miércoles, septiembre 20, 2017

El anime favorito de los trekkies

Seikai Suru Kado

La serie favorita de Jean Luc Picard porqué...
El eje de la serie se basa en la diplomacia. Es una serie sobre el primer contacto donde una civilización se pone en contacto con otra infierior con intención de hacerla avanzar y aprender más sobre la propia naturaleza de su existencia por medio de esa interacción. Plantea un enfoque que viola por completo la primera directiva, pero no deja de ser otra forma de afronta un primer contacto y se centra en el diálogo entre ambas especies. Con lapsus temporales y diplomáticos como protagonistas, siendo una serie que se basa por completo en un escenario tan sugerente y sus posibilidades, no puedo si no recomendar encarecidamente esta serie... aunque yo no me fiaría jamás de alguien que viaje en un cubo, hay que saber donde trazas las líneas... 

La serie favorita del señor Spock porqué...
Las bolas de energía, así como otros de los inventos que se plantean en la serie son... fascinantes. La serie no desafía la lógica, si no que nos propone un escenario en el que se demuestra que toda nuestra ciencia no es si no una pequeña parte de algo mucho más complejo. Este enfoque es completamente científico y acertado, evocador e inspirador me atrevería a decir. Si bien es justo advertir que en su tercio final cae en connotaciones que no pueden calificarse de otra forma que de... humanas.

La serie favorita de El Doctor porqué...
¡¡Clones!! ¡¡Personajes fotónicos!!

La serie favorita de Elim Garak porqué...
Yaha-kui zaShuhina sabe apreciar el valor de la ropa... y comprende las sutilezas del arte de la mentira.

La serie favorita del James Tiberius Kirk porqué...

Denny...
Crane...
Y la serie acaba como tiene que acabar cualquier buen ejercicio de democracia y ciencia ficción ¡a hostias contra un dios!

(véase esta escena con "Amok time" de fondo)
La serie favorita de Quark porqué...
Un primer contacto afrontado desde el punto de vista económico, con discusiones sobre patentes y los grandes bloques económicos sacudidos por nuevos inventos que ponen en peligro sus monopolios. Esta es una serie que muestra las virtudes del capitalismo y el orden que estas conllevan, así como expone los terribles riesgos del... altruismo.

La serie favorita de Reginald Barclay porqué...
Porque en esta serie vemos la importancia y el poder de los medios de comunicación como herramienta para unir tanto a individuos puntuales como a todo el mundo.

La serie favorita de Tom Paris porqué....
Ese coche que sale al final en el último capítulo a cuento de nada es un gran ejemplo de coche clásico... ¡y encima lo meten en medio de un mundo holográfico claramente cubista como los artistas del XX!

La serie favorita del Leonard McCoy porqué...
Afronta los cambios físicos y mentales que podría suponer el encuentro con una cultura extraterrestre. Además, a una menor escala, toma en serio algo que podríamos interpretar como un periodo de cuarentena y... ¡Demonios! ¡Soy médico, no crítico de anime!

La serie favorita de Data porqué...
La búsqueda de zaShushina de lo que diferencia a la humanidad de su especie es conmovedora. Basada tanto en observaciones empíricas como -en cierto momento en el más expeditivo método del prueba y error- refleja un efectivo aproximamiento al método científico en su faceta más antropológica. El como una criatura tan superior intenta comprender a una raza tan simple a sus ojos y el como comienza a ser capaz de desarrollar emociones antes de racionalizar el conocimiento de estas es digno de ser estudiado.

La serie favorita de Q porqué...
¡Alienígenas con poderes divinos siendo amigos de humanos inferiores! ¡Real como la vida misma!

La serie favorita de Montgomery Scott porqué...
¿Habéis visto que cubo? ¿Qué texturas? Eso sólo se consigue con una buena y sólida animación por ordenador. La belleza de esas aristas y esos vértices, su colorido cambiante y turbador. La fría y serena belleza de la animación por ordenador, palpable también en sus diseños de personajes, demuestra que el ordenador es el futuro. Incluso mi buen amigo Geordi La Forge me confirma que nunca ha visto una serie que visualmente le haya impactado tanto como esta.

