clásicos de la serie. Pero más allá de las 7 mazmorras, todo el mundo esta planteado como un gigantesco e increible puzle. Puede llevarnos un par de horas superar una mazmorra, pero llegar hasta sus puertas puede suponer facilmente el doble de ese tiempo, superando pruebas y puzles que también facilmente pueden superar la dificultad de los que encontraremos dentro del templo de rigor. Incluso fuera de las mazmorras encontramos algunos grandes jefes.
El juego se estructura en cuatro grandes regiones. La primera es el reino de los cielos, basicamente nuestra ciudad inicial, algunas pequeñas islas dispersas por el cielo y los puntos de acceso a cada una de las tres grandes regiones inferiores. En este cielo es donde quizás se encuentren los puntos más flojos del juego, pues la navegación de una zona a otra no es especialmente divertida (aunque no llega al nivel del Gran Mar que cubría Wind Waker), además las islas no ofrecen grandes desafios o incentivos para su exploración más allá de algún minijuego no demasiado inspirado. Hay que decir, no obstante, que el número de sidequest del juego es bastante elevado y que todas ellas consiguen que le cojamos confianza a los habitantes de este reino celestial. Además aquí también encontramos los aspectos más roleros del juego, pudiendo comprar objetos y pociones, y mejorar estos en un interesante bazar que hace que por primera vez las rupias nos sirvan para algo en un Zelda. Las busquedas en el mundo inferior conseguiran también que aparezcan cofres de tesoro en este mundo; la exploración tanto buscando cubos como insectos u objetos resultan mucho más divertidas en este juego que en sus predecesores.
Luego tenemos el mundo inferior; dividido en tres grandes zonas: bosque, volcán y desierto. El acceso a cada zona es inmediato e incluso podemos teletransportarnos a diversos puntos de ellos a través de las estatuas de los pelicaros. Los mundos son relativamente lineas, estando normalmente el camino prefijado pero obstaculizado por una sucesión de puzles que hemos de superar hasta conseguir alcanzar la entrada al templo de rigor. Podemos decir que hemos de visitar cada uno de estas regiones en tres ocasiones, siendo en cada ocasión una experiencia distinta debido a los cambios que se producirán en nuestra equipación o en el propio mundo a visitar. El diseño de estos niveles es poco menos que PERFECTO. Unicamente Farore, el mundo más simple, puede hacerse algo pesado en un momento concreto. Din es visualmente espectacular y tiene un gran diseño que funciona sorprendentemente bien a pesar de su linealidad (no deja de sorprenderme lo bien que funciona la parte de la hypnea de esta saga a pesar lo poco propicia que parecía espara parte para ello). El escenario de Nayru es sencillamente increible, brillante, mágico, inolvidable.
Los puzles del juego rediseñan los grandes clásicos de la serie y añaden alguno que otro más, basado ya sea en los items o en la propia inventiva de los desarrolladores. La franquicia se ha renovado en sus últimas entregas y los puzles son al mismo tiempo más enrevesados y lógicos, consiguiendo ser muy satisfactorios. Puzles son también ahora los enemigos, que han aprendido a matarte y -sin bien no llegan al nivel de los inicios bidimensionales de la saga- han dejado de ser un paseo.
Los enemigos y los puzles viven de un control magnífico. La espada, cuyo control me parece impecable, es naturalmente la gran estrella protagonizando combates épicos y grandilocuetes como pocos de la serie, pero el soplador y el escarabajo volador son dos grandes incorporaciones a la saga que espero que en el futuro comparte hueco con esos grandes clásicos que son el arco o el gancho (el único objeto que no ha terminado de gustarme es el látigo... o que el arco no sustituya al tirachinas para dar lugar a un boomerang que he echado en falta).
El control de Link es impecable, el buen protagonista de la serie ha ganado movimientos pero exige también un punto más de pericia al jugador. La interfaz del juego puede chocar un poco al principio al salirse del esquema que el mítico Ocarina definió en su día, pero funciona muy bien y pronto se revela increiblemente ágil. El manejo inicial de la espada es torpe, pero poco a poco uno se va haciendo con su control y con el del resto del equipo, pues la excelente dificultad del juego lo propicia sin que uno se de cuenta. He mencionado anteriormente la capacidad de mejorar tu equipo, una pequeña novedad en la saga, pero también me parece digno de mencionar que el tamaño de la alforja es reducido y el jugador ha de escoger que objetos secundarios llevará con él.
Tecnicamente es un juego algo extraño. Algunos escenarios se notan demasiado cuadriculados, y algunas texturas dan bastante pena... pero el diseño artístico es sencillamente sublime. Link y Zelda jamás habían tenido un mejor aspecto, y algo parecido puede decirse de Impa, ese carismático personaje que resulta ser Dalton o algunos de los habitantes de este pequeño mundo. Algunos efectos de luces son muy buenos y el juego en general luce espectacular en la mayor parte de las ocasiones merced a ese estilo gráfico tan mágico que resulta de cruzar Wind Waker con Twiligh Princess.
El sonido es espectacular, mostrando la grandilocuencia que cabía esperar en esta saga. El tema principal se alterna con nuevos temas y fanfarrías, que oscilan entre temas imponentes y pequeñas melodías mucho más íntimas o tristes que concuerdan con la temática del juego. Unicamente la lira, que es también el único punto flojo del sobervio control, me parece aquí criticable pues no aporta demasiado al juego más allá de consolidar ese capricho de Nintendo de incluir un instrumento en las últimas entregas de la saga.
Siete mazmorras y un mundo entero que constituye unas siete premazmorras aún más grandes, desafiantes y sugerentes, propician unas 40-50 horas de una aventura que no se estanca en ningún momento y que siempre avanza en direcciones nuevas para explorar todas las posibilidades de un diseño de juego sublime. Una buena dificultad que no llega a desesperar, pero que exige al jugardor, propicia una experiencia de juego muy reconfortante. Unas ideas muy buenas (ya sean nuevas o las clásicas refinadas) dan como resultado una aventura increiblemente fresca y divertida. Una historia sencilla pero grandilocuente forja las raices de la serie, presentando a una de las mejores duplas Link-Zelda de la franquicia y definiendo grandes personajes como Impa, Dalton o Grahim.
Un juego impescindible que celebra el 25 aniversario de la saga de la mejor manera posible: haciendo un poco más grande la leyenda.

