martes, diciembre 31, 2013

El mejor anime del 2013

Monogatari: second series

Nisemonogatari me pareció una basura gigantesca, lo dije en su momento (ver reseña) y no es una opinión que haya mejorado con el tiempo. Parte de la culpa de aquella opinión, además de la propiciada por la propia serie, venía dada por su predecesora; Bakemonogatari me parece uno de los mejores -y más raros- animes que he visto (ver reseña). Nisemonogatari me decepciono como secuela, o como continuación pues si historia estaba absolutamente centrada en la presentación de las Fire Sisters. Esta "Second series" es al fin, a falta del arco de Kanbaru y la película que nunca llegará de Shinobu, la secuela que todos esperábamos de la particular historia de Araragi, su harem, sus monstruos, sus juegos de palabras, sus conversaciones interminables y las paranoias visuales de Shaft.
"Monogatari: second series" presenta la conclusión más o menos formal de las historias principales de 5 de las heroínas clásicas de esta particular serie: Hanekawa (considero a efectos prácticos las OVAs de Nekomonogatari Kuro como parte de esta temporada), Mayoi, Sengoku, Shinobu y Senjougahara. Lo de final es relativo, pues es de esperar que estos personajes continuen apareciendo y desarrollandose con las siguientes temporadas de la serie, pero es en esta temporada cuando el foco se coloca sobre cada una de ellas.
Tenemos 5 arcos claramente diferenciados en esta temporada, aunque algunos guardan una clara relación entre ellos. Y los 5 arcos están muy bien, y además cada uno de ellos es diferente al resto (radicalmente diferente en algunos casos). Esta es una serie que, naturalmente, depende por completo por su predecesora, pero el mérito de sus autores es notorio y consiguen que adquiramos un gran grado de empatía con cada una de las chicas y sus historias llegan a ser verdaderamente emocionantes en el sentido más puro de la palabra... la estructura de las sagas es mostrarnos un par de episodios cargados de esos diálogos que son marca de la casa y luego sacudirnos con las revelaciones finales, y funciona, funciona muy bien. Y las historias sorprenden y funcionan, al margen de los habituales recursos visuales de Shaft que todos más o menos ya conocemos y alguno que otro más (toda la narración de la historia de Shinobu se ilustra con un gigantesco mural, por decir un ejemplo), la serie toma de las novelas el recurso narrativo del cambio del protagonista. En la primera temporada Araragi era el claro protagonista de todas las historias, aquí sólo se puede decir que lo sea de la dupla de historias de Shinobu y Mayoi, un par de historias que exploran el amor desde una óptica sobrenatural e inequivocamente triste y melancólica, dos historias donde curiosamente las protagonistas se intercambian el protagonismo la una con la otra, las dos historias más grandilocuentes y exageradas narrativamente. Otras dos historias estan narradas en primera persona por dos de las heroínas, siendo en este caso el tema el despecho del amor y de la propia sociedad y el como enfrentarse a él, viendo a una heroína sobreponerse a este y a otra -en un primer momento- sucumbir. La quinta historia nos coloca directamente como protagonista a uno de los villanos de las historias anteriores y explora a través de él a la heroína principal de la serie.
Es difícil hablar de esta serie a aquel que no la conozca. Diálogos interminables aparentemente inútiles, juegos de palabras extraños y sobredosis de todo tipo de información mediante pantallazos que te cuentan desde detalles de cualquier tema del que los protagonistas hablen hasta el número de la escena del episodio y la fuente en él utilizado. Creo que el estilo de Shaft es bastante conocido, y la narrativa de Nisio no es precisamente una novedad tampoco. La mezcla de ambos es casi fácil de imaginar. Eso era Bakemonogatari, y eso es Monogatari: second series. Hay que conocer esta serie para poder hablar de ella, y si se conoce, y si se le ha cogido cariño a los personajes, esta serie atrapa y proporciona algunos de los mejores momentos de este año de anime con secuencias terriblemente bien construidas que alcanzan la fibra más sensible del espectador. Y he de mencionar que, extrañamente habida cuenta de lo que ha sido siempre esta franquicia, apenas hay fanservice, al menos no lo hay a un nivel excesivo si exceptuamos cierta escena de baño de los primeros episodios. No hay demasiada acción en esta segunda temporada, tampoco hay echii, ni siquiera diría que hay mucha comedia, es simple y llanamente un extraño drama sobre cinco tipos de romances.
A nivel técnico es una serie con unos diseños agradables, pero con una cantidad de recursos visuales tan grandes que puede gustar o desagradar. El ritmo y el guión, siendo terriblemente complejos por la estructura de la serie, me parecen terriblemente sólidos. La serie funciona maravillosamente bien y cada arco comienza tranquilo para acabar estallando con una fuerza brutal.
¿Recomendable? Sí y no. La primera temporada ya me parecía una imprescindible y creo que todo el mundo debería verla, pero sobre ese "todo el mundo" creo que aquellos a los que no les gusto tampoco les va a gustar esta segunda temporada, mientras que todos aquellos que si disfrutaran con aquella serie lo haran con esta y se quedaran esperando ese Hanamonogatari en el que veremos que demonios pasa con Gaen Suruga.
En el 2009 este anime se quedó a nada de conseguir la prestigiosa mención del blog del mejor anime del año, pero finalmente cayó frente a "Kimi ni todoke" (ver reseña); este año, gracias a que Chihayafuru (ver reseña) ya pasa a recibir un status similar al de One Piece en el blog, esta franquicia al fin se alza con ese título.

lunes, diciembre 30, 2013

Conociendo el Negro

Me vestiré de medianoche

Última novela publicada de la subsaga de Tiffany de Mundodisco. No se si quedará alguna historia más de esta bruja, pero casi que me gustaría, pues aunque no sea mi personaje favorito del mundo de Prattchet es innegable que la calidad de las novelas ha ido in crescendo.
En esta novela tenemos a una Tiffany ya actuando como una bruja de pleno derecho y con pocos calentamientos de cabeza adolescentes (alguno hay, pero es agradable que la protagonista casi piense en ellos cuando le recuerdan que a efectos prácticos todavía es una adolescente). Hay sobre todo mucho de sentido común, de pensar por uno mismo y ensalzación de los valores más tradicionales y simples de la buena y practica gente del campo. Luego hay algo de brujería, pero aquí, como desgraciadamente es casi su tradición, el autor británico se inventa unas normas de para la magia y la brujería porque las necesita, y el final directamente es rarito. Pero obviando el final, me parece una novela bastante equilibrada y fácil de leer... ni siquiera hay mucho tiempo de feegles molestando con esa actitud que supongo que mucha gente -pero yo no- encontrará graciosa. Tiffany es obviamente la protagonista, pero esta respaldada por un buen elenco de secundarios que la complementan y enseñan esas pequeñas lecciones que los Prattchet quieren enseñar con esta saga de novelas juveniles, desde el chico serio y formal, al exnovio ahora reconvertido en político, desde la bruja curtida de ciudad, a la bruja novata en la que Tiffany ve sus errores, aprendiendo Tiffany las lecciones y estando estas siempre confirmadas por una Yaya Ceravieja y una Tata Ogg ahora en un -agradecido- segundo plano. Prattchet consigue en esta novela una naturalidad narrativa que nunca le había visto con Tiffany, con la que todo parecía siempre que debería ser muy obvio. La historia, con cazas de brujas y el simple miedo al miedo funciona bastante bien.
Prattchet se permite incluso un cameo de la Guardia y el retorno de Esk, la protagonista de aquella aburrida tercera novela de la serie (ver reseña), un personaje al que no creo que nadie echara excesivamente de menos pero que no dejaba de ser una idea muy sugerente de aquellos primeros pasos por el Mundodisco.