La serie favorita de Kathryn Janeway porqué...
Al final todo se resuelve con un Deux Ex Machine absurdo con viajes en el tiempo y una falta de respeto total por el desarrollo coherente del argumento llevado hasta entonces.

lunes, septiembre 18, 2017

Lo peor de ambos mundos

DUELO XXVI
(la batalla de la autoinmolación)
Alien Covenant 
vs
Terminator Genesis

Los duelos vuelven al blog con un enfrentamiento espectacular para reseñar conjuntamente dos bodrios cuyo nivel de degeneración argumental es tan grande que resulta dificil afirmar cual de ambas es peor y donde advierto que habrá detalles de la trama, porque si no las críticas destructivas son muy aburridas...

Como película en sí...

Creo que como película en sí, "Terminator Génesis" ganaría este duelo. Ambas son dos basuras considerables, pero Covenant tiene algo parecido a un argumento. Uno más o menos entiende que hay más o menos una historia con David intentando criar aliens por su complejo de criatura de Frankenstein que ahora quiere crear vida, y por medio pues pilla a los clásicos colonos de turno... ahora bien, la continuidad con Prometheus es muy discutible al liquidar a la protagonista de aquella película fuera de cámara, uno no sabe que demonios pasa con los "ingenieros" de ese planeta, y luego la tripulación no le importa a nadie... Scott repite el error de meter demasiados personajes humanos y uno no llega a aprenderse el nombre de ninguno de ellos (además, la película es extraña, y te presenta X personajes que parece que van a ser protagonistas y que mueren a las primeras de cambio). El guión fuerza muchas cosas y hay personajes cuyas acciones no tienen directamente sentido (dejando a un lado la manía de salir a explorar planetas sin trajes espaciales, eso de seguir haciéndole caso a un robot que claramente es homicida es ridículo), y luego todo se remata con un "cambio" de androides que se huele a la legua. 
Con todo, esto es mejor que Génesis, donde sencillamente las cosas no tienen sentido. Teóricamente esta iba a ser la primera de una trilogía, con dos películas que se han quedado en el limbo por el fracaso de esta. El problema es que estas películas iban a responder a preguntas que ahora se quedan como interrogantes demasiado grandes como para ser ignorados. La película pretende ser un reinicio de la franquicia con muchos giros de guión y muchas cosas molonas, y si todo eso gira en torno a viajes en el tiempo... pues al final tenemos personajes que nunca sabemos porque están en un lado u otro, acción descerebrada y muchas tonterías. Alien no termina de funcionar como película de terror porque toda la tripulación son chaquetas rojas y se merecen morir, uno no empatiza con ellos... pero en Terminator tenemos a 3 o 4 personajes, con nombres muy icónicos, y sencillamente uno no se cree sus aventuras, todo es tan exagerado e intenso desde el principio que uno no cree que vayan a morir, no existe esa sensación de máquina asesina de la que es imposible huir... es una película de acción sin tensión ni emoción de ningún tipo.


Como entretenimiento...

Aquí ganaría Covenant... sencillamente es mucho más aburrida. Tiene alguna composición visual interesante, tiene alguna escena que está bien, y mola ver a unos aliens con tanta movilidad por mucho que la mitad de ellos no tengan sentido dentro del universo de estas criaturas, pero la película es un extraño monstruo donde se nota mucho que Scott quería hacer una película metafísica pero le obligaban a meter bichitos. Un debate sobre teología con xenomorfos como catalizador es, sencillamente, muy raro. Y si el terror no funciona, porque los personajes son irrelevantes o tan tontos que uno quiera que mueran (¡vamos a descender aunque las máquinas digan que no aguantarán!), hay cosas sin sentido (la fragilidad de las puertas de compartimentos estancos) o la película recurre a tópicos insultantemente manidos (¡un polvo en la ducha en una película de terror! por favor Ridley...), la película lo tendría jodido. Pero lo peor son las pretensiones de la película, que va de artística y recurre a trucos tan pomposos como ponerse a citar a Shelley (o al autor que sea, odio a toda ese generación gracias a Dan Simmons y su obsesión por Keats en Hyperion) porque ahora el poema de Ozzymandias es conocido por Watchmen y Breaking Bad. No es que la película sea pedante en ese momento, no es que sea aburrida en el momento del concierto de flauta o ridícula cuando el alien emerge del Doctor Manhattan en plan bailarin, es que la película es sencillamente aburrida.
Genesis es una basura que no transmite emoción, pero al menos es consciente de su propia inmundicia y pretende ser entretenida aunque sea a costa de ella misma y de referenciar las escenas y frases míticas de la franquicia cambiandolas algo. Es excesiva y sus escenas parecen escritas por un grupillo de fans de 15 años que sencillamente piensan en lo que molaría ver a Arnold upgradeado no se sabe muy bien porque al grado de T-1000, y el nuevo ¿T-3000? al principio es muy lento y al final directamente es ese Terminator gaseoso que parecería la evolución natural de la saga, y uno no sabe porque actúa, o si se puede acabar con él, o si es capaz de convertir a la gente como si fuera un Borg o qué, y uno no sabe que pasó con el T-1000 que mató a los padres de Daenerys, y mejor no se pone a pensar en la explicaciones de nexos fijos en el tiempo y cosas así. Todo es una sucesión de chorradas sin sentido donde las leyes de la física parecen existir de una forma muy flexible... pero bueno es ¡Daenerys de la tormenta contra el Undécimo con J Jonah Jameson de por medio! La película sabe que es una chorrada intrascendente, una fumada espectacular que no intenta otra cosa que vivir en una constante huida hacia delante argumental.