20 comentarios:

knil dijo...

Un gran juego sí señor. Además es uno de esos que tras jugarlo te va gustando más y más, te deja un buen sabor de boca :)

cid dijo...

Nuevas y viejas ideas mezcladas, un diseño de niveles espectacular, un control sublime y un apartado artístico exquisito convierten a este Zelda en no de los mejores. Sin embargo, yo he echado bastante en falta la sensación de libertad tan característica de algunos juegos (en especial de Wind Waker) y que tanto me gusta de los videojuegos en general.

También creo que es de agradecer que este juego por un lado gusta más cuanta más experiencia se tenga en la franquicia pero al mismo tiempo es de los Zelda que más han llamado la atención de los jugadores que nunca se habían acercado a la franquicia.

A ver si un día de estos termino mi serie de entradas sobre este juego, que ya estoy terminando la segunda vuelta en donde quiero centrarme sobre todo en el diseño de los escenarios.

Bassdrum D. Txema dijo...

Este título es uno de esos por los cuales un incondicional de la Play Station deberia comprarse la Wii para disfrutar de Zelda. Uno de los mejores juegos que he jugado (en casa ajena) de la posiblemente mejor saga de videojuegos de la historia.

En tu blog no podia faltar una reseña de un juego como este.

eter dijo...

knil, a mi lo único que me parece más o menos mejorable son los minijuegos... que la puta ruleta de la fortuna me parece horrible o lo siguiente XD

cid, yo no soy un gran fan de las "campiñas", en su versión 3d me parecen bastante simples (una pradera con un par de agujeros y poco más). En este han apostado por una jugabilidad muy directa, que puede gustar más o menos... pero creo que siempre esta bien que cambien y que ofrezcan alternativas sobre la estructura clásica de la serie.

El Tipo de la Brocha dijo...

Pues al final será el único Zelda "importante" que no juegue. Ahora pienso que me gustaría, pero no veo haciéndolo.

