viernes, junio 23, 2017

Regreso a un infierno distinto

Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia

Muchos son los elementos que definen a la saga Fire Emblem casi desde su principio, pero en verdad habría que decir que estas directrices de la saga las puso la tercera entrega, que retomó el estilo del primer juego (ver reseña del remake) tras un muy distinto segundo juego. No obstante, a pesar de que algunos juegos posteriores retomaron elementos del segundo juego y los fueron integrando en la franquicia, este sigue siendo tan particular que este remake sigue resultando increiblemente rompedor con lo que es la franquicia del Emblema de Fuego. "Shadows of Valentia" es un juego distinto dentro de la serie, y algunos de sus elementos chocan algo del primeras, pero pronto todo se hace normal y se revela como una saga tremendamente disfrutable.
Tenemos un continente separado por dos naciones en guerra, y llevaremos a dos grupos de héroes que avanzaran en paralelo intentando poner fin a la guerra mediante dos enfoques distintos (aunque al final, como esto no deja de ser un juego de estrategia táctico, ambas rutas serán una sucesión de batallas con la única salvedad de que un grupo esta plagado de guerreros físicos y otro de magos). La trama no es nada del otro mundo, y en verdad nunca ha importado demasiado dentro de la franquicia, pero en esta entrega vemos muchos videos y muchas conversaciones en un juego que pretende ser un poco novela visual con mucho drama y esas cosas. Particularmente me parece un error. La historia no es rematadamente mala, pero tampoco es especialmente buena y es muy predecible. 
A todo este componente de historia se le unen otros componentes de rol más tradicional, como visitas a pueblos que podemos explorar con un cursor como si de una aventura gráfica se tratase, aldeanos de los que podremos recibir misiones que aumentarán nuestro prestigio y nos darán recompensas, y mazmorras de exploración libre -por medio de un sencillo motor 3D- donde podremos aumentar nuestro nivel de prestigio u obtener items que podremos equipar. Todo esto alejaría bastante a este juego de la franquicia, pero además en batalla encontramos cosas como que las armas no se rompen (particularmente me encanta que los hechizos consuman puntos de vida) y una ausencia relativa del triángulo de armas clásico. Como gran elemento diferenciador encontraremos también "la rueda de Mila", una poderosa habilidad que nos permitirá deshacer turnos y evitar así errores fatales, un recurso muy útil que evita que tengamos que repetir una fase para salvar a nuestros soldados caídos (aunque como ya es habitual en las últimas entregas, podemos deshabilitar las características muertes permanentes de la saga). 
Esta nueva habilidad para deshacer turnos y la ausencia del triángulo de armas podría hacer creer que el juego es más sencillo, pero nada más lejos de la realidad. En unas primeras horas el juego puede parecer sencillo y fácil, pero poco a poco va ganando complejidad y profundidad, hasta que alcanzado su punto medio pasa a ser el clásico infierno de la franquicia incluso en su dificultad más baja. Que el triángulo haya desaparecido hace que arqueros y jinentes alados sean superpoderosos, pero esto también se aplica a las unidades acorazadas y a muchas otras. En general todos los personajes pueden llegar a ser muy poderosos, y ello sumado a un diseño de escenarios con trampas y algunas que otras características especiales convierte algunas misiones en un auténtico reto. La premisa de estos juegos pueda parecer sencilla y limitada, pero no deja de sorprender el partido que los desarrolladores le sacan y las ideas jugables tan potentes y originales que son capaces de idear. La dificultad de este juego no se puede superar simplemente entrenando, hay escenarios que son auténticos puzles. Acabar el juego puede llevar en torno a unas 35 horas, y aún nos quedará entonces un capítulo extra con una mazmorra de infernal dificultad. 
El control del juego es muy simple en las batallas, estas siguen siendo bastante básicas y en verdad no hay muchas opciones en ellas. El juego en las mazmorras 3D es bastante simple y el control es bastante torpe, funcional pero no ágil. El diseño de las mazmorras es bastante pobre, tampoco los pueblos están demasiado trabajados, las secuencias de animación son un poco vistosas y las animaciones de batalla están trabajadas, pero el apartado visual del juego es en general flojo... y los mapas y sus animaciones directamente parecen estar sacados del original de Nes y son muy cutres. A nivel técnico, eso sí, habría que destacar su buena banda sonora y su más que correcto doblaje al inglés. El juego cumple, pero claramente no se ha invertido demasiado en su producción.
No obstante, su pobre apartado técnico no empaña una jugabilidad terriblemente trabajada y sólida. El juego es un divertido desafío constante, largo y repleto de contenido aún sin entrar a valorar ese carísimo contenido adicional descargable cuyo pase de temporada vale más que el propio juego en sí. Fire Emblem es una saga que goza hoy en día de una inmensa popularidad, y esta más que digna reimaginación de su segundo capítulo constituye un juego absolutamente recomendable.