Como parte de la franquicia...

Aquí también gana Covenant. Génesis es una sucesión de disparates sin sentido, pero... tenemos viajes en el tiempo, y más o menos la película intenta cerrar un círculo... elíptico que este sea. Tiene sentido que si el Terminator del 84 fracasase, Skynet no enviara uno unos cuantos años después para que matara a una Sarah Connor ya sobre aviso, tiene sentido que enviase uno antes... y tiene sentido entonces que toda la línea temporal se hubiera ido a la mierda... otra cosa es que si Kyle Reese viaja al pasado debería viajar al pasado de su linea temporal y no al de la nueva que se ha generado... pero bueno, eso ya pasaba en Regreso al futuro II cuando Tannen regresaba al 2015 correcto en lugar de al que había creado, y bueno luego ya lo de John Connor y su versión robótica... en fin... wibbly wobbly... time-y wimey... stuff.
Pero en defensa de Génesis juega su irrelevancia, pero Covenant... no tiene sentido. El líquido negro de Prometheus podía entenderse hasta cierto punto si se obviaba el pulpo gigante... pero ¿por qué ahora los aliens se transmiten por "polen"? ¿Para que demonios necesitas el huevo y todo eso si ya vía polen salen unos bichos bastante chungos? ¿Donde han quedado las reinas? ¿Como consigue Daniel los huevos? ¿Por que los Aliens ahora son como patos y parecen recordar la primera cara que ven? ¿Qué mierda de civilización tenían los Ingenieros? ¿La fase del atrapacaras ahora solo dura un par de minutos y este no se retira al final? ¿Quién es el lumbreras de Hollywood al que se le ocurrió que una serie de cortos promocionales online fueran obligatorios para comprender o entender mejor una película?
Genesis es una sucesión de chorradas, pero la película es tan "pulp" que uno no piensa que alteren la franquicia, sería algo así como el Alien-Predator... pero con esta nueva trilogía Scott parece tener un ataque de "autoritis" y querer renegar de todas las películas de Aliens hasta la fecha para que sólo su visión cuente, pero no es ya que sea absurdo renegar de la excelente "Aliens" de Cameron, es que esta película contradice la propia Alien original de la que es una burda y extraña copia.

Así pues, al final, en este duelo negativo gana "Alien Covenant" absolutamente incongruente con su saga y, por su pretenciosidad, mucho más aburrida que esa sucesión de explosiones chorras y chascarrillos que es Terminator Génesis.