Mis títulos preferidos de la saga ya serán por siempre Link's Awakening (el primer Zelda al que jugué) y el Wind Waker, seguidos muy de cerca, claro está, por el Ocarina of Time.

eter dijo...

Bassdrum D. Txema, fijate que, curiosamente, el Twilight lo jugue cuando ya tenía el blog pero por una razón o por otra no hize reseña en su día.
pd: por alguna razón Blogger me había colocado tu réplica como Spam.

El Tipo de la Brocha, bueno, en cierta manera es como Wind Waker, visualmente es un juego que creo que va a envejecer muy bien y que podrás jugar perfectamente dentro de unos años.
Eso si, particularmente, me parece muuuuuuuuuy superior a Wind Waker. Un juego que tenía un aspecto maravilloso pero que creo que tuvieron que sacar demasiado pronto (creo que le faltan 2 o 3 mazmorras... y que las que tiene son demasiado sencillas)

Bassdrum D. Txema dijo...

Jeje. Alomejor es que blogger ve que he comentado bastantes reseñas antiguas ultimamente y piensa que soy una especie de friki-bug.

Una vez más agradezco la profundidad de tu blog. En "series y TV" estoy encontrando verdaderas joyas.

Yer_Soul dijo...

Recientemente he superado la primera mazmorra y me está gustando mucho, y ya me ha costado, he muerto un par de veces. No es fácil, no.
Lo que no me termina de convencer es el control el pelícaro, se me hace algo aburrido en ocasiones.

Xesu dijo...

A mí me parece que Skyward Sword puede ser un antes y un después. Convertir el overworld en cuasi-mazmorras me ha parecido una genialidad total que deberían mantener en un futuro cercano. Las mejoras roleras o las sidequest creo que también salen fortalecidas en este juego aunque conviene hacer más inmersivas las segundas.

El uso de la espada con wiimotion es una brutalidad que espero se mantenga también o almenos sea opcional. Me encanta pegar espadazos y luchar.

La historia también gusta aunque aún no lo he finalizado todavía. Y graficamente me gusta. El acuarela style le da un toque curioso y distintivo que le sienta fenomenal. Tecnicamente sí tiene sus bajones como comentas.

En líneas generales creo que es por donde Nintendo debe tirar la saga pero se le incorpora alguna cosa más del pasado y alguna novedad que lo haga más grande puede salir el JUEGO. Ya comentaremos más cuando haga la reseña.

eter dijo...

Bassdrum D. Txema, je, se agradece, que siempre es una pequeña satisfacción ver que entradas antiguas no han muerto en el olvido.

Yer_Soul, je, pues ya veras el siguiente nivel, es una pequeña mazmorra continua de pequeños puzles... y el de después sencillamente es de los mejores de la franquicia.
Por el pelícaro no te preocupes, verdaderamente no lo vas a usar mucho.

Xesu, concuerdo contigo, este juego tiene muchas virtudes y muy pocos defectos. ¿Que quizas alguna isla más poblada en las nubes o un mundo más (hecho en falta uno nevado) lo habrían mejorado? Sí, pero eso no quita que este Zelda sea un gran paso adelante de la saga y que tenga un ritmo y un desarrollo modélicos.
Supongo que la campiña traera más ciudades y espacios vacios... pero las futuras nuevas entregas no tienen que olvidar esa maravillosa mazmorra que es todo el mundo en esta entrega. Ya ni hablar del control por Wiimotion plus.

Smith - Corona dijo...

Es curioso, pero parece que no hay un consenso en este Zelda. Pasa del "es un más de lo mismo" a "es un gran juego pero es un mal Zelda". Supongo que es el peligro de intentar variar un poco la concepción de una saga tan larga, sorprender a los más exigentes y no enfurecer a los adeptos. Quizás que el juego halla descontentado hasta cierto punto a unos y a otros, diga mucho a favor del mismo. Creo que solo el tiempo, cuando la pesada sombra del Ocarina of Time se difumine, pondrá el juego en su lugar.

Por lo que he leído, parece que el mundo de SS es una especie mezcla del mundo 2D y 3D. Una zona central que no ofrece mucho más que un paseo y algún que otro secreto y que conecta las zonas donde de verdad está la acción del juego, donde esta vez en avanzar a la mazmorra esta el reto. Se que me va a gustar y que no echaré en falta esa "falsa" sensación de libertad de la saga. Pero me gustaría que, en el futuro, supieran o quisieran encontrar el equilibrio entre el viaje y la jugabilidad; como creo que solo las entregas 2D saben hacer.