sábado, diciembre 28, 2013

Mirando hacia el futuro con demasiadas prisas

Kakumeiki Valvrave: the liberator - Second season

Valvrave ha tenido principalmente un problema, el ritmo. Se pueden decir muchas cosas de su guión, MUCHAS, pero creo que el principal problema radica en que le ha faltado minutaje por todas partes. El ejemplo más claro de esto es que, hasta hace un par de episodios, uno no tenía la sensación de que la serie fuera a acabar ya. Esta segunda temporada ha tenido un ritmo muy raro, y tengo la sensación de que esta ha sido una temporada de 24 episodios metida en 12 (y creo que incluso la serie necesitaría un epílogo de 12 episodios tras el final de esta temporada, pues se queda en un momento muy interesante).
Era lo mejor de la primera temporada, en esta Saki ha sido la única que se ha mantenido medio a flote porque los guionistas no sabían que hacer con ella... por contradictorio que parezca
La narrativa clásica define tres actos regidos -más o menos- por el sentido común: presentación, desarrollo y desenlace. El problema de esta serie es que podemos considerar su primera temporada (una sucesión de chorradas memorable que siempre defenderé (ver reseña)) como ese primer acto, que uno entiende que como mucho puede prolongarse hasta un tercio de la extensión de la obra completa. En aquella primera temporada verdaderamente pasaba poco más allá de la presentación de los personajes y del universo en el que vivían, en cierta manera esta hija espiritual de Code Geass copiaba la estructura de la historia de Lelouch cuya primera entrega esta límitada a un ámbito casi local (ver reseña) y cuya segunda parte abarcaba ya un ámbito de guerra practicamente mundial (ver reseña), pero en Code Geass las temporadas eran de 25 episodios. Ahí radica la diferencia. Ahí y en el innegable hecho de que Haruto está muy lejos de tener el carisma de Lelouch, de hecho diría que unicamente Saki, Akira y algún que otro secundario están a la altura de los personajes de aquella serie.
En esta segunda temporada, sencillamente no hay tiempo. Advierto que comienza un pequeño festival de SPOILERS. La mitad de los episodios se van en un viaje a la Tierra donde se desarrolla la relación entre L-elf y Lieselotte y se revela la naturaleza del consejo de los 101, pero el problema es que tardamos mucho en conocer la verdad sobre ellos... y luego no podemos despachar a unos enemigos de la humanidad en apenas un par de episodios. La serie acaba en el comienzo de una guerra, puede comprenderse que el viaje de los protagonistas ha acabado... pero la historia pide a todas luces desarrollarse más desde ese punto (más habida cuenta de las pinceladas de ambigua información que los flashfoward de 200 años arrojan). La serie se centra demasiado en el grupo de L-elf, apareciendo con fuerza el grupo de los monarquicos sin justificar demasiado que A-Drei y Kriemhild pertenezcan a ellos. Toda la trama de H-neun se sucede una forma demasiado rápida, y la de X-eins es directamente errática. Además al volcar el peso de la trama en este escuadrón los pilotos de los Valvraves quedan en segundo plano, y Saki y Shoko directamente llegan a desaparecer durante varios episodios... teniendo unas temporadas tan cortas y con un casting tan extenso, esto es un riesgo muy grande de cara al desarrollo de los personajes, y Valvrave se da de bruces contra él.
Hay otros puntos más discutibles, como lo forzado de Marie, Shoko, Haruto y el gasto de "runas" de los Valvraves... que sólo parece afectar al protagonista. La serie se olvida de sus propias normas y termina sin saber muy bien cuales eran las habilidades de los magis, que pasaba con Pino y Prue, donde estaba el vampirismo y todo eso. 
¿Nadie más tiene la sensación de que en la primera los protagonistas eran los compañeros de Haruto
 y en esta segunda lo son los de L-elf?
Es lo que tienen los argumentos esotéricos, cuando se presentan las cosas se puede confiar en el efectismo... pero cuando llega el momento de las explicaciones es muy fácil que el público que antes te ensalzaba te se eche encima si no has conseguido mantener su complicidad.
La serie, no obstante, sigue siendo entretenida y tiene sus buenos momentos con sus giros de guión disparatados y todas sus exageraciones. El mensaje y las ideas de sus autores siguen estando ahí, y son buenos, pero no tienen la fuerza que podrían tener. Al igual que en la primera temporada había un par de escenas sorprendentes (sí, hablo de la famosa "violación"), en esta también hay algunos momentos en los que se quita su careta de para todos los públicos y se pone la de "Bloodie Euphie".
Tecnicamente, un gran y colorido diseño de personajes y mechas. Buena animación. Mucho dinero gastado en voces y canciones (Nana Mizuki, TM Revolution, Elisa y Angela... casi nada). Es un proyecto en el que Sunrise se ha dejado billetes, pero en el que creo que ha realizado una planificación bastante errónea.
La primera serie me parecía recomendable con todas sus particularidades y locuras (desde luego no era una serie para todo el mundo). Esta temporada me parece que baja el nivel y desmerece el global de lo que podía haber sido una gran y entretenida serie. Una pena. 

jueves, diciembre 26, 2013

Apuesten señores: ¿Rebecca o Cavendish?

One Piece 733 - Lo que el señor Soldado quiere

La pelea de Franky continua en segundo plano en lo que parecía un nuevo -y necesario- episodio de transición acercando a Usopp y Robin a Sugar, poniendo un poco más de trasfondo a la dupla Rebecca-Soldadito y dotando de algo de carisma al resto de personajes del bloque D. Hasta que llega la última página.


Creo que no había nadie que pensase que el ganador de este combate pudiera ser otro que Cavendish o Rebecca. Había otros combatientes, claro, pero parecían meros personajes para rellenar en cierta medida. Rebecca tenía todo el respaldo de la trama argumental tras ella, y Cavendish ha sido dibujado como el combatiente más poderoso y carismático desde el comienzo del torneo. Había aparecido el monstruo de Burguess, y Bartolomeo había hecho su debut, Chinjao apareció para dar emoción al bloque C... pero Cavendish parecía destinado desde el principio a un rol importante en la saga, aunque en un primer momento solo fuera el poner a prueba a la sufrida Rebecca. 
Cavendish o Rebecca, parecía claro. Y Oda se ha reído de nosotros marcándose un nuevo Burguess, con la particularidad de que en el bloque D, aunque sólo fuera por Cavendish, había algo más que los previsibles masillas a los que despachó el hombre de Barbanegra. No creo que Burguess tenga el nivel de un Almirante, pero es que no creo que ni siquiera un Almirante pueda despachar a Cavendish con la velocidad con la que este ha sido eliminado, vimos como los supernovas al menos aguantaban unos pocos segundos ante Kizaru. Así pues, y suponiendo que los participantes tienen cierta tolerancia al Haki del Rey o a los efectos de las frutas "raras", ¿quién demonios puede haber acabado en un suspiro con todas estos combatientes? ¿de quién puede haber oído hablar Sabo?
Naturalmente podríamos encontrarnos ante una fruta muy rara y poderosa pero, como he dicho, me extrañaría que eso tumbara a los más poderosos del grupo, así como tampoco creo que puedan caer por un gas somnífero o un usuario de la fruta "sueño-sueño"... así que creo que hay libertad para especular y disfrutar de las dos agónicas semanas que -en el mejor de los casos- necesitaremos para resolver las dudas. En los foros ingleses no han tardado en darse cuenta que de todos los gladiadores del bloque que se anunciaron para el bloque el único que no ha sido mostrado en ningún momento ha sido el espadachín Meadows... y pronto han comparado lo poco que se ve de su rostro con la esquina superior de aquel colorspread del capítulo 693... y ambos tienen bigote... y siempre se ha pensado que ese hombre podría ser Kaidoh. 
En esta saga tenemos a un hombre de Barbanegra, a Doflamingo, a un Almirante, un barco que podría llevar a BigMom, también tenemos un peso pesado de los Revolucionarios, a un viejo amigo de Garp, a los enanos, a un enemigo de los supernovas y a un fan de Luffy, y por supuesto a Law y Luffy. Y ahora el bloque D, que parecía reservado para el dramatismo del Rebecca-Cavendish, ha sido engullido por un nuevo personaje.
¿Quién falta por aparecer por Dressrosa?
Muchas de las principales fuerzas de la serie están ya presentes y no parece que tendría mucho sentido reforzarlas. Creo que sólo hay tres alternativas factibles:
-Shanks o Marco; dudo del pelirrojo, pero siempre podríamos tener a Lucky Roo luciendo velocidad, y particularmente me gustaría ver a algún peso pesado de la banda de Barbablanca intentando recuperar la fruta de Ace.
-El inframundo; ¿podríamos estar ante Jack o ante cualquier otro socio menor de Dofla?
-Kaidoh; sabemos muy poco de este personaje, pero simpático no parece y lo mismo la noticia del periódico podría haberle gustado muy poco y podría haber decidido hacerle una visita a su socio o enviar a uno de sus hombres de confianza.

Seguramente no sea nada de esto y Oda nos la este volviendo a jugar, tanto podrían aparecer Cooper como Garp como salir de la nada Gin con la fruta de la hipnósis o Perona incluso. Pero al Cesar lo que es del Cesar, flipante como Oda continua seguir sorprendiendo capítulo tras capítulo.