viernes, septiembre 15, 2017

Un corsé de 18 páginas

One Piece 878 - Capitán de la guardia de la tribu Mink, Pedro

Considero a Oda un maestro del formato semanal del manga; es un mangaka que sabe medir muy bien el tiempo de sus obras y que consigue que normalmente cada capítulo acabe con una gran viñeta que incita al lector a querer ver como continua, y sabe hacerlo sin reducir las páginas anteriores a la insustancialidad en favor de ese último golpe de efecto. Sin embargo, el formato de la Jump, de los mangas en general, no deja de ser muy tiránico, y en esta saga lo estamos viendo como pocas veces. Oda puede ser un maestro, pero hay escenarios que sencillamente son muy difíciles de manejar. No creo que One Piece fuera mejor si fuera una serie mensual -porque creo que de hecho Oda se iría demasiado por las ramas-, pero si que creo que algunos capítulos serían mejores en este caso... y estos últimos son unos de ellos.
El ritmo en Totland esta siendo... extraño. Me pareció muy extraño que el momento del "si, quiero" no fuera final de capítulo cuando eral clímax natural de la saga (ver reseña), más cuando antes habíamos tenido un par de capítulos de inicio de la Tea Party. Ahora pasa algo parecido, el final de esta saga se está alargando mucho, y es comprensible en parte porque hay que dar tiempo a Sanji y cía para que hagan el pastel... pero todo eso lo hacemos a costa del ritmo de la serie, que se resiente mucho ante estos acontecimientos y una huida de Big Mom que se esta eternizando. Ahora ese testigo pasará a la lucha de Luffy contra Katakuri... lucha que me intriga bastante porque el protagonista de la serie aún no habría de tener nivel para hacer frente a semejante monstruo (y más estando tan agotado como supuestamente esta), pero debería ser también una lucha "ligera" ya que Oda no tiene tramas para desarrollar paralelamente a la veintena de capítulos que un enfrentamiento así requeriría según la narrativa habitual de la serie (cierto es que tenemos a Capone, los Vinsmoke e incluso la travesía de la banda, pero esto no parecen tramas con la suficiente entereza para mantener la serie durante un par de meses).
No obstante, la estrella del capítulo, debería ser Pedro. Digo "debería" porque creo que a Oda no le ha quedado tan bien como intentaba. El como la banda ha conseguido huir del cerco de los piratas de Big Mom me parece sobresaliente, en sí el capítulo no tiene apenas relleno y todo se nota muy sólido y lógico. Tenemos buenas reacciones de los protagonistas al sacrificio de Pedro, tenemos a Big Mom pegándole un bocado al Sunny. Tenemos a Luffy pensando y actuando con contundencia (aunque también podía haber arrojado a Katakuri al espejo y después haber roto este desde fuera). Tenemos a Jimbe actuando como un miembro más de la banda. Y tenemos el Coup de Burst como un elemento diferenciador. Todo ahí perfecto. Sin embargo, todo el flashback de Pedro se me hace raro. No me parece especialmente malo (aunque la explicación del nombre de los piratas de la noche es muy manida), pero tampoco me parece especialmente emotivo, y creo que Oda intentaba que detalles como el hecho de que él fuera quien diera a Carrot sus guantes o su encuentro con Roger fueran más emotivos. Es extraño, porque creo que el lugar de este flashback debería haber sido el capítulo anterior, terminando sus palabras con la búsqueda del momento para brillar con la explosión, ese tipo de paralelismos son muy de Oda y tengo la sensación de que sencillamente no ha podido meter las páginas en el orden que quería por los rigores del formato semanal de la Jump. Las motivaciones y el sacrificio de Pedro como tal me siguen parecido correctas, pero creo que Oda no ha encontrado las páginas para conseguir el efecto deseado con ellas... aunque creo que sencillamente Totland no era el mejor escenario para intentar introducir un nuevo secundario de este tipo en la serie habida cuenta de la existencia de la trama de Sanji, la obligación de presentar a muchísimos personajes y las restricciones narrativas que creo que el propio Oda se impuso tras el desmadre de Dressrosa (esta saga, en este sentido, me recuerda mucho a Thriller Bark, donde creo que Oda se contuvo mucho con las páginas después de que Water 7 se alargara hasta lo indecible). Naturalmente queda la duda de saber si Pedro ha muerto o no, porque aunque parece que sí (y casi sería lo mejor que podría pasarle a no ser que tenga la fruta del teletransporte) hay bastantes cosas que han quedado en el aire como si tiene fruta o alguna otra habilidad especial que hacía que Luffy no pudiera detectarle. 