Tengo muchas ganas de jugarlo. Ahora estoy con Twilight y, pese a beber mucho del Ocarina, me esta gustando mucho. Quizás no tenga el encanto del Majoras, pero que tiene las suficientes cosas nuevas para que pese a eso brille con luz propia. Eso sí, salvo el apuntado el wii mote molesta más que ayuda. Y por eso tengo muchas ganas de ver como lo han implementado en Skyward, y ver si estoy dentro del grupo de los que le ha maravillado.

Gráficamente parece tener un diseño muy chulo, hay ganas de ver de que son capaces con la potencia que se le supone a Wii-u

No has dicho nada de Fay, ¿de verdad va a ser tan duro pasar de Midna a ella? xD.

Pd: El disco del 25 aniversario es una pasada.

eter dijo...

Con Zelda es muy clásico que la gente ponga por los suelos la entrega "actual" y se dedique a ensalzar las anteriores. Esta a mi me parece MUY BUENA, como en su momento -y ahora- me siguen pareciendo Wind Waker y Twilight dos entregas flojas.
Yo no quiero volver a jugar al Ocarina (que ya en si era el "A link... " en 3D), por eso me gustan mucho tanto este como el Majora. Son juegos distintos, misma franquicia, distinto enfoque. Pueden estar sacando Zeldas durante 50 años mientras estos no sean otro Twilight Princess (un juego que me parece espectacular en su primera mitad pero que despues se desinfla y que, por encima de todo, falla al querer casi ser un remake del Ocarina y ser pretenciosamente cinematográfico).
A mi me gusta que las sagas cambien. Con Other M, por ejemplo, también hubo muchas críticas. A mi me parece un juegazo muy disfrutable. No es Super Metroid ni Metroid Prime... pero para jugar a Super Metroid y Metroid Prime... estan Super Metroid y Metroid Prime. Me parece bien que cada entrega sea algo distinta, que la saga innove y busque nuevas ideas aunque luego muchas de estas no terminen de funcionar.

pd: Fay... bueno, es mejorable en algunas cosas, pero tanto su entrada en escena como su despedida me encantan. Me parece una buena acompañante, no la panacea, pero tampoco el cancer que se lee en algunos foros.

pd2: el cd del aniversario es espectacular... no se cuantas veces he escuchado el tema de valle Gerudo.

Anónimo dijo...

A mi tambien me ha parecido muy notable, en especial lo de que el viaje a la mazmorra ya sea un reto y la historia tambien es bastante buena, las hypneas al principio no me convencian pero me acabaron convenciendo. Lo unico que no me gusta son los viajes por el cielo, se hacen un poco aburridos y en el bazar el metodo de seleccion de objetos, en vez de hablar con el vendedor y ver los objetos hay que mirar sobre el objeto y el vendedor repite lo mismo, no es que sea muy grave pero se me hizo un poco repetitivo, sobretodo con las pociones que siempre me confundia en la de reparar escudo.

eter dijo...

alguna cosilla de la interfaz es mejorable... más que lo de las pociones a mi me enervaba que siempre que conseguias un tesoro nuevo en una sesión de juego se paraba todo y te ponían esa escena descriptiva.
Las hypneas no me gustaron inicialmente, pero tienen un muy buen rediseño de escenario (la del volcán en concreto me parece sobervia)

Battosai dijo...

Extraordinario. Y si no llega a ser por lo de las notas musicales en el agua, diría que es el mejor videojuego de la historia y me batiría en duelo con cualquiera que me lo negase. Para un Zelda 3D con una mazmorra de agua que no aburre... te meten esa mierda luego. ¡Que hagan un Zelda sin agua!

eter dijo...

Lo cierto es que si. Incluso las hypneas estan muy bien cogiendo cosas de twilight y los zeldas de ds... pero esa búsqueda de las notas es horrible.

y el templo "acuático" es muy bueno. me encanta lo bien diseñado que esta y ese toque indio con la estatua y el gran jefe final.