martes, junio 20, 2017

El día de la meidomota

Re:Zero kara Hajimeru Isekai Seikatsu

Este es, sin duda, uno de los animes más populares del 2016, un auténtico fenómeno con sus espectadores esperando cada nuevo capítulo y una legión de cosplayers de meidos de pelo azul. En su día vi el primer episodio y no terminó de engancharme, pero habida cuenta de sus muchos seguidores decidí darle una segunda oportunidad. El resultado es que encontré una serie plasticamente bonita, resultona, y con muchos cliffhangers que enganchan y hacen que la serie se vea muy facilmente... pero junto a todas esas virtudes también hallé muchos puntos que no me gustaron y que hacen que esta reseña sea principalmente negativa.


Para esta reseña, fanservice de R.E.M

El concepto de bucle temporal es siempre muy potente, pero es un arma de doble filo y tiende a volverse contra el propio protagonista pues le encierra en un mundo al que el resto de personajes no puede acceder. Además, añade tal colchón de seguridad que en ocasiones resta emoción a todo lo que vemos. Y para colmo de males, narrativamente, es predecible cuando saldremos del bucle o se marcará un nuevo checkpoint. Todo eso sucede en Re:Zero. Y a todo ello añadamosle los defectos de las novelas visuales de "tio encerrado en mundo fantastico, lleno de seres extraños...♫", es decir, mucho moe, muchas waifus y apenas personajes masculinos en un mundo en el que un prota otaku en la vida real descubre su valor real y pasa ante todos como una mezcla de Cristo y Rodolfo Valentino con entrañables toques de Goonie.
Vayamos por partes. El bucle temporal no es un mal recurso, es muy efectivo y sorprendente de primeras, pero la serie cae en muchos de sus problemas. El autor acierta al usarlo para hacer que el protagonista conozca el mundo a través de él, y es un acierto que intente aprender a leer... el problema es que el autor peca de sobredramatismo. Hay demasiadas muertes dramáticas, todo es demasiado exagerado.... todo estaría bien si en el incidente de la mansión pasara más tiempo, pero con un bucle que se repite cada X días todo queda demasiado exagerado. En un momento dado se plantea un futuro alternativo; debería haber más. Debería haber ocasiones en las que el protagonista pasase de un futuro que le obliga a morir y viviera toda una vida de granjero flautista como si del capitán Picard se tratase, porque llegado un momento la actitud del protagonista es poco menos que absurda y demencial (de hecho, teniendo en cuenta su interacción con la protagonista, el romance que vemos es bastante enfermizo). La idea del bucle es tan potente que te permite saltar hacia el futuro y presentar a personajes del presente por sus hijos y hacer cosas muy locas, pero la serie apuesta por lo más inmediato, por muertes grotescas y unas continuas situaciones límite. Y eso es otro problema, todo acaba siendo tan exagerado que la serie pierde su sentido de la mesura y se convierte en una huida hacia delante cual "Destino final"; al ser el protagonista capaz de enmendar cualquier error muriendo, se pierde cualquier emoción del contenido y todo queda reducido al continente, donde además podemos estar seguros de que si una trama se está alargando varios capítulos el siguiente reseteo no lo deshará todo). Todo este drama exagerado queda entre el autor, el protagonista y el lector/espectador de la serie... esto hace que en ocasiones parezca irreal como el protagonista interacciona con otros personajes; el ejemplo más claro sería la famosísima meido peliazul, que verdaderamente cambiaría por completo de personalidad en unos pocos días, y ante ella y cualquier otro personaje la actitud del protagonista siempre podría ser discutible pues verdaderamente sabría mucho de ellos y jugaría siempre con ventaja. 