miércoles, septiembre 13, 2017

Los inadaptados más poderosos de la Tierra

Misfits

Esta es una de esas series que responden a la etiqueta "de culto", comenzó su andadura en la televisión británica a finales de la década pasada y sobrevivió durante 5 convulsas temporadas en las que le paso todo lo malo que le puede pasar a una serie hasta que finalmente fue cancelada.
El argumento es bastante original y sugerente; se trata de una serie de superhéroes, pero en ella los poderes los reciben un grupo de marginados sociales que no saben muy bien que hacer con ellos y a los que estas habilidades traerán más problemas de otra cosa.
Tenemos a un grupo de 5 jóvenes condenados a realizar trabajos sociales (aunque ninguno por delitos tan graves que puedan conllevar la antipatía del espectador, no llegan a ser "malos porque el mundo los ha hecho así" pero casi). 5 jóvenes completamente distintos entre si que en otras circunstancias difícilmente acabarían juntos. En su primer día de trabajos tiene lugar una extraña tormenta y literalmente les cae un rayo encima. Esta tormenta les conferirá a cada uno de ellos un poder aparentemente asociado a su personalidad, como también se lo conferirá a decenas de ciudadanos más que conformaran el grueso de enemigos y aliados que el grupo se encontrará a lo largo de los casi 40 episodios que componen la serie.
En sus dos primeras temporadas, esta serie es muy recomendable. En sus inicios la premisa se muestra fresca y original, dando lugar a situaciones tan curiosas como absurdas. Los poderes que la tormenta ha dado a los habitantes de la ciudad no son especialmente espectaculares, más correcto sería decir que son bizarros... y en algunos casos directamente constituyen una enorme putada para sus portadores. En estas primeras temporadas la trama de la serie es continuada, y esta trama ocasiona que se forjen unos lazos de amistad bastante consistentes en el grupo (sin que los personajes renuncien a sus particulares idiosincrasias). El mundo que nos presenta la serie es también bastante consistente, con muchos secundarios y una sensación de mundo real dentro del surrealismo de la serie. El guión está repleto de buenos giros de guión y consigue mantener la tensión, mientras al mismo tiempo muestra una crítica bastante mordaz a la sociedad británica y al submundo en el que sus jóvenes han de sobrevivir y se permite un ejercicio constante de comedia oscura con algún que otro episodio entregado por completo al absurdo. Al buen guión se le suman unos buenos actores que dotan a sus personajes de presencia y carisma. 
Sin embargo la serie no estaba planificada para una larga duración. La primera temporada funciona a la perfección, y digamos que en su último episodio le meten un enlace para una trama más larga que había de desarrollarse en las siguientes. En la segunda esa planificación continua y -a pesar de que la serie pierde un poco de solidez- el trabajo de guión y producción lo palia y vemos otra magnífica tanda de episodios centrada quizás más en el crecimiento de las relaciones de los personajes. Sin embargo en la tercera temporada la serie sufrió un disparo a su línea de flotación cuando uno de sus protagonistas la abandonó, algo que se convertiría en una tónica en la serie para que en su quinta y última temporada tuviésemos un quinteto protagonista no que tenía nada que ver con el original. En esta tercera temporada el bajón en los guiones ya es evidente, sigue habiendo una trama principal, pero la consistencia en los guiones y la coherencia del mundo desaparecen casi por completo y la temporada es una sucesión de tramas más o menos acertadas hasta llegar al final. Es importante señalar que las temporadas son relativamente independientes, y este sería posiblemente el mejor momento para dejar de ver la serie al cerrarse el arco de los protagonistas iniciales.
La serie sobrevive a malas penas en su tercera temporada, pero la cuarta es un desastre a todas luces, con todos los defectos potenciados por un reparto carente de carisma y de química interna. En la quinta temporada la serie remonta algo porque ya era difícil seguir cayendo, e incluso comenzamos a creernos que pueda haber amistad entre los protagonistas... pero para entonces todo estaba ya perdido y la serie virtualmente cancelada.  
Es difícil recomendar esta serie. Sus dos primeras temporadas rayan a una gran altura, son originales y tienen ese humor oscuro y trasgresor y esa crítica social que tan agradable es en muchas series británicas. Sin embargo se nota que era una serie que planeaban temporada a temporada y, sencillamente, la fórmula se agota pronto. Los guiones sufren un perdida de calidad pasmosa (aunque hay que decir que incluso en sus peores momentos la serie tiene algunas ideas espectaculares y consigue tratar temas tan serios como las violaciones, los abortos o la transexualidad), a ello se le suma un cambio de actores nada beneficioso y una dirección bastante más irregular.
Es una serie curiosa y no exenta de calidad, pero me cuesta recomendar una serie que claramente va de más a menos. 

domingo, septiembre 10, 2017

Ejemplo de como no adaptar una historia

Shuumatsu Nani Shitemasu ka? Isogashii desu ka? Sukutte Moratte Ii desu ka?