martes, diciembre 24, 2013

The legend of Zelda: A road to the future

The legend of Zelda: A link to the past

Habida cuenta de que este es un blog, en su vertiente "videojueguística", claramente nintendero, puede parecer raro, pero no me había pasado el legendario Zelda de Super Nintendo. Cosas de no haber tenido el Cerebro de la Bestia en su día y no gustarme nada tirar de emuladores. Hace unos años me quité la espinita de Super Metroid (ver reseña), hace unos días -después de varios intentos- acabé por fin la aventura más clásica de Link.
Puede ser que Ocarina sea el juego que ha elevado esta saga hasta su status de leyenda actual, pero fue este el que hizo que la gente esperara el mítico cartucho de Nintendo 64. Y Ocarina no es otra cosa que una versión en 3D -maravillosamente ejecutada- de la dinámica de este juego (creo que unicamente Majora y Skyward se han salido del diseño de juego que desde hace 20 años ha regido con puño de hierro la serie). "A link to the past" ha definido esta serie, y por extensión muchas otras... y lo ha hecho porque es muy bueno. Sencillamente es muy bueno.
El juego es un Zelda en el sentido más clásico de la palabra, pues como he dicho este es el que ha definido la serie. Basicamente nos despertamos en nuestra casa y una voz nos dice que la princesa Zelda necesita nuestra ayuda, nosotros naturalmente iremos para allá con toda nuestra buena voluntad y descubriremos la trama, y nos dirán que nuestro pringaillo protagonista con sus escasas habilidades es la única esperanza del mundo ante la oscuridad y que hemos de conseguir tres items escondidos en tres mazmorras para conseguir la Espada Maestra... y luego a su vez tendremos que completar unos cuantos templos más para ya acabar con el malo maloso -Ganon, normalmemte- de una vez por todas (al menos hasta la siguiente entrega de la serie).
En cada templo que alcancemos encontraremos un nuevo item que nos dará una habilidad nueva, y esta habilidad además de permitirnos avanzar en la mazmorra y derrotar al jefe de turno, nos abrirá también nuevos caminos sobre Hyrule mismo, pudiendo acceder a cuevas secretas o a las siguientes secciones del mapeado. El número de items es bastante extenso, aunque su selección y uso es muy sencillo (basicamente podemos tener uno equipado además de la omnipresente espada, nos sobrará para hacer frente a los desafíos del juego).
El diseño del mundo (dual, mundo de la luz y reino sagrado sumido en las tiniebras) es bueno y presenta buenos puzzles para obtener algunas piezas de corazón y otros extras, pero es en las mazmorras donde encontramos el mejor hacer de los diseñadores. Pequeñas en un principio, poco a poco van haciéndose más largas y complejas, obligándonos a usar todo nuestro arsenal de items y a pensar al tiempo que también tenemos que estar atentos y recordar todos los detalles del escenario. Pero todo es lógico y se avanza con relativa facilidad a través de las diversas salas, la dificultad está ahí y no deja de resultar gratificante ver como el juego nos obliga a utilizar todas las posibilidades de su diseño, pero en pocos momentos nos encontraremos ante una barrera aparentemente insuperable y cuando así nos parezca, en la mejor tradición del diseño de juegos de la Gran N, habrá cerca una pista si sabemos buscar.
Su duración puede ser de una quincena de horas, aunque eso siempre dependerá un poco del jugador, su experiencia y sus objetivos en el juego. El control funciona bastante bien, aunque en algún momento desearemos poder tener equipados varios items o controlar mejor los ataques -claramente bidimensionales- de Link. El juego no deja de ser un hijo de su tiempo y se maneja en ocho direcciones para bien y para mal.
En el audio tenemos las melodías clásicas de la serie con entrañable calidad de 16 bits. Los efectos sonoros cumplen y sería justo decir que en este juego aparece ya una de las señas de la serie: un instrumento musical, aunque la ocarina en este caso no es más que un item opcional (eso sí, tremendamente útil, pues nos ahorrara largas caminatas).
El juego presenta unos escenarios muy coloridos y detallados que hoy, más de dos décadas después de su salida, siguen siendo bonitos a la vista. Las animaciones son algo sencillas, pero cumplen de sobra con su cometido.
¿Recomendable? Sí, rotundamente sí. No es ya que sea un clásico que ha influido en innumerables juegos, es que a día de hoy sigue siendo un juego tremendamente disfrutable.

domingo, diciembre 22, 2013

Exportando Akibahara

Outbreak company

La premisa de la serie es de esas que no te incita a ver la serie; Japón descubre un portal a un mundo medieval-fantástico y no se le ocurre otra cosa que intentar exportar la cultura otaku para fomentar las relaciones entre las dos naciones, y para ello envía a un hikkikomori como "embajador". El argumento es una soberana chorrada y además la serie huele a harem echii que tira para atrás.

Y aquí que uno comienza a verla por mero aburrimiento casual, y se encuentra con una muy digna serie. Incluso la comedia romanticona es bastante bonita, y el poco echii que tiene es bastante cómico y tiene unos saludables gags de BL. La serie es, como es más o menos previsible en estas series, un canto a la tolerancia y todo eso. Tenemos un mundo donde ya de por si existe una gran segregación entre las diversas razas clásicas, y donde además hay un marcado clasismo... y ahí llega alguien completamente marginado en su mundo y que se encuentra tratado como un ser superior que fascina a todos. Es un constraste interesante y funciona bastante bien. La carga dramática de la serie es sorprendemente grande para lo que uno esperaría e incluso la serie se permite un giro final que dista de la felicidad habitual que impera en este tipo de producciones.
Tecnicamente, pues tiene un diseño normal. Es bonita y es agradable a la vista, y diría que sobrevive a la maldición del moe. El ritmo de la serie es bastante bueno, con varias tramas y un trío de protagonistas que más o menos tiene siempre en mente y que consigue ir desarrollando paralelamente en diversos sentidos al tiempo que explora los diversos frentes de la cultura otaku, ya que esta es una de las grandes virtudes de la serie. Las referencias a otras series son frecuentes y nada disimuladas (desde un partido de futbol a lo Inazuma Eleven, posters de Yotsuba o Fate y lecturas de Ataque de los titanes a cosas mucho más minoritarias como Seitokai Yakuindomo y Hajime no Ippo). Las referencias de la serie a otras son muchas, e incluso hay varias roturas de la cuarta pared al ver el protagonista en ocasiones su vida como un manga o un juego (aunque dista mucho de ser el prota de "The world God only knows").
Es una serie agradable y bonita de ver, con unos protagonistas simpáticos, una carga dramática más importante de lo que cabría esperar y una bonita colección de referencias a otras series. 

viernes, diciembre 20, 2013

Россия-Матушка

Infinite Stratos 2

Infinite Stratos era un anime normalito (ver reseña). No inventaba nada, pero me gustaban los combates y luego presentaba un harem medio inocentón con un protagonista adorablemente obtuso y un quintento de simpáticas chicas. Es un anime del que siempre he guardado un buen recuerdo. Es una chorrada y lo sé, pero me entretuvo, que le vamos a hacer.
Así pues, secuela. ¿Qué se puede hacer en la secuela de una serie tan normalita? Historia hay, la franquicia se basa en unas novelas que continúan publicándose y todo eso... pero vamos, la historia no deja de ser una soberana chorrada. Uno en esta serie quiere ver comedia romántica echii llena de malentendidos y de tortazos finales al tontorrón del protagonista en la mejor tradición de Love Hina. Podemos decir que un 25% del minutaje de la serie se basa en la historia (tiene valor además que el episodio se note horriblemente montado y precipitado por una alarmante falta de minutos) y el otro 75% en el harem-echii del bueno de Orimura-kun con argumentos tan sutiles como el darle al protagonista una fiesta de cumpleaños fanservicera, enseñar a cocinar a la clásica asesina de alimentos de estas series o -en un episodio que hay que decir que tiene su mérito por parte de los guionistas- hacer que a la tía que viste la falda más corta de la serie en un episodio una extraña anomalía haga que le desaparezcan todas las bragas que se ponen ¿?
Sobra decir que si la primera temporada era una chorrada, esta lo sigue siendo, y más todavía. Pero con unos combates que tiran demasiado de ordenador y una comedía que parecía explotada, si esta serie sobrevive es por un motivo muy simple...
Teníamos a la amiga de la infancia protagonista (aunque con un protagonismo sorprendentemente pequeño), teníamos a la "ojou-sama", teníamos a la yandere (no se si sería correcto llamar a Laura así), teníamos a la trap y teníamos a una china con coletas que todavía no se que arquetipo era. Pero nos faltaba el personaje clave para este tipo de series, el personaje al que cuando el autor no sabe que hacer siempre puede recurrir. Sí, nos faltaba la cabrona. Tatenashi sostiene ella sola esta segunda temporada y le roba a Char el puesto de chica de la serie con una facilidad pasmosa. Presidenta del colegio, heredera de un linaje importante, luchadora más fuerte y protectora del protagonismo pero, por encima de todo, tía cachonda que se entretiene puteando y provocando al protagonista y que no duda en ponerse un naked apron o organizar un concurso de princesas con el resto de las chicas de la serie. Deudora de Kitsune de Love Hina o Nabiki de Ranma, personajes como este siempre te alegran el día.

miércoles, diciembre 18, 2013

Conociendo a Willikins

Snuff

Las sagas clásicas de MundoDisco están agotadas. Al final hasta Vimes, lo mejor de la serie, ha acabado cayendo víctima de la sobrexplotación.
Snuff, cuyo acertado título no he pillado hasta que lo he puesto en Google para buscar imágenes y he recordado la película "Tesis", es una novela extraña. El Pratchett de los años 2000-2010 sustituyo la saturación de novelas de los 90 por la elaboración de unas pocas más trabajadas, pero ahora, con 40 novelas a sus espaldas sencillamente se está quedando sin argumentos. Snuff está protagonizada por Vimes, y eso siempre esta bien... pero es que Sir Samuel Vimes nos ha acostumbrado a la excelencia y esta -después de "¡Voto a bríos!" (ver reseña)- me parece la peor o más desequilibrada novela de la saga de los Guardias.
En esta ocasión Pratchett da al Lord Comandante de la Guarcia de Ankh-Morpork unas merecidas vacaciones y lo lleva a esa campiña inglesa que hemos visto en muchas novelas de Sharpe o en grandes clásicos del cine como "El hombre tranquilo*" (ver reseña) o "Lesbian vampire killers" (ver reseña).
Esta novela tiene principalmente dos defectos. El primero y más grave es que está muy deficientemente estructurada. Tarda demasiado en arrancar, y en su recta final se alarga demasiado (además de meter una supuestamente superlativa escena de acción que a mi en lo particular me aburrió bastante). El segundo es ya más relativo y es concerniente a la trama, que he encontrado demasiado repetitiva en relación a otras obras del autor y carente de la chispa que tenía en ellas. El tema de los trasgos estaría bien... de no ser porque es muy parecido a los orcos que vimos en "El Atlético Invisible" (ver reseña). Luego tenemos un mensaje ya si más original sobre la lucha de clases, la impunidad de los nobles, el papel de las fuerzas de la ley y la obligada independencia y equidad de esta y, en última instancia, el deber de todas la personas para lo que sencillamente esta bien y mal. Aquí Pratchett si se maneja bastante bien, aunque salvo en grandes momentos a la novela parece que le falta un plus que si tienen otras grandes novelas de la saga.
La formación de los nuevos policias rurales esta bien, y Willikins se erige como uno de los personajes más carismáticos de la serie, pero en general a Pratchett se le va un poco de las manos el reparto con demasiados secundarios y un aprovechamiento bastante pobre de los clásicos hombres de la guardia. El contrabando y los paralelismos con Al Capone están bien en ese habitual crisol de referencias que consigue Pratchett, sin embargo la novela se nota demasiado simple, falta de más hilos argumentales que expriman mejor a Vimes y el resto de carismáticos guardias.