¿Qué la serie tiene cosas buenas? Engancha, eso es indudable. Tiene algunas secuencias de acción muy potentes y algunos secundarios con carisma. Visualmente me parece una serie muy bonita con un mundo con muchas posibilidades plásticas. Y obviando la parte visual, el mundo presentado esta bastante trabajado a nivel de política y sociedad, aunque desgraciadamente al ser esta la adaptación de las primeras novelas hay mucho que aún se nos oculta (aquí también entraría el origen del poder del protagonista, del que creo que deberían haber dado alguna pista más para que el aura de invulnerabilidad que lo rodea no fuera tan grande). Cuando la serie se centra en la fantasía y nos presenta aventuras puras y duras como el arco "Moby Dick" creo que es muy disfrutable, más que cuando es un festival de féminas y tópicos del género. En general es una serie disfrutable, pero me parece que esta muy sobrevalorada. Una de esas series que tras ver un episodio te parece una maravilla... pero conforme pasan los minutos le ves todas las trampas y te acaba indignando y entristeciendo.

domingo, junio 18, 2017

Y el anime será aún peor...

UQ Holder 137 
Mahou Sensei Negima 3XX


Es bastante triste hoy en día leer "UQ Holder". La serie siempre se había presentado como una secuela de Negima. Una secuela necesaria que presentaba un cambio de historia, e incluso uno -pequeño- de tono y de narrativa. Akamatsu había cambiado como mangaka y no podía seguir dibujando como hacía 10 años.

Hasta ahí todo normal.

El problema es que la obra falla. Tiene sus cosas buenas y muchas de las grandes virtudes del autor siguen estando ahí. Tenemos un dibujo exquisito, tenemos una comedia simpatiquilla y tenemos un mundo muy amplio. El problema es que hay también muchos defectos. Defectos que ya he comentado en entradas anteriores y que el cambio ha publicación mensual no ha solucionado en su totalidad (de hecho ese formato es peor para episodios completamente chorras y fanserviceros como los últimos).

Creo que Akamatsu lo sabe. Creo que sus editores lo saben. Y las ventas no son nada del otro mundo, con lo que los lectores también lo saben. 

Los cambios vienen de ahí. De ahí que Kirie, la chica más popular sea ahora la coprotagonista y hayamos tenido varios capítulos muy subidos de tono de fanservice y comedia románticona con ella que estaban completamente fuera de lugar dentro del contexto actual de la serie. Y de ahí el giro hacia Negima... porque uno ve a todos los Ala Alba y le gusta, uno ve a Chachamaru y sonrie, uno ve a cierta comadreja robar bragas y no piensa en las escalas de poder, uno ve a Asuna cruzar su línea temporal y no piensa en las paradojas temporales más que el Doctor, uno ve a Yue y Nodoka declararse y disfruta de esa escena largo tiempo imaginada... y disfruta aún más cuando en la última página ve a su personaje favorito de Negima aparecer en esta serie por primera vez...

Porque a todos nos gustó Negima y todos le tenemos mucho cariño a sus personajes. Pero ver a los personajes de UQ relegados al rol de adoradores de la clase 3-A, ver la historia de este manga completamente supeditada a la de la obra anterior... es triste. Se puede disfrutar, su lectura puede llenar en un primer momento... pero da la sensación de que Akamatsu ha perdido por completo el rumbo y esta intentando deshacer el final de su obra anterior con esta.

viernes, junio 16, 2017

No soy el mayor fan del Germa 66...