"Suka Suka" para los amigos, es un ejemplo de como no estructurar una serie. Quizás el problema de fondo ya estuviera en las novelas originales, pero creo que el formato literario permite mejor separar los arcos y desarrollar el drama de una forma más natural y gradual. En el anime el estudio no tiene tanto tiempo, ni puede separar claramente tramas y esperar que medio año de descanso permita que los personajes y el universo se fijen en la mente del espectador. En el anime no hay apenas margen para la maniobra y la estructura de la serie y su montaje deben de estar muy medidos si se pretende adaptar un millar de páginas de novelas ligeras... y eso no pasa en esta serie.
La historia de "Suka Suka" nos transporta a un futuro algo lejano donde una especie de bestias antropomórficas viven en islas flotantes sobre un mundo dominado por bestias creadas por los extintos y malignos humanos. Un humano que casualmente no esta extinto, y que tiene 500 años y ciertas habilidades sobrenaturales va por allí y por allá y le encargan que cuide las armas de un almacén. Las armas al final resultan ser una especie de hadas que esta sociedad algo distópica usa como sacrificios contra las bestias que las atacan. 
Este es, a grandes rasgos, el argumento de la serie, un argumento en el que, como es normal, poco a poco se profundizará para resolver sus misterios. Nuestro prota está muy dopado y mola, y las hadas son todas chicas monas muy simpáticas y bonitas, y encima hay una ogra muy cachonda que bromea con comerse al prota. Hasta ahí todo estaría bien, más si le añadimos una comedia funcional, un poco de romance simpático y una acción más o menos efectiva. Cuando uno comienza a ver la serie sabe que esta viendo la enésima adaptación de una ligth novel y todo resulta predecible a la par que confiable; uno no espera que la serie le arregle la vida, pero tiene la experiencia suficiente para saber que este tipo de series pueden ser relativamente entretenidas y disfrutables, y "Suka suka" parece apuntar a ser una buena serie dentro de su género.
El problema es que esta serie no conoce la contención, y pronto salta hacia los terrenos del drama, el drama exagerado con una historia que sólo puede conducir hacia un final. Y podría no estar mal, pero la serie erra al girar demasiado rápido hacia esa dirección. Supongo que en las novelas todo conducirá también a ese final, pero entiendo que las páginas dan margen para desarrollarlo todo de forma más sutil. En el anime la sutileza no existe; practicamente todo se transforma en un drama tras el primer acto. Y es un error. Que todo sea tan triste e inevitable resta fuerza al drama, que todo sea tan exagerado y tan horrible anula la emoción. Sin emoción todo quedaría supeditado a las formas, a la narrativa, y esta no sólo es convencional si no errónea, pues la falta de minutos nos priva de minutos para familiarizarnos con los personajes (hay multitud de secundarios de los que no llegaremos a saber el nombre, y no nos importará). 
Creo que con algunos episodios más de comedia sencilla o de aventuras optimistas todo sería mucho más efectivo e impactante al final, pero la serie no dispone de esos minutos entra demasiado pronto en una espiral de drama superlativo que hace que no nos importe lo que veamos y que presenciemos el drama con una gran indiferencia.
Una serie fallida.

jueves, septiembre 07, 2017

Cuando la INMENSIDAD se queda pequeña

Xenoblade Chronicles X


A pocos meses de la salida de su segunda parte oficiosa, al fin he podido sacar tiempo para jugar la continuación espiritual de uno de los más míticos juegos de Wii (ver reseña). Y este Xenoblade X es el mejor tipo de secuela imaginable, es un juego que toma muchas de las características del juego original, que se basa en su sistema de combate y en muchas otras de las virtudes de aquella obra; pero más allá de ser una secuela continuista busca su propia identidad para bien o para mal. Hay cosas de Xenoblade que continúan en este "X", pero hay otras que no; en algunos puntos este juego es mejor que aquel, y en otros es peor. Es lo mejor que puede ser una continuación: un juego diferente.