*Sí, John Ford y los irlandeses jamás me perdonarían esa generalización, pero no creo que este blog tenga mucha difusión por ámbitos anglosajones**.
** Además, por definición, cualquier entrada de MundoDisco debería llevar comentarios a píe de página***
*** Aunque lo de pie de página no tiene mucho sentido habida cuenta del formato de las entradas del blog, pero, en fin, ya sabéis... 

lunes, diciembre 16, 2013

Record conseguido

Ore no Nounai Sentakushi ga, Gakuen Love Comedy wo Zenryoku de Jama Shiteiru

El mundillo del anime se esfuerza cada año en mejor la calidad de sus productos, mejorando su animación, trabajando más sus guiones, moeizando todo lo moeizable y, por supuesto, buscando títulos absurdamente largos. Largos han sido estos últimos años en los que hemos visto proliferar series que comenzaban por "Ore", pero creo que por fin el anime ha encontrado un título tan ridiculamente largo que las temporadas venideras lo tendrán jodido para superlo.
"No puedo creer que las decisiones de mi vida estudiantil sean tan no se qué", o "Noucome" para abreviar no es una serie recomendable. Es, basicamente, una idea relativamente original desaprovechada.
Tenemos un protagonista más o menos normal al que, por cosas de la vida, de repente le cae encima una especie de maldición y de vez en cuando es como si su vida se convirtiera en una novela visual y ante una determinada situación se le aparecen dos opciones -normalmente bastante cabronas- entre las cuales tiene que elegir una. La idea no es que sea nada del otro mundo, pero es simpática, y podría dar lugar a una buena comedia. 
El problema es que no da lugar a la susodicha comedia (es más, en algunos capítulos apenas aparece la coña de las elecciones). La serie es un harem muy normalito que uno pensaría que aprovecharía lo de las opciones para provocar situaciones absurdas... pero lo que fuerza suele ser tan forzado o surreal que pierde parte de la gracia. En algun momento consigue algún que otro buen gag, pero son bastantes menos de los que la idea original podría hacer pensar que la serie conseguiría. Además, aunque sea medio inocentón, la serie recurre al echii más de lo que me gustaría, e incluso tiene un poco de humor de sal gorda que no tiene demasiada gracia y que pierde la poca que tiene al ser un gag reiterativo.
A nivel  visual es una serie normal, con un diseño de personajes bastante acorde a lo estandarizado ahora mismo en la industria, con algo de eyecandy, moe, echii y todos esos términos para definir el diseño sin personalidad de muchas series actuales. En personajes, pues lo clásico, una tsundere, una alocada, una imouto, una tontilla, una ojousama y el resto de arquetipos del género.
Una pena, no es que la serie pudiera revolucionar la industria, pero la premisa inicial creo que podría dar para bastante más de lo que esta serie ofrece finalmente.

sábado, diciembre 14, 2013

Por fin... Smaug

El hobbit: La desolación de Smaug

La primera entrega de esta trilogía fue difícil de reseñar (ver la reseña propiamente dicha). Esta segunda, por su condición de acto medio, es todavía más compleja de reseñar. En mi humilde opinión supone una mejora con respecto a aquella primera etapa del viaje, donde había poco que contar en demasiados minutos. En esta suceden más cosas... pero no dejan de suceder de una forma extraña.

Jackson suma en algunos puntos y resta en otros, pero el problema de base viene de la misma novela... un cuento puro y duro cuya estructura de actos plenamente diferenciados en distintos escenarios es muy complicada para llevar al cine y mantener la sensación de continuidad. Jackson opta por realizar una escena en cada escenario y luego pasar al siguiente mediante una de acción, eso da a la película un ritmo raro, como a base de parones y acelerones (esto, unido a la gran extensión de la película y a lo sobrecargado de sus escenarios y escenas hicieron que llegara exhausto al último tercio de la película). El director y su equipo hacen lo que pueden, pero esto no es una historía grande y épica como la del Señor de los Anillos, el Hobbit siempre me ha parecido que tenía más la estructura de un videojuego. Paso ya a reseñar más propiamente la película, y me es imposible hacerlo sin SPOILERS. Ire acto a acto, que creo que es la mejor forma de reseñar una película como esta.
Beorn. No me ha terminado de gustar el diseño humano ni tampoco el de oso (este es el primer ejemplo de como falla la película al abusar de los efectos por ordenador), y sale poco, muy poco.
El bosque Negro. No es negro, intenta ser distinto a Fangorn y Jackson se vale de algunas composiciones del escenario para simular la locura, creo que es comprensible que no pueda plasmar la tensión y el agobio que el libro consigue introducir. La lucha contra las arañas está bastante conseguida.
Los elfos ejemplifican un problema que también es extensible a los enanos y los propios hombres: la codicia. En el libro nadie es bueno salvo Bilbo y Gandalf, los enanos pueden ser más o menos nobles, como los elfos y los humanos, pero todos están cegados por la sed de oro. En las películas queda algo extraño, se quiere mostrar a los elfos altivos, orgullosos... pero buenos, cuando su rol es casi el de villano. Tharanduil queda raro, y ya ni que decir Legolas. El guión se resiste a convertirlos en enemigos y el resultado me parece un pelín extraño. La escena final con los jinetes de barriles es algo extraña, con momentos muy buenos pero otros demasiados exagerados (el Legolas del Señor está cojo en comparación con el de aquí) y alargados.
La jodida Tauriel. Lo peor, y de lejos de la película. Jackson y su gente te meten una elfa ultra concienciada con el mundo de la que Legolas parece estar medio enamorado... pero que es muy moderna y que quiere ayudarlos a todos, ve que la postura de los elfos es demasiado acomodada y flirtea con un enano. Se me antoja demasiado capricho feminista de guión, y lo peor no es que destroza la épica de Eowyn o lo imposible del romance Aragorn-Arwen, lo peor es que en esta película en si no funciona y firma -en mi opinión- algunos de los peores momentos de la película.
La ciudad del lago. Es una parte extraña, un parón que en un libro no molesta pero que en una película resulta algo anticlimático. La trama del Gobernador y Bardo se me antoja demasiado sencilla, ridícula en algunos momentos. Para que el usuario pueda descansar en los momentos de lucha contra el dragón bajo la montaña, se nos mete aquí una escena con orcos bastante cogidita por los pelos.
Smaug. Lo primero... no es dorado. Lo segundo... no tiene la coraza de joyas, aunque esto me parece perfectamente normal y justificable cinematográficamente hablando. Pasados estos puntos, es una gozada ver a este gigantesco monstruo moverse majestuosamente de un lado para otro mientras se mofa de los enanos. Se han sacado de la manga una escena gigantesca para cerrar la película, es una inventada total y en algunos puntos se me hace demasiado larga y excesiva, pero creo que también era casi inevitable, de nuevo hablando en sentido cinematográfico.
Gandalf. Intercarlada con la aventura de los enanos, tenemos a Gandalf investigando y viajando finalmente hasta Dol Goldur para descubrir quien es el Nigromante. Es una parte bastante impresionante visualmente, con momentos muy conseguidos visualmente.

La película, como su predecesora, es extraña. Una película que intenta ser grandilocuente y épica como lo fue el viaje de Frodo y cía, pero en ocasiones se simplifica hasta el nivel de cuento infantil... dejando al menos para mi la sensación de ser un largometraje bastante tramposo. Creo que, un niño disfrutara como un enano -jo jo jo- de esta película con sus trepidantes cambios de escenario y sus grandes -para mi demasiado exageradas y largas- secuencias de acción, pero un adulto no disfrutará tanto como aquel primer viaje a la Tierra Media que realizamos hace una década. Incluso diría que visualmente me parece una película inferior pues, aunque Smaug sea una gozada, creo que se usa y se abusa del ordenador para las escenas de acción, y se nota, y juega en contra de la película.
Un lector del libro disfrutara viendo los paisajes que tantas veces ha imaginado pero, eso si, se llevará las manos a la cabeza ante la multitud de cambios que Jackson y sus guionistas han llevado a cabo, y algunos los enciendo, pero otros -Tauriel, principalmente- me parecen una abominación.