Smith-Corona dijo...

Ya he terminado el juego y, como me esperaba, me ha encantado. Tiene sus puntos flojos, curiosamente la recogiada de las faronitas me ha gustado. Algo que no se puede decir de otras revisiones, como la innecesaria segunda visita al templo del bosque o la repetición de enemigos (el caso de la visita a la refinería de Lanayru me parece una tomadura de pelo). Eso si, la mayoría me han gustado.

Pero sobre todo me ha parecido que jugablemente aporta frescura a la saga. En el combate y en los puzles, como los cronolitos, templos con ambientaciones originales como la Cisterna o el Galeón, o el último templo (a mi gusto, el mejor templo-final-mezcla de la saga ).

Sobre el tema del control, me ha gustado mucho. No entiendo algunas críticas. Si, a veces- muy pocas- fallá; pero tengo la sensación que se magnifican demasiado estos fallos. Quizás porque hay prejuicios sobre el control por movimiento. Pero más allá de combate, me han gustado cosas como hacer el gesto de clavar\... la espada, hacer el sello, tensar la cuerda del arco, lanzar el rayo celestial, volar con el pericaro (para mi, el medio de transporte más gratificante de la saga -lo siento, Epona) o incluso tocar el harpa. Pequñas cosas que por alguna razón son gratificantes. Además, esa estraña sensación que sientes tras derrotar a ciertos jefes finales de tumbarte en el sofá como si derrotarlos halla supesto de verdad un esfuerzo ( me pasó sobre todo con la primera lucha contra Grahim).

En cuanto los personajes principales, deacuerdo en que estan muy logrados. Aunque en el caso de Zelda, hecho de menos más papel al final del juego. Es cierto que el personaje esta mejor desarrollado que en el resto de juegos (no he jugado a WW), pero siempre ha tenido desde OoT, de mejor o peor forma, su papel en la derrota del malo de turno. Eso si, el guiño al comienzo de los creditos me parece un detallazo con ella por su parte.

Otra cosa que si me molesta, y ya estaba en TP, es la incomprensible manía de los desarrolladores a repetir indicaciones, descripciones y animaciones. Parece que creén que tienen que repetir las cosas para aprenderlas. Eso se nota, y pesa, en el personaje de Fay. Me gustan mucho este tipo de personajes y el momento final ha estado muy chulo, pero el ¿desarrollo? del personaje es nefasto.

Artisticamente me ha encantado, tiene ciertos momentos e instantaneas realmente preciosos

Pd: Una queja sobre el final -spoilers-









Como he hechado de menos que no me dejaran hacer el gesto de clavar la espada -snif-.

eter dijo...

A mi en líneas generales las revisitas me gustaron, salvo la de las faronitas XD.
La revisita al desierto se hizo algo rara... porque la primera visita es insuperable, y luego no alcanza ese nivel y el barco y toda su zona no son demasiado espectaculares. La primera visita al desierto, sencillamente, es la hostia.
Como dices, aporta frescura, los templos son cortos pero originales, y los puzles no son los refritos de siempre, las ambientaciones son buenas, y los enemigos son una gozada... se desarrolla una curva de aprendizaje exquisita con ellos y el control (casi perfecto en mi opinión... algún que otro fallito menor pero las sensaciones que transmite son muy buenas)

A mi Zelda me encanta, me habría gustado que ella e Impa hicieran algo más, pero la Zelda de este juego me parece encantadora y bastante consistente como personaje.

Lo de Fay ya parecía una coña al final señalando lo obvio o repitiendo lo de que las pilas del mando estaban a punto de agotarse, una pena que sus consejos no se pudieran esquivar porque el personaje en si a mi me encantó.

Smith-Corona dijo...

El problema de Fay es ese. Si quieren hacer que nuevos jugadores se inicien en la saga, que no lo hagan de manera que no interfiera tanto en la experiencia.

Eso si, mola cuando baila... y cuando el robot intenta ligar con ella xD

eter dijo...

Los bailes de Fay tienen esa magia de las secuencias de animación japonesa... brillantes.
Salvo en Twilight, donde fueron demasiado al estilo cinematográfico, Zelda me ha parecido siempre brillante en este sentido.