Pero son reales... y son espectaculares*

One Piece 869 - Bajo asedio

Todo el plan de Capone me ha parecido siempre demasiado absurdo, no por el plan en si sino porque dentro del estilo de serie que es One Piece era obvio que no iba a funcionar... pero me gustó que no llegásemos a ver el impacto de los misiles porque el grito de Big Mom fue tan bestia que los destruyo. Y no era muy fan del Germa 66 y de toda la trama de los Vinsmoke... pero el momento "power rangers" de este capítulo ha sido sencillamente memorable y casi lo justifica. Porque ahora mismo tenemos a la banda en una isla de comida, dentro de un castillo viviente, en compañía de un grupo de superheroes sentai; incluso en la situación tan límite en la que se encuentran Luffy no puede dejar de sonreír porque sencillamente estamos viviendo una aventura increíble. Naturalmente hay épica para aburrir, y la amenaza es la más grande a la que se ha enfrentando nunca nuestro protagonista -quizás con la excepción de Marineford-, pero todo esta plagado de un halo de surreal y loca aventura que le sienta muy bien al tono de la serie.
Quizás, sólo quizás, haya sido algo exagerado que los Vinsmoke hayan bloqueado durante un instante a los pesos pesados de la banda de Big Mom... pero en verdad con la excepción de Smoothie se supone que ninguno de ellos es un monstruo del nivel de un Almirante, y hemos visto como Jimbe, Sanji o muchos otros se han enfrentado a ellos sin problemas... y ha sido un ataque por sorpresa, y contra la mujer exprimidora Reiju ha usado veneno, que sabemos que en su día estuvo a punto de acabar incluso contra todo un Barbablanca. Naturalmente los Vinsmoke no podrían aguantar el tipo contra los grandes de Big Mom en un combate serio, pero que los sorprendan en un primer momento con toda la parafernalia de sus trajes no parece para nada descabellado.
Estos últimos capítulos, dentro de relatar un caos absoluto, se muestran terriblemente sólidos y firmes. El ataque de Luffy y la ruptura de la foto de Caramel se sucedieron en apenas unos segundos, y Big Mom y los suyos no sabían entonces ni a quien se enfrentaban ni cual era su objetivo. Ahora todo parece controlado por ellos y la situación se torna desesperada para los protagonistas superados en cuestión de segundos. Tenemos muchos frentes y muchos protagonistas en esta batalla, pero todos ellos están siendo utilizados. Los hijos "menores" de Big Mom como Mont´d´or han entrado en escena casi como espectadores; Katakuri ha salvado la situación mientras Perospero hacía gala de una confianza extraña, y Smoothie ha comenzado a dar miedo secundada por Daifuku y Oven. Y naturalmente el final del capítulo nos muestra una de las grandes fuerzas de este mundo, una Big Mom que sabemos que literalmente puede devorar a la banda.
Sin embargo, la excelencia está en los detalles, y de esos este capítulo está plagado. Ese Vito emocionado ante los Germa es esa muestra de que Oda siempre piensa en como afrontaría cada personaje -por menor que sea- una situación, pero al margen de detalles anecdóticos vemos como el mangaka comienza a preparar el final de la saga y quizás alguna cosita más del futuro. Brulee ha sido rescatada, algo crucial no sólo por dificultar la huida de la isla si no porque esta mujer sabe que la banda ha copiado los fonegrifos de Big Mom (y particularmente soy de la opinión de que vamos a ver a un grupo de hijos de Linlin perseguir a la banda hasta Wano, y esta bruja ante la que hemos perdido el miedo quedaría ya muy bien como posible aliada circunstancial ante el caos que explotará en esa isla). Pudding ha visto como Sanji portaba a Nami y le ha afectado, no es poco lo que ha pasado esta chica y unos pocos segundos antes Daifuku mismo parecía estar a punto de matarla por haber fallado en su intento de matar a Sanji; la chica con el poder de alterar la memoria y un misterioso tercer ojo es una carta libre que aún está por ver como será jugada por parte de Oda. Y luego tenemos a Du Feld persiguiendo el Tamatebako, la bomba que todos sabemos que va a explotar... y particularmente ahora mismo creo que va a explotar en la base de esa montaña o construcción de caramelo en la que todos están y ello va a ocasionar un derrumbe... y con el Padrino fijado al suelo por caramelos quizás ello de a los protagonistas unos segundos preciosos que podrían usar para escapar... aunque esa huida seguiría teniendo muchos problemas como una Big Mom que seguramente pueda volar sobre Zeus o un barco al que todavía tendrían que llegar.

* Sí, referencia a Seinfeld (eso es algo que nunca dejará de pasar en este blog).

miércoles, junio 14, 2017

¿Hay algún 4-koma mejor?