La base jugable de este juego es similar a la de las aventuras de Shulk; básicamente tenemos un mundo gigantesco -absurda y desproporcionadamente grande en este caso- y hemos de recorrerlo con nuestro grupo de hasta cuatro héroes, enfrentándonos a toda una legión de enemigos y fauna autóctona a nuestro paso, enfrentamientos en tiempo real en los que vamos luchando cuasi automáticamente en función a las estadísticas de nuestro personaje y donde podemos usar unas determinadas artes que nos otorgaran ventajas o harán las veces de ataques especiales. Ha cambiado un poco el sistema de ataques combinados, tenemos infinidad de artes a nuestra disposición en base a las armas que portemos y a un nuevo sistema de clases (la cantidad de habilidades pasivas y activas a nuestra disposición, ya sea por el personaje o por el equipamiento son incluso demasiado grandes, llegando a saturar el juego por lo exagerado de las opciones que permite), y tenemos además a nuestra disposición un "pequeño" power-up en forma de un mecha de más de 10 metros de altura. Hay cambios, pero el esquema jugable en batallas es parecido al del primer juego.
El gran cambio es que este no es un juego orientado hacia la historia, o al menos no está enfocado claramente hacia ella como si es habitual en muchos otros RPG nipones. Hay un trama, y es sumamente interesante y me parece mucho mejor que la clásica trama de un adolescente que ha de salvar el mundo gracias al poder de la amistad y los clichés (de hecho el jugador controla un avatar y, con la excepción de Elma y Lin el resto de personajes a controlar son casi completamente opcionales). La trama de este Xenoblade X, para aquel que la busque por medio de sus misiones secundarias, se muestra tremendamente sólida e interesante, no siendo para nada la batalla de los humanos contra los Ganglion o la búsqueda del Arca de la Vida; la historia de este Xenoblade es la de la integración de muchas culturas, el mensaje es el de la tolerancia hacia las costumbres y formas de vida distintas a la nuestra, el intentar comprender actos que pueden parecernos extraños o absurdos. El como "Nueva Los Angeles" se llena de vida, vida de todo tipo que aprende a ayudarse entre ella no sin dificultades es la verdadera historia de este juego, y en esta historia encontramos pinceladas de una ciencia-ficción bastante potable que muestra escenas de todo tipo y no tiene reparos en ser en ocasiones incluso cruel con el jugador a pesar de que el tono general del juego es ligero.
Pero este juego, por muy carismática que sea Elma, por mucho que las tramas de secundarios estén incluidas en la versión europea, se centra en la exploración. Mira es un mundo sencillamente inmenso, y tras casí 200 horas de juego sé que todavía me han quedado algunas zonas que explorar... pero es tan grande que no recuerdo donde estaban. Y ese mundo tan increíblemente grande esta abierto desde un primer momento al jugador; cierto que algunas zonas no son accesibles por estar flotando en el aire (la creatividad visual de este juego es tan prodigiosa como fascinante), cierto que hay grandes muros y enemigos demasiado poderosos que en ocasiones nos impiden el avance... pero siempre podemos rodear los enemigos o buscar nadando alguno de los accesos a las 5 gigantescas regiones del juego. Desde el principio podemos ir a cualquier punto del juego, otra cosa es que no tengamos nivel jugable para ello y que aproximarnos a ciertas zonas o enemigos sea poco menos que un suicidio, pero la libertad está ahí y uno puede dedicarse desde el principio a explorar, a descubrir zonas y sembrar el mundo de sondas de exploración, a recolectar mil y un objetos que luego usaremos en las misiones secundarias. Como he comentado previamente, la historia principal es relativamente sencilla, y podemos acceder fácilmente a ella desde el barracon BLADE en el que vive nuestro protagonista (el cuerpo militar al que pertenecemos), pero serán los habitantes de "Nueva Los Angeles" los que nos pedirán mil y una misiones que nos harán explorar la ciudad y que a su vez desarrollaran la citada trama de convivencia.
Y esta exploración es, sencillamente, todo un placer para los ojos. WiiU puede ser una consola limitada, pero Monolith ya creo un mundo inmenso en el primer Xenoblade y en esta ocasión multiplican por mucho el tamaño de aquel mundo. Mira es inmenso, pero sobre todo esta plagado de mil y un detalles. El diseño artístico del juego es sencillamente sublime; cada rincón del juego es una nueva sorpresa, un despliegue de creatividad e imaginación continuo en escenarios y criaturas que, no obstante se muestra bastante sólido y consistente, lógico y natural a su fantástica manera. El juego exprime la consola al límite y vemos un popping constante bastante molesto (si nos encontramos en una habitación pueden pasar varios segundos hasta que se cargue un personaje que este dentro de ella, siendo este un defecto bastante extraño y molesto), y la carga de texturas también puede resultar bastante molesta si no se ha instalado el juego... pero jugando no hay carga alguna por mucho que viajemos de una esquina del mundo a otra (sí, si nos teletransportamos, pero no es un tiempo excesivamente grande). Visualmente es, sin lugar a dudas, el juego más espectacular de la consola.
La comparativa con Zelda (ver reseña) sería inevitable, ya que el propio estudio Monolith colaboró en la última de Link, sin embargo, si bien Mira es mucho más espectacular y esta mucho más llena que Hyrule, las célebres físicas de aquel juego son aún más impresionantes si se comparan con las cuasi inexistentes de este... y en los cálculos de la CPU de la consola habría también que tener en cuenta una inteligencia artificial que era increíble en aquel juego y que aquí brilla bastante por su ausencia tanto en el caso de enemigos como en el de los propios aliados (los compañeros de la party son bastante estúpidos incluso cuando les asignamos algún tipo de estrategia en concreto que seguir).
Si hablamos del juego visualmente también hemos de comentar su sonido. En cuanto a efectos poco habría que decir, y si bien habría preferido que el juego incluyese el doblaje original en japonés tampoco tengo nada contra las voces en inglés. En cuanto a la música si tendría alguna pega, si bien los temas principales de las diversas regiones son bastante potentes (aunque la "urbanidad" del tema de NLA es horrible para compensarlo) si hay que decir que se hacen poco variados al ser un juego tan libre y apenas poder ser usada la historia como hilo conductor en este sentido.
Técnicamente el último punto a mencionar sería el control, que calificaría como funcional. Las opciones en batalla no son demasiadas y el control cumple, y el manejo de los skells es sobresaliente, pero por contra la navegación por algunos menús puede ser confusa, aunque esto se debería principalmente a la inmensa cantidad de opciones que tiene el juego y a lo amplio de su diseño.
En cuando a dificultad y duración, el juego se adapta al jugador. El mundo es inmenso, y verdaderamente uno puede pasar en él las horas que quiera. La historia principal es corta y el juego podría acabarse en unas pocas decenas de horas; pero la cantidad de misiones secundarias es poco menos que inabarcable, y además en estas uno encontraría los verdaderos retos del juego. Hay también un importante componente online que permite realizar unas extrañas misiones conjuntas donde varios jugadores intentan conseguir logros conjunta aunque no simultáneamente, y donde también podemos prestar nuestro avatar o reclutar al de otros jugadores; pero no soy un gran jugador de onlines y este pseudo-mmo no me parece especialmente brillante en este sentido, amen de encontrarse algo de capa caída por muerte prematura de la consola.
Sobra decir que, para cualquiera que este familiarizado con los rpgs, este un título muy recomendable, un auténtico imprescindible de la consola que se pelea con Zelda y otras joyas como Bayonetta (ver reseña) por el calificativo de mejor juego de la consola. Es un juego particular, con defectos y con virtudes, un juego tan inmenso que es imposible hacerse una idea de su extensión sin jugarlo durante unas horas y darse cuenta tras ellas de que a pesar de habernos perdido en las llanuras de Primordia no hemos hecho si no arañar la superficie de su mundo.