Es una película espectacular y entretenida, con algunos gags muy buenos y un protagonista absolutamente perfecto. No obstante, esta segunda entrega también se nota demasiado alargada y se nota que en ocasiones la trama avanza a trompicones. En mi opinión, aún estamos lejos de la excelencia de la trilogía original.

miércoles, diciembre 11, 2013

Una visita muy esperada

One Piece 731 - SOP


Los acontecimientos de este capítulo pueden gustar más o menos, pero Oda se ha sacado de la chistera una de las grandes sorpresas de la serie y la ha rubricado además con sus mejores recursos como narrador. Ante este capítulo poco se puede hacer más que quitarse el figurado sombrero ante el autor o levantarse y aplaudir como un idiota ante este espectacular y emotivo capítulo. Todas las tramas y subtramas de este capítulo me parecen sencillamente perfectas en su narración.

1. La historia de Cariboo. Ha sido una historia floja, ni yo -gran fan del personaje- puedo negarlo. Puede dar lugar a cosas interesantes con Kaidoh y nos ha revelado a Drake como uno de sus subordinados... pero la escena de la viejecita despidiendo al pirata ha sido bonita.

2. Los principios de Bellamy. Ha sido traicionado por Doflamingo una vez más. No ha muerto de milagro. Y sigue fiel a Doflamingo, porque tiene sus principios. ¿Parece idiota? Sí, indudablemente... pero se le coge cariño a un personaje precisamente por cosas como esta.

3. El carisma de Bartolomeo, se desmaya ante Luffy, vacila a cualquiera, protege a Bellamy ante todo un subordinado de Doflamingo y hasta se permite el soltar frases dignas de Luffy sobre la amistad y los combates. Grande el personaje que ha dibujado Oda con este cabeza pollo.

4. La azucarada batalla de los juguetes, geografía subterránea de España y la esperada explicación de la fruta juguetera -que no deja de ser una fruta muy de Deux ex machina- se corona con una épica frase de Usopp anunciando que no teme enfrentarse a una niña. Un ejército de enanos guiados por el sucesor de su héroe legendario, Franky haciendo poses y Robin en medio fuera de lugar como pocas veces.

5. Él. Sospechábamos que estaba vivo y que reaparecería, era una de esas certezas como la del retorno de Marco o Aokiji, como el retorno a la isla submarina o el viaje a la de los gigantes. Y ha salido de la nada, y medio ha justificado su ausencia en Marineford y se presenta ahora en Dressrosa para conseguir la redención en forma de Mera Mera. Grande el reencuentro con Luffy, grande su incorporación a unos revolucionarios necesitados de personajes, y grande no, inmensa, inconmensurable, esa viñeta final de la primera historia de portadas con esas tres copas de sake ahora aclaradas.

6. Ella. Y me gusta más este retorno que el de Sabo, la verdad. Era uno de esos personajes que parecía seguro que regresaría, y me gusta ver que la adorable Koala de los piratas del Sol ha regresado. Me gustaría que no fuera una profesora sustituta y que fuera más fuerte (supongo que el profesor será Hack), pero me alegra verla de vuelta y espero ya ver su reencuentro con "Robin-oneesama" y, más tarde, con Jimbe.

lunes, diciembre 09, 2013

Delicioso entrante, ahora pasemos al primer plato

Shokugeki no Souma (capítulo 50)

Este manga de cocineros ha alcanzado el medio centenar de capítulos. El primer capítulo me pareció mediocre, pero lo cierto es que superado ese primer trámite la serie se ha ido convirtiendo poco a poco en uno de los mangas más esperanzadores de la Shonnen Jump. Como dije en su momento (ver el momento en cuestión), este manga tiene la grandísima virtud del oficio de sus autores. El dibujo sencillamente es portentoso, y la historia si bien no es nada del otro mundo sigue metodicamente todos los capítulos del manual para la elaboración de un manga de éxito.
Shokugeki comienza a enfrentarse a su siguiente reto, el ir más allá del tomo 5. Durante el primer año de un manga es más fácil que todo funcione, el dibujo supone un gran apoyo si es bueno, y basta con presentar personajes molones. Ahora Shokugeki se enfrenta al verdadero desafío, desarrollar esos personajes y esa trama... y además, a pesar de las tallas de sujetador de su casting femenino, sigue siendo un manga estudiantil y eso le impone la siempre complicada limitación de los tres años de desarrollo (los autores tienen ya, por ejemplo, el problema de que los primeros del "elite ten" deberían estar a punto de abandonar la academia ¿no los conocerá Souma? ¿será capaz de derrotar a alguno y destruir así la coherencia del ranking?).
Las primeras sagas fueron de presentación, luego tuvimos una saga bastante floja de descanso y ahora la serie afronta su primer "torneo". Personajes hay para aburrir, tenemos el grupo de buenos del dormitorio y luego a sus principales rivales (de los que supongo que, siguiendo la tónica de manual de la serie, algunos acabaran en el dormitorio). Naturalmente hay algunos más protagonistas que otros, pero los autores ya han presentado a más de una decena para este primer torneo... presentar personajes es fácil, basta con hacer diseños molones... pero si uno no los desarrolla bien... pasa a convertirse en Bleach. Y si, seguro que Alice y los hermanos italianos serán desarrollados, y sobra decir que Erina está llamada  a grandes cosas en la serie, y parece afortunadamente obvio que los autores sienten debilidad por la adorable -hasta límites estratosféricos- Tadoroko... pero algunos miembros del dormitorio ya parecen condenados a ser unos ultrasecundarios que reapareceran magicamente de vez en cuando. Y eso no me mola. Meter personajes es una forma fácil de subir puestos en los ranking de la Jump, pero creo que es una solución a corto plazo que en la mayor parte de los casos se vuelve contra la propia serie.
Luego, naturalmente, están los enfrentamientos. La serie tiene un buen dibujo, unos personajes muy carismáticos y un más que saludable sentido de la comedia... pero es un manga de batallas culinarias.
Las batallas culinarias tienen un problema, y es que no pueden ser -por definición- emocionantes. En una ocasión cocinaran pez globo, sí, pero en la mayor parte de las ocasiones sólo veremos a alguien meter cosas en una olla mientras el resto miran y lo critican o alaban... y luego tenemos las reacciones, pero es complicado mantener las emoción en competiciones de este tipo. Estamos hablando de campeonatos de artes marciales... sin artes marciales. Es complicado hacer duelos culinarios, y ya ni hablar de entrenamientos. En los mangas deportivos tenemos un toma y daca, y tenemos el componente psicológico aunque estemos leyendo una partida de gó. Pero en un manga de batallas de cocina... las herramientas de las que disponen los autores son mucho más limitadas.
De momento es un manga muy recomendable, pero ahora comienza su verdadera prueba de fuego. Los enfrentamientos no han de eternizarse -pues apenas hay recursos para ello- y la presentación de personajes tiene que dejar paso a su desarrollo. Al menos es imposible que haya kame-hames, por lo que la acción no puede destrozar la comedia, y la ligereza es algo que esta serie necesita como el comer para mantenerse viva.
Ahora mismo es una serie muy entretenida, con comedia y personajes a los que se les coge bastante cariño. A ver si hay suerte y se mantiene, tras la caída a los infiernos de Beelzebub es la única serie de la Jump -al margen de One Piece, claro- que me interesa.