Azumanga Daioh

Hace ya bastantes años que vi la adaptación animada de esta serie, y hace ya también bastantes que la revisione (ver reseña), y en ambos casos me maravilló. No era sólo una de las mejores y más divertidas comedias que he tenido el placer de ver, era también un excepcional "slice of life" en el que se le cogía un cariño tremendo a sus protagonistas. Siempre había querido leer el manga original, y una vez leído tengo que decir que es la grandísima obra maestra que esperaba. La historia y los personajes ya los conocía, y verdaderamente se pierde alguna escena inventada muy bien pensada por el equipo del anime, y no tenemos ni voces ni banda sonora, pero ello no importa. 
Perdemos un poco, pero ganamos en ritmo, que los tres años y la amistad de las seis chicas protagonistas quepan en cuatro tomos es sencillamente increíble. La historia siempre avanza -incluso con la obvia referencia de un calendario-, en ningún momento se estanca y vemos como pasan los tres años y como la amistad entre las chicas crece con los diversos eventos típicos de las series de colegialas. Vemos sus tonterías, vemos como se esfuerzan y vemos como crecen. Tenemos una amistad tan sólida como la de Tomo y Yomi, o la de las dos profesoras, tenemos los esfuerzos de Sakaki por integrarse en el grupo, la siempre refrescante libertad de Osaka, la determinación de Kagura e incluso ese extraño romance protagonizado por Kaorin que nunca terminó de funcionar -y que creo que ocasionó que Azuma sustituyese a esta chica dentro del grupo protagonista- y todo ello desde esa gran narradora que es Chiyo, cuya ingenua e idealista visión de la amistad poco a poco va tomando un matiz más triste y melancólico conforme madura. Cada una de las chicas es distinta al resto y vemos como se aceptan conformando un grupo terriblemente sólido, siendo una serie que trata sobre la amistad en ningún momento sus protagonistas renuncian a su individualidad, cada chica tiene sus motivaciones y actúa de una forma u otra según su naturaleza; con alguna que otra excepción protagonizada por gatos, no hay grandes tramas argumentales a lo largo de la serie, pero es también evidente que toda la juventud de las chicas es un viaje, un transito que realizan juntas hacia la adultez que les espera a cada una de ellas por separado.
En verdad todo lo que se diga de esta historia sobra bastante, tiene ya casi 20 años y no ha envejecido un ápice, sigue siendo tremendamente actual y disfrutable dentro del idealismo esperanzador con el que dibuja la amistad. No conozco a nadie que no este familiarizado con la franquicia y que no comparta dicha opinión, no es sólo una serie imprescindible para recomendar, si no también para revisionar o releer. Así que supongo que en esta reseña debería hablar principalmente de algún punto del manga en sí como tal, y aquí lo más importante me parece el formato del 4-koma, un formato que se rige por tiras cómicas de cuatro viñetas con presentación y desarrollo de un gag que funciona sorprendentemente bien. No son tiras cómicas como podrían ser las de Mafalda u otros historietistas occidentales, aquí tenemos en verdad capítulos de varias páginas donde cada una de esta página tiene un par de estas tiras y donde existe continuidad entre ellas, de forma que los gags se enlazan entre ellos y donde personajes y tramas pueden adquirir cierto grado de complejidad. Normalmente cada una de estas tiras funciona relativamente bien -habiendo algunas mejores y otras peores, claro-, pero la continuidad las refuerza de una forma brutal, consiguiendo transmitir esa sensación de gags o coletillas recurrentes que son tan frecuentes en la vida real en ocasiones. El dibujo en todas estas viñetas es muy sencillo, casi sin fondos y con unos personajes cuyo diseño se ha simplificado mucho; aunque aquí hay que decir que ocasionalmente el autor nos regala algún capítulo de formato tradicional, y aquí vemos un dibujo tremendamente elaborado y limpio, con unos fondos muy consistentes gracias al ordenador y un dibujo de las chicas sencillamente espectacular.

Sencillamente, una obra maestra de su formato y del manga en general..

domingo, junio 11, 2017

¿Este es el cine que queremos ver?