martes, septiembre 05, 2017

OPDM - 019 - Temporada Anime Verano 2007

Nueva edición del podcast... que supuestamente iba a conseguir bajar de las dos horas. Baccano, School Days, Zetsubou-sensei, Mononoke y alguna que otra serie más salvan una temporada regida por las secuelas y las continuaciones de series más largas.
En nuestra enciclopedia friki llegamos a la complicada "Q", que llevará a los Qunari de Dragon Age a la Espacio Profundo 9, concretamente al bar Quark´s.
Y para rematar, en nuestra sección libre, Godzilla por partida doble.
 
Los tiempos del programa son los siguientes:

Anime Verano 2007 (Primera parte) - 00:00
Doujin Work
Devil May Cry
Code-E
Shigurui
Baccano!
Wangan Midnight
Mushi-Uta
Potemayo
Kenkou Zenra-kei Suiei-bu Umishou
Sayonara Zetsubou Sensei
Mononoke
School Days

Altas friki: Quark´s (Star Trek Deep Space Nine) - 00:51

Anime Verano 2007 (Segunda parte) - 01:01
Stranger Mukou: Hadan
Zero no Tsukaima: Futatsuki no Kishi
Higurashi no Naku Koro ni Kai
Bokusatsu Tenshi Dokuro-chan 2
Evangelion: 1.0 You Are (Not) Alone
Aria The OVA: Arietta

Bestiario friki: Qunari (Dragon Age)- 01:33

Shin Godzilla - 01:39
Godzilla (PS4) - 01:52

Como siempre, gracias a todos los que nos escuchéis, y más gracias aún a aquellos que nos dais likes, nos comentáis (ya sea en Ivoox o aquí) o nos hacéis llegar vuestra opinión por twitter. 

pd: fe de erratas. En el programa equiparo un par de veces a los Qunari de Dragon Age con los Centauri de Babylon 5; es un error, la raza a la que me recuerdan son los Mimbari... siempre confundo sus nombres.