sábado, diciembre 07, 2013

No hay equilibrio de poderes ante el rey de los piratas

One Piece 730 - 3 cartas

La opinión con respecto a este capítulo parece ser que, unánimemente, es uno de los mejores de la serie en mucho tiempo. A mi no me lo parece. Me está encantando Dressrosa, estamos viendo al Oda más inspirado... pero eso no quita que ocasionalmente tenga que recurrir a alguna que otra trampa narrativa, y el "nos vemos en el Palacio" de Doflamingo no me ha gustado nada.
Separemos el capítulo en 3 puntos como ha hecho la propia Nami.
En primer lugar tenemos lo más obvio e importante del capítulo. Big Mom joins the brawl. Tenemos a la banda, tenemos a Law, por ahí anda Doflamingo y su banda, hay un Almirante y varios marines pupulando por ahí, hay unos hombrecillos del CP0 que algo tendrán que decir, hay una revuelta de enanos y juguetes a punto de estallar, tenemos un buen puñado de gladiadores... y tenemos hasta a un hombre de Barbanegra. Y ahora llega Big Mom y su barco cantarin (uno ama esta serie por detalles como este).
En el capítulo anterior parecía que Sanji y cía volverían a Dressrosa y se esfumaba la sugerente posibilidad de tener una saga bifurcada en 2 islas. Ahora no. Nami confirma que se van para Zou para poner a salvo a un Caesar que parece que jugo con fuego en el pasado (no me gusta que Big Mom no fuera a por él si de verdad le perseguía, pues verdaderamente tampoco estaba tan escondido) y para asegurar a un Momonosuke que ya se han dado cuenta de que es objetivo de Doflamingo por algún motivo. Supongo que en el siguiente capítulo un coup de burst y las habilidades de navegación de Nami los pondrán fuera del alcance de un barco en el que Tamago y Pekons parecen dos tripulantes más (puede que Sanji pudiera con uno de estos, pero si Bobin o Ten Shin Chan están ahí la cosa sería muy distinta... ya ni que decir si Charlotte está en el barco).
Luego tenemos la fábrica. Me ha encantado que la banda haya descartado de inmediato la idea de llevar a Big Mom a Dressrosa para no interferir en la revolución de los enanos, cuando juntando a los tres poderes en una misma isla seguramente podrían salvar más facilmente el culo. Y ahora tenemos a Franky, Robin y Usopp liderando un ejército de enanos para acabar con una fábrica custidiada por Lao G (quizás no sea un "as" de la baraja de Doflamingo, pero es un personaje que impone bastante, y además supongo que algún que otro personaje más además de Kanjuro y Moncheri aguardará en la fábrica). Robin es la lista del grupo. Franky siempre ha sido muy infravalorado y tiene que acabar la serie con un nivel parecido al de Kuma. Y Usopp... bueno, Oda siempre cuida mucho sus combates y en este ya se nos ha advertido que tiene que hacer algo verdaderamente heroico.
Y naturalmente esta la parte "potente" del capítulo. Con Dofla citando a Luffy, Zoro saludando a Fujitora y el propio almirante frenando un poco la confianza del shichibukai. Esta parte mola, eso es innegable, pero no ha terminado de gustarme, es muy "y ahora nos vamos". Oda forzó un poco la situación del enfrentamiento entre Law y Doflamingo (ignorando por cierto las distancias que en teoría había desde Acacia hasta el Puente de Hierro) y ahora se ha visto obligado a echar el freno a marchas forzadas pues Zoro y Luffy tienen, antes de su batalla, que esperar al resto de los frentes de la saga.
No me gusta como Dofla se va "porque sí", y no termina de convencerme tampoco la actitud de Fujitora, que puede estar muy apesadumbrado por tener que atacar a quienes se portaron bien con él, y puede tener que investigar un poco todo lo que esta pasando exactamente en la isla incluyendo en esas pesquisas a Doflamingo, pero si un pirata reconocido como Zoro le ataca debería de capturarle... aunque bueno, ya conocemos a los almirantes y el hecho de que cada uno de ellos tiende a interpretar la justicia muy libremente. Luego también está lo forzado del hecho de que Luffy no reviente una pared y salga del coliseo... pero bueno, tampoco es algo demasiado grave y siempre podemos decir que Fujitora se monta en el ascensor enseguida y el Spidershichibukai se marcha a su lado ¿levitando?

Ahora la duda es saber que pasará. Es de suponer que Sanji y cía tendrán que salir por patas, así que lo interesante está en Dressrosa. Tenemos una trama más o menos encaminada como la de la fábrica, y otra aparentemente fijada como es la pelea con Dofla y Fujitora en la Alhambra. Supongamos que Fujitora no se cambia de bando y que lo vemos cruzar espadas con Zoro. Supongamos que vemos el previsible Luffy - Doflamingo... 
¿Quién se va a encargar del resto de miembros de la banda del Joker? No parece que haya otra alternativa que repescar a los gladiadores... pero al margen de Bartolomeo ello conlleva romper el efecto juguetero. Y si hablamos de gladiadores...
¿Qué pasará con la fruta de Ace si Luffy se retira? No parece que haya nadie capaz de parar a Burguess, ni siquiera Diamante... y tenemos a Rebecca con toda su trama, y con ella en cierta manera a Violeta.
¿Hará algo el CP0? 
¿Para quién trabaja Hack?
¿Qué pasara finalmente con Bellamy?
¿Acabará de una vez la repetitiva historia de Cariboo?

jueves, diciembre 05, 2013

La reseña más épica de la historia del blog

¿Es una reseña de One Piece?
¿Es la crítica de una película?
¿Es la recomendación de un libro?
¿Es un momento mítico?

NO

Es... la reseña del temario de una certificación informática.



C_TAW12_731

La certificación para un programador ABAP se divide en estos días en cuatro bloques temáticos más o menos claramente diferenciados: TAW10_1, TAW10_2, TAW12_1 y TAW12_2 (en verdad también estaría el TAW11 pero este tiene muy poca presencia en el examen y es casi anecdótico).
Estos cuatro temarios constituyen unas 2000 páginas de entretenida y constructiva lectura sobre los entresijos de ese germánico lenguaje de programación que es ABAP. Literariamente he de decir que, por sorprendente que pueda parecer, no son la lectura más apasionante que uno pueda encontrarse. También he de decir que, verdaderamente, si uno quiere enterarse de cosillas de SAP... es una lectura recomendable, la gente que ha escrito esto se nota que sabe del tema y hay puntos que verdaderamente resultan útiles e instructivos de cara al buen programador de este carismático lenguaje. 
Al principio hay un puñado de capítulos que podríamos calificar como de introducción al lenguaje o de información para comerciales, pero que de cara a un programador que quiere hacer sus moves de toda la vida o llamar a una BAPI no sirven para nada... luego ya comienza la fiesta con los clásicos capítulos de instrucciones, definición de estructuras, tablas, bases de datos, field-symbols, selects, dynpros, select-screen y hasta alguna cosilla de code inspector. No tenemos nada de Idoc´s, smartforms o workflows pero estos capítulos son una montaña rusa de emociones y sorpresas para todos aquellos que disfrutamos de la belleza de un buen ALV o del ingenio de una reseña irónica. No obstante, es cierto que en algunos momentos la lectura se hace demasiado teórica y nos sueltan datos y datos que no vamos a usar en la vida... y en otros digamos que nos cuentan demasiado la realidad idílica del programador, pues desde luego nos vamos a hartar de ver parámetros de tipo "tables" en una función, y por Dios que uno puede usar un "append" en una tabla sorted por mucho que esta gente diga que no (eso si, probablemente nos cargemos la tabla y obtengamos un bonito dump... así que es cierto hasta un punto, pero sintácticamente la instrucción es permitida y el programa se activa).
Eso sería el TAW10 más o menos, un TAW bastante entretenido en comparación con el TAW12 y su programación orientada a objetos y toda la mierda de enhancements, Badis y notificaciones de SAP. Esta segunda mitad del temario ya casi hay que tomársela a cachondeo.


¿Recomendable?
Bueno...  como obra literaria en sí me parece mejorable, el ritmo es mejorable y los autores no consiguen mantener la emoción y la espectación por igual en todos los capítulos (obviamente no es lo mismo definir tipos en tiempo de ejecución u optimizar los accesos a base de daos que concretar las necesidades empresariales de Sap Businees All-on-one). La traducción española tampoco es demasiado buena (con cosas como mesas de datos y una equívoca interpretación de los narrowing y widening casting). Ahora bien, para un programador puede ser una lectura curiosa y formativa, más cuando un jefe le paga la certificación y le insta a haga el favor de tomársela en serio y estudiar una miaja.
También hay que decir que la lectura es constructiva hasta cierto punto, una vez que uno se la ha leído un par de veces en verano y tiene que seguir estudiándosela durante varios meses más hasta el examen de certificación... como que acaba un poco hasta los putos huevos de la mierda esta.

martes, diciembre 03, 2013

Conociendo el Invierno

La corona de hielo

No soy un gran fan de Tiffany. No me gustaron demasiado las dos primeras novelas de la saga y esta, aunque mejor, tampoco me parece un exponente de lo mejor que puede dar el MundoDisco.
Pratchett y su hija siguen con esta minisaga juvenil. Su protagonista adolescente con problemas adolescentes rodeada por su ejército de pitufos pendencieros continua su formación de bruja. Creo que la novela tiene dos partes claramente diferenciadas. Una es la que podrían ser las páginas de Tiffany, con absoluto protagonismo para esta y su forma de resolver los problemas. Otra es un enaltecimiento de Yaya Ceravieja y el resto de las brujas, convertidas ahora en secundarias de esta saga. A Yaya y Tata les sienta bien el segundo plano, son personajes muy carismáticos pero el escritor británico nunca ha sabido cerrar muy bien sus tramas. Tiffany se vale de ellas y crece como personaje cuando está con el resto de las brujas... pero cuando está sola sigo sin verla capaz de mantener el peso y la atención de la novela. Cuando tenemos a las brujas -al colectivo femenino en sí- como protagonista la novela gira en torno a lo que Yaya llama "cabezología", y Pratchett controla ese tema. El problema es cuando el protagonismo cae exclusivamente en Tiffany y sus ganas de crecer, su rebelión adolescente y su inseguridad amorosa... se nota que el autor quiere tratar estos temas, pero no termina de salirle del todo bien. Creo que lo mejor de Pratchett lo vemos cuanto más sutiles son sus lecciones; un libro pierde bastante cuando ves que un autor está intentando descaradamente venderte su filosofía. Es difícil de explicar, pero con algunos libros, con algunos personajes, cuando lees los diálogos o reflexiones de un personaje sientes que les pertenecen a ellos, has visto el camino que conduce hasta ellos... ese es un tipo de literatura complicado pero gratificante. Pero no me gusta cuando sientes que un personaje no dice unas palabras, si no que sencillamente está soltando el discurso del autor, para eso están los ensayos.
En lo referente al ritmo, ha mejorado bastante con respecto a los libros anteriores. Quizás ha sido porque estaba enfermo y en cama y no tenía nada más que hacer, pero lo cierto es que es el primer libro de Tiffany que no se me ha hecho excesivamente pesado y largo. La historia esta bastante bien con una personificación del Invierno persiguiendo a una Tiffany que a su vez se está convirtiendo en la encarnación del Verano. Tenemos grandes secundarias y una magnífica trama secundaria con la señorita Traición y todo el Boffo (de hecho toda esta parte de la novela me parece bastante superior a Tiffany sus jaleos amorosos). El cierre de la novela me parece bastante cutre con un simbolismo exagerado y una épica sencillamente absurda y casi diría que anticlimática. No obstante, también es justo decir que si de 13 capítulos sólo 2 o 3 se me han hecho pesados es una mejora con respecto a lo habitual en las aventuras de la hija de la Caliza.

sábado, noviembre 30, 2013

La épica de los borrachos...