Mal, muy mal está el mundo del cine cuando películas tan malas como muchas de las que se producen ahora tienen éxito o, en su defecto, son aceptadas como "entretenidas" o "normalitas"... porque son películas que como mucho deberían servir para huir de sus nombres y sus autores en años venideros. Porque son películas malas, y es muy triste como el público las tolera. No diré que todas las películas hayan de ser "La vida de los otros", pero creo que hay un mínimo exigible... y uno puede tolerar algún error puntual de montaje o de guión, igual que puede tolerar que llegado un momento la película se convierta en una concesión a la acción o el romance... hay muchos tipos de espectadores y todos pagamos el mismo precio por las entradas y por tanto tenemos el mismo derecho... pero es muy triste que en producciones de cientos de millones de dólares parezca que no haya nadie encargado de revisar los guiones y ver los sinsentidos de su trama o sus simples estupideces, y es todavía más triste pensar que estas personas obviamente existen pero que aún así los proyectos siguen adelante en una huida hacia delante con la fecha de estreno como destino...
Porque si aceptamos la preocupante falta de originalidad de las películas de superhéroes, si no nos preocupamos porque nos vendan remakes innecesarios y peores que sus originales... ¿qué cine podemos esperar ver dentro de veinte años?

Spectre

Spectre no sólo es una mala película, es también una mala película de Bond. La época Craig es curiosa, este no es un mal Bond... pero no saben que hacer con sus películas, y desde luego no me parece que Sam Mendes sea un buen director para este tipo de películas ¿qué dirige bien a los actores? ¿qué se saca de la manga algún buen recurso visual? Sí, a todo ello (aunque supongo que también tendrían que hablar aquí el director de fotografía y algunos más). Pero a Mendes no le gusta estar haciendo una película de Bond. Lo necesita, porque le da de comer. Pero no le gusta. Bond no son películas de acción. Son películas de Bond. Es un subgénero en sí para bien y para mal. Y si te sales de la línea preestablecida no pasa nada malo, pero cuando no sabes que hacer es un problema... porque a una película de Bond le estás complicando la vida con cosas serias, y a una película seria la estás destrozando con las chorradas típicas de Bond.
En Skyfall ya pasaba (ver reseña), y aquí ese defecto se multiplica. Hay dos películas. La que todos querríamos ver, y la que "los artistas" quieren hacer. Porque la película quiere ser más Bond, con secuencias de acción imposibles (regresando incluso a los disparates de épocas anteriores), y al mismo tiempo quiere ser más oscura y trascendental, con un Bond más atormentado que nunca. 
Y no funciona, porque dura dos horas y media y cuando llevas hora y media apenas has visto acción, sólo mucho James atormentado por un pasado que a nadie le importa (agotador lo mucho y mal que han intentado humanizar a Bond con Craig, resulta demasiado cansino) y un romance que sabes que no va a ir a ningún lado ya que por mucho que insistan en lo contrario en la próxima película habrá otra chica. No funciona porque tienes a Bautista, que no será el mejor actor de la historia, pero tiene una gran presencia y en la película apenas habla antes de desaparecer fuera de cámara de una forma extraña. No funciona porque tienes a Waltz para hacer de número 1, él que se supone que ha de ser todo un genio críminal... y su papel y su desarrollo son poco menos que ridículos. No funciona porque, en definitiva, no puedes ponerle a una película de Bond el nombre de "Espectra" si no estás absolutamente seguro de que va a ser una salvajada. No puedes soltar frases grandilocuentes y con mucho simbolismo como si nada. No puedes reducir las conspiraciones mundiales a algo ridículo. No puedes empatizar con un personaje que no ha mostrado nada de empatia por nadie en muchas películas. No puedes, en definitiva, coger lo que debería ser un espectaculo de primera que además sentaría las bases para varias películas, y solucionarlo todo de forma chapucera con la excusa del desarrollo de personaje.
"Spectre" lo tendría todo para haber comenzado un ciclo de varias películas con Waltz como villano, algo que buscan todas las productoras ahora y a lo que esta película renuncia por completo desde casi los horribles títulos de crédito.

Jurassic World

Unicamente 200 millones de presupuesto separan esta película de una producción de Syfy. Y es entretenida, si se ve en un sofá, con cervezas, y en plan coña. Es entretenida si uno está en plan "hater" y mientras la ve está tuiteando con malicia o la para cada pocos minutos para intentar entender la lógica de algunas acciones. Es una película entretenida de ver, pero no porque uno de se divierta con ella, si no porque se divierte a costa de ella. La cantidad de chorradas y de sinsentidos que tiene la película es tan grande que es difícil de creer que no sean intencionados. Pero una cosa es que la película tenga sus pequeñas gracias, que pueden ser más o menos tolerables pero siempre son entendibles debido a lo amplio de su audiencia, otra cosa es que la película sea una parodia de ella misma con personajes estereotipados hasta decir basta y situaciones de guión absurdas que conducen a catástrofes tan evidentes como evitables.
Jurassic World no podía contar la misma historia que Jurassic Park porque la magia de ver un triceratops o un velocirraptor por primera vez no volverá nunca... pero aún así intenta repetir la estructura narrativa como lo han hecho todas las secuelas de aquella mítica película, y para compensarlo o diferenciarse muestra... dinosaurios amaestrados... dinosaurios modificados geneticamente... contratistas que sueñan con lanzar velociraptores en zonas de guerra... CEOs de multinaciones que sueñan con ser pilotos de helicóptero... homenajes excesivos a la película original... y todo en un parque atestado de humanos para deleite de las bestias que tiene que ser salvado por una familia en crisis cuyos problemas no les importan a nadie.
Los efectos son correctos, la música... en ocasiones recurre a la melodía mítica de Williams pero durante la mayor parte del tiempo uno no se da cuenta de que está ahí (y en este caso no lo digo como un cumplido). Los actores no son los mejores del mundo, y desde luego los niños son un error, pero en líneas generales creo que no se les puede culpar... como casi tampoco creo que pueda culpar al director a pesar de ser el máximo responsable porque a la película le falta tanta alma que no puedo sino imaginar que ha sido hecha con molde. Y es una pena, porque sin ser original, no deja de tener alguna que otra buena idea, y visualmente -a pesar de vivir casi de plagiar la película original- tiene también algunas buenas ideas... pero cualquier pequeña virtud de la película queda eclipsada por la enorme cantidad de sinsentidos de su argumento y su desarrollo. Es entretenida si, pero lo es por lo absurdamente mala que es, y eso no es un buen síntoma cuando una película no pretende intencionadamente ser absurdamente mala.

Rogue One

Esta es una película extraña. No es una mala película, tiene una trama interesante y visualmente tiene algunos momentos muy buenos. El problema es que, no siendo una mala película, tampoco es una buena. Es una película que se nota que quería ser original, que quería buscar un enfoque distinto y atrevido dentro del universo Star Wars para diferenciarse de las películas principales... el problema es que si bien no se nota tan prefabricada como el horrible episodio VII (ver reseña), si se nota que llegado un momento alguién pensó que no debía de diferenciarse mucho.
La trama de esta película, como he dicho no está mal. La protagonista no es una Mary Stu de libro como la promoción hacía pensar, y resulta interesante ver como maneja el tema de los rebeldes y las actitudes y motivaciones de estos. Los mejores momentos de la película son cuando juega a desmitificar a los rebeldes y amenaza con dibujarlos como terroristas, es aquí cuando más sólidos son personajes y trama. El problema es que llegado un momento todo se suaviza, con unos malos muy malos y una extraña y absurdamente forzada conversión de la protagonista de superviviente a heróina definitiva de la esperanza. Sencillamente hay un momento en el que la película se da cuenta de que lleva una hora y pico de metraje, una hora muy digna con su drama y todas esas cosas, pero también una hora con poca acción, y entonces la película fuerza la trama lo que no está escrito para reconducirse hacía una gran batalla (una batalla espectacular, pero también una batalla con unos objetivos y unas estrategias muy raros que en ocasiones provocan vergüenza ajena).
Tecnicamente la película es una salvajada, como era predecible (con un inquietante avance hacia cierto valle de por medio), espectacular tanto a nivel de escenarios y fotografía como de batallas (tanto las libradas en el suelo como aquellas que transcurren en el espacio o en el aire). El ritmo es mejorable, ya que avanza a trompicones. El guión es correcto y relativamente sólido, aunque algún punto esta muy forzado y ocasionalmente juega a pronunciar frases que ahorren pensar al espectador o que sencillamente queden bien. La película esta muy bien integrada con el episodio IV, con la que han conseguido no sólo continuidad argumental si no también visual en algunas escenas.
No es una mala película, pero tampoco ninguna maravilla. Podría haber sido mucho mejor y más interesante, pero se nota que fue bastante edulcorada en un proceso de montaje que tuvo que ser todo menos fácil. Particularmente me ha parecido mejor y más entretenida de lo que esperaba... pero esperaba muy poco.