El fin del mundo

Hace un año o por ahí descubrí Arma fatal, película con la que disfruté como un enano (ver película). Poco después descubrí la existencia de esta película, y pasó a convertirse en mi película más esperada del año. Me ha costado verla porque apenas la han puesto en una sala en toda la región de Murcia, y no con el horario que mejor me venía, pero la espera ha merecido la pena.
Gary King fue en su día "el rey", el puto amo, el líder de su pandilla, mr.popularidad del instituto. Ahora no le queda nada. Es un alcohólico drogadicto cuyos días transcurren tratando de negarse a si mismos y añorando su juventud y las promesas que la vida le ofrecía entonces. Desesperado, decide reunir a sus amigos con objetivo de rememorar la que considera la mejor noche de su vida y el completar la milla dorada, una ronda por todos los pubs de su pueblo natal. Este es el amargo punto de partida de una película sobre la madurez, los sueños rotos y las falsas esperanzas. Hasta que los protagonistas descubren que los alienígenas han sustituido a los habitantes de su pueblo por robots, bueno, robots no, los robots son esclavos, y los habitantes de Newton Haven no son esclavos, que quede claro.
Pero unos putos robots hombres huevo chachi-chachi no van a impedir que los 5 amigos protagonistas completen la ronda por los bares en una surreal y estúpida cruzada quimérica en busca de los sueños perdidos y la madurez.
El argumento de la película es una soberana chorrada, pero eso en manos de Edgar Wright es una gozada. La pelicula tiene un ritmo brutal y es una sucesión de grandes líneas de diálogo con mucho significado que se suceden con una naturalidad pasmosa mientras varios géneros distintos de cine se cruzan con solvencia.
¿Recomendable? No. Lo siguiente. Bueno, con matices. Las películas de este director son particulares, pero a mi me maravilla su facilidad para meter tropocientos recursos visuales y centenares de frases con chispa. Comedia disparatada con líneas de guión tremendamente lúcidas sobre grandes temas universales. El único problema que le veo a la película es que tarda algo en comenzar, y que no alcanza su mejor nivel hasta que comienzan unas escenas de acción en las que, por cierto, se desenvuelve con una solvencia más que sorprenderte. 

jueves, noviembre 28, 2013

(S)ave (O)ur (S)ouls

La disociación de Suzumiya Haruhi

Acabado mi año de clásicos retomo lecturas más ligeras con esta novena entrega de las novelas de Haruhi. Y me ha encantado, es una novelilla que se lee en nada y que además redirige por fin la serie hacia su final.
Comienza el segundo año de clases y la brigada está a punto de cumplir un año -el punto que un servidor creía que sería el final de la serie-. Haruhi está buscando nuevos miembros y parece feliz, pero Koizumi advierte al prota que el número de espacios vacíos se ha multiplicado brutalmente en las últimas semanas. Algo esta jodiendo de sobremanera a Haruhi aunque esta no se de cuenta.
Y el motivo, obviamente es Kyon. En un "Deux Ex Machina" espectacular sale de la nada una "amiga íntima" del prota de sus años de instituto. Y no sólo esa, en torno a ella se han unido los "anti-miembros" que en las anteriores novelas habíamos intuido. Nace así una especie de "contra Brigada SOS". Y lo único que dos fuerzas militares opuestas pueden hacer es, obviamente, enfrentarse. 
El final abierto de esta novela no es otra cosa que el pistoletazo de salida al enfrentamiento entre ambas facciones que se resolverá en la siguiente novela (que me temo que aquí publicarán partida en dos).
Nagaru Tanigawa había estado preparando el terreno para esta novela en todas las anteriores con escenas que no siempre habían quedado bien (habló por ejemplo del episodio de la ventisca). La aparición de Sasaki es algo -algo, bastante- forzada, pero la serie en cierta manera necesitaba una línea argumental más fuerte y creo que, al menos después de leer esta novela, ese objetivo parece conseguido.
La narrativa es extraña, dejando a un lado alguna cosa moderna de la traducción y esa extraña costumbre del autor que no te hace saber si el protagonista está pensando o hablando, Tanigawa desdobla en dos en un determinado momento, y si bien esta idea es original y funciona para desarrollar acontecimientos y mostrar información, mi valoración final no puede sino estar supeditada al resultado final. Además, si bien el tono de la novela es ligero y se lee muy facilmente, no puedo evitar la sensación de que estamos ante un prólogo muy alargado, verdaderamente sucede poco, muy poco, en la novela.

martes, noviembre 26, 2013

Del harem al shonen

UQ Holder

En Love Hina (ver reseña), el joven Akamatsu comenzaba a llamar a las puertas de la industria y lo hacía de la forma más fácil... mediante carne. Sin embargo, además de las formas perfectas de Naru, la inocencia de Shinobu, el descaro de Kitsune y demás, en Love Hina había un humor más que notable y un trabajo brutal de guiones y diseño. Akamatsu llenaba de texto cada viñeta, y si no era texto eran pequeños gags en segundo plano.
Luego llego Negima (ver reseña). Tengo entendido que Akamatsu quería hacer una historia de carreras, pero le obligaron a hacer algo parecido a Love Hina... y lo hizo a lo grande, con 30 chicas (a las que luego se sumarían bastantes más). Pero Akamatsu evolucionaba y no tenía demasiado interés en mostrar braguitas; miento, tenerlo lo tenía, y lo sigue teniendo... pero digamos que ya tenía interés en más cosas. Y Negima acabó siendo un shonen como la copa de un pino.
Este es el punto y aparte que Negima necesitaba. Aquella serie acabó algo anticlimáticamente, al autor se le fue demasiado la cosa con las tramas, la magia y el interminable elenco de personajes. Esta UQ Holder comienza 100 años después de Negima, con un mundo donde la magia es ya una realidad y todo el casting de la serie original ha desaparecido practicamente. El protagonista es el nieto de Negi, que tras la muerte bajo extrañas circunstancias de sus padres vive en un pueblecito cuidado por Evangeline Athanasia Katherine McDowell (que esta bien escribir su nombre completo de vez en cuando), la entrañable vampira de la serie original. Touta es un joven alegre y optimista que quiere ver mundo, cumplir sus sueños y los de sus amigos y todo eso. El caso es que acaba muerto y Eva se ve obligado a convertirlo en vampiro. Touta pasa a ser un inmortal, y aunque sus objetivos no cambian demasiado, si que se trasforman algo. La aventura inicial de sueños pasa a quedar enmarcada en una especie de guerra entre un grupo de inmortales, de los que ahora Touta forma, parte y sus enemigos.
Con apenas unos pocos meses de publicación a sus espaldas poco más se puede decir. Apenas estamos comenzando a ver la serie, y con experiencia de Negima creo que se puede confiar en Akamatsu para un guión que, mejor o peor, estará bastante trabajado. La acción tiene buena pinta. La comedía es tontorrona y simpática, y aunque aún tiene algo de echii no deja de ser una cantidad pequeña y relativamente saludable. Y sobre el dibujo si que no hay duda alguna, diseños agradables, coloridos y variados y un uso masivo del ordenador para unos fondos muy cargados.
Akamatsu es uno de esos autores que se nota que vive por y para el medio, y me atrevería a decir -y creo que sin demasiado riesgo- que esta es una de esas series que va a ser un referente durante la próxima década. Tiene todo lo que necesita un manga de éxito y la garantía de un gran mangaka detrás. Verdaderamente la única duda que me suscita este manga es el saber cuando será publicado en España.

sábado, noviembre 23, 2013

Algo huele a podrido en Dressrosa...