viernes, junio 09, 2017

El anime favorito de Winston Churchill

Girls und panzer

En un extraño futuro en el que algunas naciones existen sobre un portaaviones, tenemos un grupo de chicas que quieren montar un club de tanques. La lucha de tanques se considera el colmo de la feminidad y la nobleza, algo así como el arreglo floral pero en plan poco sutil. Hay grandes academias y grandes clanes familiares en torno a este mundillo, afición que aglutina a todo el mundo y para la que nadie duda en abandonar sus casas sin importar que la destrocen en una batalla. En este surreal escenario tenemos el clásico escenario de escuela a punto de cerrar y que sólo tiene como alternativa al cierre el ganar el campeonato nacional de tanques... sin tener siquiera tanques en su escuela y teniendo que buscar y poner al día algunos que haya abandonados por sus alrededores.

Este es el extraño punto de partida de la serie que nos muestra que Japón siempre puede avanzar más allá de donde creíamos posible colocándonos una serie de clubs moe con tanques... tanques que no dudan en disparar y hacer maniobras tremendamente peligrosas pero en cuya mortalidad nadie en ningún momento parece creer.


El enfoque de la serie es el de cualquier spokon ligero, las niñas intentan encontrar su puesto en el equipo ya sea como conductoras, artilleras u operadoras de radio, y naturalmente el equipo entrena y entrena para ser mejores (con la consecuente ayuda de mecánicos o los power-ups en forma de mejores tanques), y todo ello mientras se hacen amigas, se ayudan las unas a las otras y transmiten un mensaje optimista y esperanzador sobre la juventud, la deportividad y el no rendirse ante la adversidad... con tanques. Sin embargo, baje esta trama superficial, que está plagada además de todos los tópicos de personalidades posibles (enlazándolos además con tópicos sobre distintas nacionalidades), la serie tiene un más que obvio componente de surreal crítica social sobre las tradiciones, el papel de la mujer en la sociedad o el espectaculo de las competiciones, y naturalmente si somos más obvios hay un claro mensaje antibelicista y contra la banalización de las armas o de la guerra televisada. El argumento de la serie es tan loco, tan surreal, que cuesta verla sin buscar dobles sentidos en cada secuencia, porque estos están ahí... porque la serie no podría ser tan absurda si ella misma no lo supiera y fuera otra cosa que un gigantesco ejercicio de ironía.
Lo más curioso es que como spokon funciona bastante bien, y eso en el caso de la serie se traduce en que las batallas son bastante espectaculares e ingeniosas, con las protagonistas usando todo tipo de tácticas y trucos sobre el terreno para imponerse a sus adversarias a pesar de disponer de tanques muy inferiores.

La serie es entretenida, y los enfrentamientos resultan emocionantes a pesar de ser bastante predecibles en cuanto al resultado final. El moe y la comedia son muy clásicos, pero funcionan a su humilde manera por, como he mencionado, la constante sensación de que el continente es en verdad una gigantesca burla y el contenido es mucho más profundo. El ritmo de la serie está bien y el desarrollo del grupeto protagonista es correcto, y la serie sobrevive incluso a la presentación de un grandísimo número de personajes (aunque este sería menor si consideramos que, con la excepción del protagonista, cada grupo de chicas no deja de ser en verdad un único tanque y prácticamente un único personaje). La animación y los diseños de los personajes son normalitos, y ello ofrece un extraño contraste con el ordenador claramente usado en los tanques, eficiente pero algo plano en cuanto a espectacularidad. La música no destaca especialmente, como tampoco las dobladoras.

Es una serie extraña y curiosa. No me parece especialmente recomendable, pero desde luego es mucho mejor de lo que uno podía esperar con su nombre.