One Piece 729 - Shichibukai Doflamingo versus Shichibukai Law

¿Se marcará Oda otro "Ace"? Es posible, sabemos que Oda casi nunca mata... pero cuando mata lo hace a lo grande, y la muerte de Law estaría dentro de esa categoría, aunque lo más lógico es pensar que será una escena dramática para introducir a "Kora-san". La saga aún está lejos de acabar, con todo (enfrentamientos, historias de Dressrosa, secretos e incluso personajes) por desvelar. El final del capítulo es obviamente muy potente, pero creo que también bastante tramposo y quiero ver como se las ingenia Oda para alejar a Luffy y Zoro de Doflamingo, porque conociendo al capitán y al segundo de la banda el principal problema para sacarlos de la zona de peligro son ellos mismos.
Pero el capítulo tiene mucho, mucho más. Es uno de esos capítulos en los que sencillamente todo le ha salido redondo a Oda. Gran cliffhanger, buena acción, y drama y emotividad a la par que comedia y alguna que otra sorpresa.
Law nos menciona a un tal "Kora-san", que podría ser una versión japonesa de "Corazón", y así como quien no quiere la cosa recurre a una de las bombas de la serie: la "D". El flashback de Law y Doflamingo parece más inminente (y desde luego pinta bastante más trascendente que el miniflashback de Riku).
Con Luffy y Zoro ante Doflamingo, todo parecería indicar que la primera gran batalla post-salto temporal se acerca, sin embargo muchas tramas se desarrollan en la sombra. El bloque D sigue peleando, y tarde o temprano hemos de regresar a él cuando aún no han sido presentados "formalmente" todos los combatientes de este grupo que también pelea, recordemos, por conseguir la fruta de Ace. Oda parece querer atajar y va eliminar la batalla contra los miembros de la banda de Doflamingo para enfrentar a los vencedores (entre los cuales se encuentra, recordemos, todo un Burguess) a Diamante, eso coloca al ahora indefinible Dellinger frente a un Bellamy que parece que se va a ahorrar el tener que enfrentarse a sus miedos, y si bien Señor Pink y Machvise parecen quedar libres, tenemos también a Lao G protegiendo una factoria en la que aún han de aparecer Moncheri y Kanjurou (la trama de los enanos es obviamente importante, pero seguramente también veamos en esta isla algo de esa trama de samurais que parece que se va a extender a lo largo de varias islas)
Y tenemos a la Bastille olvidandolo todo y probando -aunque particularmente no me guste- el porque nadie ha actuado contra la isla. La Marina, e incluso recordaría aquí a Hack y su investigación, no son buenas noticias para Doflamingo. Fujitora es un bicho muy bestia como para pensar que no hará nada, y toda la banda de Doflamingo y el Almirante parecerían demasiado para la banda actual; la opción más lógica ahora mismo sería que de una forma u otra este acabara parcialmente aliado con la banda y procediera a arrestar a Doflamingo al final de la saga.
Y luego finalmente tenemos a la banda, parece que finalmente no tendremos una saga en dos islas... pero no seré yo el que me queje por la multiconferencia que se han marcado y donde cada uno de ellos decía algo que dejaba perplejos a los demás pero donde Franky ha tomado la voz y ha dicho lo que todos pensaban: es hora de montar bronca a lo bestia.

viernes, noviembre 22, 2013

miércoles, noviembre 20, 2013

La fuerza de las palabras (2ª parte)

Anna Karenina

Guerra y paz me pareció una obra maestra (ver reseña) y tenía marcada la gran novela romántica-social de Tolstoi en mi agenda, si bien es cierto que su temática y su extensión me daban algo de miedo.
Una vez leídas las 1000 paginazas de este tochazo, tengo que volver a quitarme el sombrero ante ese monstruo de la literatura que era el ruso.
Creo que el título de la novela es algo engañoso, Anna es obviamente un personaje muy importante de la trama, su adulterio es el motor de los acontecimientos, pero creo que el protagonismo se reparte entre ella y varios personajes más. Al parecer el título original de la novela era "Dos familias", y creo habría sido más acertado, tenemos un par de clanes, y vemos la búsqueda de la felicidad por parte de varios de sus miembros... todo ello con un importante contexto social, e incluso uno político.
Tolstoi dibuja unos personajes terriblemente sólidos a través de los cuales compone un retrato de la sociedad rusa y, por momentos, de la propia condición humana. Los personajes evolucionan a lo largo de las páginas en función a sus acciones y a las del resto, pasando por todo tipo de tragedias, pasando por sus cabezas todo tipo de pensamientos o acciones. 
El ritmo de la novela es bastante bueno, es mejorable en algunos puntos (1000 páginas no pueden ser perfectas) pero Tolstoi siempre encuentra una forma de desarrollar a uno u otro personaje mediante algún gran evento y consigue mantener viva la atención del espectador.
¿Recomendable? Es una novela larga y es algo dura, eso es innegable, pero igualmente cierto me parece el hecho de que algunos de sus pasajes son sencillamente sublimes (me parecería imperdonable acabar esta reseña sin mencionar el increíble nivel literario de los últimos capítulos protagonizados por Anna). Es también una novela antigua, pero creo que hay pocos autores tan adelantados a su tiempo como Tolstoi y su estilo es muy dinámico y accesible. No diré que es el libro más recomendable que he leído en mi vida, pero si me parece un libro que puede gustar a mucha gente que lo afronte sabiendo lo que va a encontrar.

Finaliza así mi año de clásicos literarios y -aunque se salga algo del estilo del blog- voy a hacer un ranking de los 10 clásicos que he leído, que es algo siempre divertido.

RANKING NECROMÁNTICO DEL CICLO DE CLÁSICOS LITERARIOS

1.El conde de Montecristo
2.100 años de soledad
3.Las uvas de la ira
4.Historia de dos ciudades
5.20000 leguas de viaje submarino
6.Anna Karenina
7.Silmarillion
8.Odisea
9.Iliada
10.Moby Dick

lunes, noviembre 18, 2013

Quiero ver el final ya

The world God only knows 250

Creo que la escena final del capítulo 250 es la primera que me ha sorprendido de verdad en este manga desde el final del arco de las Diosas. Sorprendido, que tampoco maravillado, pues toda la trama que ha llevado hasta ella, todas las consecuencias que puede tener... en verdad son un poco "¿pero que mierda me estás contando?".
Compro el Dokurou = Nikaido, mola. Y la profesora sobra decir que necesitaba que tarde o temprano se colocara el foco sobre ella y todos sus misterios. Pero, sencillamente, la forma de hacerlo ha sido demasiado enrevesada y extraña. A día de hoy todavía no se muy bien para que el autor nos ha metido un año de viaje en el tiempo. No se cual era la amenaza o que pretendía Vintage, o como Keima la ha solucionado o de donde salió entonces el pasado original... los viajes en el tiempo siempre son un asunto muy delicado y tengo la sensación de que el autor ha ignorado todas las teorías de paradojas temporales.
Ha habido un par de buenos momentos con lo de construir el final, con lo de darle verdadero sentido al título de la serie. Y no seré yo el que se queje de que se le de protagonismo a Tenri. Y los cameos de las conquistas clásicas en sus versiones infantiles son monos. Pero eso no basta. Los detalles te sacan una sonrisa puntual, y los grandes momentos hacen reflotar tu interés... pero la historia tiene que acompañar, y no ha sido así.
Pero... ha sido todo muy raro y extraño y, y esto es mucho peor, ha sido aburrido. Urara y Kaori han constituido dos sagas muy largas con un ritmo terrible y un interés mucho menor que el de la reconquista de Ayumi.

sábado, noviembre 16, 2013

Lecciones aprendidas

One Piece 728 - Tragedias

¿Espectacular?
No. Espectacular, no. Lo siguiente.
Oda me está sorprendiendo muy gratamente en Dressrosa, en mi opinión en esta saga está sacando lo mejor de si. Los diseños de la banda de Doflamingo -a falta de algún posible subordinado más de Picas- son magníficos; molones, surreales, divertidos, variados, originales. Oda se ha mostrado inspirado con ellos, pero además ha trabajado a la perfección una presentación gradual de todos y cada uno de ellos (en incluso en este capítulo recuerda a Vergo y Monet). Ni con el CP9, ni con los Baroque Works, ni mucho menos con la banda de Barbablanca, creo que Oda había realizado una presentación de enemigos tan fluida como la que ha conseguido con el demonio celestial y los suyos.
Poco a poco, y sin prisa. El coliseo empezó hace ya una veintena de episodios, y soy el primer sorprendido de que aún sigamos con la primera ronda. El combate de Burgess fue omitido, el del bloque B mostrado en su totalidad, con Luffy ya comenzamos a omitir mucho, y el de Rebecca se desarrolla ya por completo en un segundo plano de momento. Y mientras Oda da información por aquí y por allá de tenryuubitos, marines, shichibukais, enanos, reinos, piratas y Dios sabe que más. Este flashback es un ejemplo de ello; creo que todos esperabamos algo distinto con Rebecca, el soldadito, Kyros y algún personaje más... y el protagonismo ha acabado recayendo en Viola. Oda tiene mucho que contar, pero escoge que contar en cada momento. Y Oda aprende. En la isla submarina el flashback acabó siendo una cosa un pelín inconhexa con demasiadas ideas en demasiados momentos distintos, aquí Oda parece haber apostado más por flashback cortos; supongo que veremos una explicación de varios capítulos del pasado de Dofla, pero lo relacionado con Kyros o la transformación del soldado de juguete podrían no ocupar más tiempo que un miniflashback como el de Don Chinjao.

¿Robin poniendo caras? ¿Robin hablando?
Y me encanta como Oda ha solventado el problema de la casualidad heroíca. Luffy y cía no han llegado justo en el momento de la revolución; ha sido su llegada, con la estrategia de Law y la abdicación temporal de Doflamingo, la chispa que ha prendido el incendio que está a punto de estallar.